Pymes y Emprendedores

Exceso de trabajo durante el Black Friday: ¿es mejor contratar gente o hacer horas extra?

  • Las empresas esperan generar ventas por 1.700 millones esa jornada
  • El nuevo registro horario de las empresas cambia el panorama empresarial
Madrid

El próximo 29 de noviembre se celebra una nueva edición del Black Friday, y tres días después el Ciber Monday, iniciando así la campaña de promociones y descuentos que culminará con las ventas de Navidad. Se trata de la época más importante del año para muchas empresas por el volumen de negocio que registran.

En concreto, y poniendo el foco en el Black Friday, las primeras estimaciones calculan a que las compras durante ese día rondarán los 1.700 millones de euros, superando los 1.600 millones registrados el año pasado.

Unos días de descuentos que harán las delicias de los consumidores pero que suponen un quebradero de cabeza legal y laboral para las empresas que tienen que concentrar en un par de días un aluvión frenético de pedidos que deben atenderse con éxito por los trabajadores de comercios y empresas de mensajería.

Registro de jornada

Con la aprobación el pasado mes de marzo del Decreto Ley que modifica el artículo 34 del Estatuto de los Trabajadores para obligar a las empresas a garantizar el registro diario de jornada, incluyendo el horario concreto de inicio y finalización de la jornada de trabajo, la campaña del Black Friday de este año abre la duda de si es mejor hacer nuevas contrataciones o negociar una ampliación de jornada con los empleados.

Estas horas extra no se pueden imponer ya que son voluntarias, según recuerdan desde RB Ruiz Beato Abogados, especializados en asuntos laborales. Desde el punto de vista laboral de cara a campañas especiales habría que diferenciar entre las horas extraordinarias estructurales que son las necesarias por pedidos imprevistos, períodos punta de producción (aquí encajarían el Black Friday y el Ciber Monday), ausencias imprevistas, cambios de turno u otras circunstancias de carácter estructural derivadas de la naturaleza de la actividad de que se trate, y que están limitadas a 80 horas anuales y tienen carácter voluntario para el trabajador salvo que se hayan pactado en convenio colectivo o contrato individual; y las horas extraordinarias de fuerza mayor que son las que vengan exigidas por la necesidad de reparar siniestros u otros daños extraordinarios y urgentes, así como en los casos de riesgo de pérdida de materias primas. Son horas que no computan dentro del límite de las 80 horas anuales y que pueden pagarse en dinero o compensarse con tiempo de descanso, según establezca el convenio colectivo.

"Resulta complicado justificar la realización de horas extras por fuerza mayor en una celebración como el Black Friday que ya sabes de antemano cuándo se va a producir y durante cuánto tiempo, por lo tanto, cabe la posibilidad de acordar voluntariamente con el trabajador la realización de dichas horas que deberán hacerse constar en el libro de registro horario", apunta Fernando Ruiz-Beato, socio de RB Ruiz Beato Abogados.

La otra opción pasa por hacer nuevas contrataciones para cubrir este pico de horas adicionales de trabajo. Según las estimaciones de UNO Logística, las plantillas de las empresas de mensajería crecen en estas fechas entre un 25% y un 30%. Por su parte, Randstad calculó que el Black Friday y el Ciber Monday supusieron el año pasado hasta 28.400 contratos nuevos en España.

"En ocasiones la legislación y las obligaciones legales van por caminos ajenos a la actividad de la empresa puesto que resulta muy difícil contratar a una persona nueva por tan solo un día para desempeñar un puesto de trabajo, ya que no es práctico, no compensa económicamente al trabajador, ni éste conoce el funcionamiento de la empresa, el producto que se vende, los precios, las cualidades y ventajas de los productos, los programas software de venta la empresa...", señala Ruiz-Beato.

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin