Especial Empresas América

Repsol vive una racha espectacular de descubrimientos en el continente americano

  • Seis descubrimientos recientes en sondeos exploratorios en EEUU, México y Colombia
  • Repsol continúa dando pasos en firme como compañía multienergética global
Foto: Archivo.

Repsol está presente desde hace años en las áreas de mayor potencial energético de once países en América y tiene una presencia industrial y comercial significativa en varios de ellos. Además, las inversiones que esta multinacional española realiza en exploración para encontrar y producir petróleo y gas natural en dicho continente dan sus frutos. De hecho, la compañía ha comenzado 2020 con una racha espectacular de seis descubrimientos en seis sondeos exploratorios en EEUU, México y Colombia: con este pleno se suman unos recursos totales, en bruto, de más de 650 Mbep (millones de barriles equivalente de petróleo) y reafirma a Repsol como un operador de éxito en la exploración de hidrocarburos, apoyándose en el uso de tecnología de última generación y en una experiencia reconocida internacionalmente.

Muestra de esto último es que los sondeos exploratorios más recientes, en aguas de México, se han completado en menos tiempo del previsto inicialmente y a un menor coste. En busca del mismo éxito, se acaba de iniciar la exploración en un tercer bloque en aguas de México a través del sondeo Juum, en la costa de Veracruz. En 2019, Repsol realizó 16 sondeos exploratorios y ocho de delineamiento en todo el mundo, nueve con resultado positivo, incluidos cinco en EEUU. Un hito relevante fue el descubrimiento realizado en el bloque Sakakemang, en Indonesia, uno de los mayores descubrimientos onshore del mundo el año pasado, con un volumen de gas equivalente al consumo de España en dos años.

Gran capacidad de producción

Los once países de la región americana en los que Repsol está presente son: Bolivia, Brasil, Canadá, Colombia, Ecuador, EEUU, Guyana, México, Perú, Trinidad y Tobago y Venezuela.

En EEUU, el país más importante en términos de producción neta para Repsol, la compañía posee activos significativos y derechos mineros sobre bloques exploratorios tanto en tierra en varias zonas del país como en aguas profundas en el Golfo de México. En noviembre de 2019 alcanzó un acuerdo con Equinor para adquirir su participación del 63% en Eagle Ford, en Texas. De esta forma, Repsol pasó a controlar este activo y a ser su operador a partir del 1 de abril.

Como estaba previsto, en el segundo semestre del año pasado, Repsol comenzó a producir hidrocarburos en Buckskin, proyecto de aguas profundas en el Golfo de México en el que participa con algo más del 20%. En abril, además, anunció un importante descubrimiento con el pozo exploratorio Blacktip, situado igualmente en aguas profundas del Golfo de México, con un área neta de crudo de más de 122 metros de espesor.

Otro de los países americanos de gran importancia para Repsol es precisamente México, como evidencia la fuerte apuesta que está desarrollando en él a través de los planes de inversión 2019-2022 presentados por la compañía y ya aprobados, a mediados del año pasado, por la Comisión Nacional de Hidrocarburos de México (CNH), en aguas profundas del Golfo de México. La idea es realizar allí en 2020 y 2021 cuatro sondeos exploratorios, con dos ya terminados y el tercero en marcha, además de estudios geológicos. De momento, Repsol acaba de dar un gran paso en México al anunciar recientemente un hallazgo de crudo importante en los pozos denominados Polok-1 y Chinwol-1, ubicados en el Bloque 29 de la Cuenca Salina, en la zona sureste del Golfo de México y frente a las costas de Veracruz y Tabasco. Ambos pozos exploratorios tienen un gran potencial, puesto que se ha encontrado una columna neta de petróleo de más de 200 y 150 metros, respectivamente.

Repsol busca consolidar su posición de liderazgo con una estrategia de expansión internacional de sus negocios comerciales. Se ha intensificado en los últimos años gracias a nuevas estaciones de servicio ubicadas en México, donde ya posee 250, y Perú, donde cuenta con más de 570 estaciones de servicio, entre la red propia y la afiliada. En ambos países participa también en el mercado de combustibles industriales, marinos y para aviación, así como en lubricantes y asfaltos.

Asimismo, desde México Repsol produce y distribuye productos lubricantes a toda Latinoamérica a través de una colaboración con Bardahl. Y en México tiene una alianza al 50% con el grupo mexicano KUO para Dynasol. La alianza, décima productora mundial de caucho sintético, participa además en dos plantas en China con producción para el mercado del gigante asiático y los países vecinos.

El pasado mes de octubre obtuvo cuatro nuevas concesiones de exploración en el presalino brasileño

Repsol también está presente en Perú desde hace dos décadas, período en el que se ha convertido en un referente del sector energético. La compañía es la principal accionista de la refinería de petróleo más importante del país: La Pampilla, que se encuentra en la provincia del Callao y tiene una capacidad de refinación de 117.000 barriles de petróleo por día, lo que representa más de la mitad del volumen total de refino del país. Repsol ha destinado más de 657 millones de euros en las instalaciones de producción de combustible con bajo contenido de azufre, y desde este año, adaptándose a la nueva normativa IMO 2020 en el transporte marítimo, produce allí fuelóleo con muy bajo contenido de azufre (Very Low Sulphur Fuel Oil, VLSFO). Al mismo tiempo, cuenta con el primer terminal monoboya de las costas del Pacífico sudamericano para las operaciones de carga y descarga de crudos y productos.

En una panorámica reciente de la actividad de Repsol sobre América tampoco se puede obviar Brasil. El pasado mes de octubre obtuvo cuatro nuevas concesiones de exploración en el presalino brasileño. De los cuatro bloques marinos en aguas profundas, tres se ubican en la cuenca de Campos y otro en la de Santos. Tampoco Trinidad y Tobago, que es el segundo país más importante en términos de producción neta para Repsol en América, con una media de 110.000 barriles equivalentes de petróleo al día en 2019.

Objetivo: cero emisiones netas

Los últimos descubrimientos en América citados de esta compañía multienergética global son compatibles con su estrategia de llegar a ser cero emisiones netas en 2050 y su intención de incrementar sus activos de generación de energía de bajas emisiones y de liderar la lucha contra el cambio climático. Repsol se convirtió en la primera empresa de su sector en lanzar una estrategia de este tipo. Para llevarla a cabo, está orientando su actividad e inversiones a nuevos y exigentes planes, alineados con la transición energética y el cumplimiento de los objetivos del Acuerdo de París. Ya tiene experiencia al respecto, ya que también fue la primera de su sector que apoyó el Protocolo de Kyoto.

Debido a que aproximadamente un 40% del mix energético del mundo todavía se cubrirá con petróleo y gas en 2040, Repsol trabaja para dar respuesta a esa necesidad de la manera más eficaz posible, incluyendo una ambiciosa reducción de su intensidad de carbono.

Esta perspectiva se traduce en una estrategia de equilibrio de las reservas de gas y petróleo, con una visión del gas como energía clave para la transición energética. Actualmente, el gas constituye un 64% de la producción de la compañía y el 71% de las reservas.

Repsol ofrece a sus clientes una completa gama de productos y servicios que facilitan su día a día y contribuyen al progreso sostenible de la sociedad. Como usuario, es fácil tener algún contacto con esta compañía multienergética global. Con un equipo de más de 25.000 personas y con presencia en 34 países, Repsol se encuentra en toda la cadena de valor del sector de la energía. Del mismo modo, opera activos de generación eléctrica de bajas emisiones y está desarrollando diversos proyectos de energía renovable fotovoltaica y eólica.

A través de su filial de electricidad y gas, acaba de obtener de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) la máxima certificación de su sector, etiqueta A, sobre el origen respetuoso con el medio ambiente de la electricidad que comercializa. Es la única gran comercializadora que la ha conseguido.

En un momento como el actual, marcado por la crisis del covid-19, el papel de Repsol está siendo clave a la hora de mantener el suministro de la energía que la sociedad necesita. La compañía está colaborando en la lucha contra el coronavirus con las autoridades en los países donde opera, con especial hincapié en la seguridad de clientes, empleados y proveedores. Además, en todos los países de América, sus equipos se están volcando con las autoridades sanitarias, los colectivos desfavorecidos y las comunidades locales a través de donaciones de material de protección y alimentos, en unos momentos en los que la pandemia está en su pico en el continente, tras originarse en China y afectar posteriormente a Europa, sobre todo.

comentariosforum2WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin

forum Comentarios 2

En esta noticia no se pueden realizar más comentarios

A por el dividendo.
A Favor
En Contra

Quién tenga las acciones el 15 de junio cobrará el dividendo de 0,55 € por acción.

Puntuación 1
#1
A por el dividendo.
A Favor
En Contra

Quién tenga las acciones el día 15 de junio cobra el dividendo de 0,55 € por acción.

Puntuación 1
#2