Energía

Bruselas investiga a fabricantes de turbinas eólicas en España por recibir ayudas públicas de Pekín

  • La Comisión investigará también a Bulgaria, Francia, Grecia y Rumanía
  • El sector indica que venden las turbinas hasta un 50% más baratas 
  • La gran amenaza es que termine destruyendo a las empresas europeas
La comisaria Vestager
Madrid/Bruselasicon-related

La Comisión Europea ha anunciado este martes que abrirá una investigación sobre los proveedores chinos de turbinas eólicas en España ante la sospecha de que puedan haber recibido ayudas de terceros países que le confieran ventaja competitiva en los concursos públicos. El anuncio se produce en un momento en que dichos fabricantes están pujando fuerte y consiguiendo algunos pedidos en Europa mediante ofertas de turbinas baratas y una financiación generosa que distorsiona la integridad del mercado europeo y perturba la competencia leal, explica el sector. Es la última medida que adopta la UE contra Pekín que se suman a las investigaciones a un fabricante chino de ferrocarriles y dos fabricantes de placas fotovoltaicas.

Europa quiere reforzar su seguridad energética y mantener su liderazgo tecnológico en sectores estratégicos de tecnologías limpias como la energía eólica. El año pasado la UE adoptó su Paquete Eólico para reforzar la industria eólica europea. Desde entonces, la UE vigila de cerca las posibles prácticas comerciales desleales que benefician a los fabricantes extranjeros.

Margarethe Vestager, vicepresidenta ejecutiva de Competencia de la Comisión Europea, ha anunciado que el Ejecutivo comunitario aplicará el reglamento sobre subvenciones extranjeras para iniciar una investigación sobre los fabricantes chinos de turbinas eólicas. La UE investigará inicialmente las prácticas comerciales desleales en cinco mercados: Bulgaria, Francia, Grecia, Rumanía y España.

Al anunciar la nueva investigación, Vestager ha explciadoque el gran exceso de capacidad de las turbinas eólicas chinas subvencionadas "no sólo es peligroso para nuestra competitividad. También pone en peligro nuestra seguridad económica". Añadió que la UE no debe repetir los errores que cometió al perder su industria de fabricación de energía solar.

Pero el discurso de Vestager va más allá y llama a reestablecer el equilibrio en las relaciones con China. "Necesitamos algo más que un planteamiento caso por caso. Necesitamos un enfoque sistemático", ha indicado la danesa. Parte del foco de la UE es que no suceda con los vehículos eléctricos, la energía eólica o los microchips esenciales lo que sucedió con los paneles solares: hoy en día, menos del 3% de los paneles fotovoltaicos instalados en la UE se producen en Europa.

La UE tiene que defender la integridad del mercado europeo, garantizar una competencia leal y crear condiciones de igualdad entre los fabricantes de turbinas europeos y chinos.

Turbinas un 50% más baratas

"En palabras de Giles Dickson, Director General de WindEurope: "Entendemos perfectamente los motivos de la Comisión. "Los fabricantes chinos de aerogeneradores ofrecen precios mucho más bajos que los europeos y condiciones de financiación increíblemente generosas, con hasta tres años de pago aplazado. Eso no se puede hacer sin una subvención pública injusta. Además, las normas de la OCDE no permiten a los fabricantes europeos ofrecer este tipo de pago aplazado".

Los aerogeneradores chinos se ofrecen en Europa hasta un 50% más baratos que los fabricados en Europa. Los pagos aplazados significan en la práctica que los fabricantes chinos ofrecen sus turbinas gratis hasta que el operador del parque eólico tenga tres años de ingresos.

Tercera investigación de Bruselas

Tal investigación se ampara en la regulación sobre subsidios de países terceros, por la cual el Ejecutivo comunitario analiza que una compañía extranjera no tenga una ventaja competitiva durante una contratación pública por haber recibido subvenciones de terceros países.

Se trata de la tercera investigación de este tipo que ha emprendido la Comisión Europea. La primera de ellas afectaba al fabricante chino de trenes, Qingdao Sifang Locomotive, firma subsidiaria de la constructora ferroviaria china CRRC (China Railway Rolling Stock Corporation), en un procedimiento de licitación pública en Bulgaria. La Comisión Europea dio por cerrada su investigación en profundidad tras constatar que la empresa china, que según sus indicaciones preliminares recibía suficientes subsidios extranjeros como para distorsionar el mercado interior europeo, ya no compite por esta licitación.

La segunda investigación emprendida por el Ejecutivo comunitario se anunció la pasada semana. La Comisión Europea analiza a dos firmas chinas y una rumana al considerar que pueden haber recibido ayudas de Pekín que distorsionan la competencia del mercado único en el sector fotovoltaico. Están implicados, por un lado, el grupo rumano Enevo, incluyendo a la firma china Longi Solar Technologie y por otro el holding chino Shanghai Electric, y se refiere a un contrato público para la construcción de un parque solar en Rumanía con una potencia instalada de 110 megawatios (MW).

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud