Energía

Por qué España se ha convertido en la puerta de entrada a Europa del gas licuado ruso

  • El país ha disparado sus compras hasta los 5.210 millones de metros cúbicos
  • Los expertos dan por hecho que se usa para reexportarlo al resto de la UE
Metanero (Dreamstime)

Han pasado 645 días desde que comenzó la guerra de Ucrania. 21 meses de conflicto en el que, mientras los soldados del país eslavo resisten la invasión a través de las armas, desde Europa se vivía un enfrentamiento muy distinto. Para dañar el músculo financiero ruso que sostiene a sus fuerzas militares, Europa ha ido lanzando una batería de sanciones, además de buscar 'independizarse' de la energía rusa. Esto último ha provocado grandes perturbaciones en economías muy dependientes como Alemania y el resto de países de cento y este de Europa. Sin embargo, los analistas y expertos internacionales han visto un punto ciego en este 'bloqueo', una alerta que ha puesto en el foco a España.

El país ibérico ha disparado sus compras de Gas Natural Licuado (GNL) a Rusia. No ha sido el único, países como Bélgica también han incrementado sus compras, pero nadie lo ha hecho, al nivel de España, que el primer semestre del año ha consagrado su posición como el mayor comprador de toda Europa y segundo cliente más importante del mundo de GNL ruso, solo por detrás de China. Según el Instituto de Economía y Análisis Financiero de la Energía (IEEFA, por sus siglas en inglés), desde Madrid se importaron 5,21 BCM de enero a septiembre. Se trata de una cifra muy por encima del segundo país, Francia, que compró en ese periodo cerca de 3,19 BCM y Bélgica, con 3,14 BCM.

Esto, además, ha venido después de un importante incremento de las compras pues, en este mismo periodo, en 2022, España compraba 'solo' 2,37 BCM de GNL. Es decir, en un solo año se han disparado un 74% las compras. Según los últimos datos de Enagás, Rusia fue de enero a octubre el segundo mayor exportador de GNL a España con 60.770 GWh (6,2 BCM), solo por detrás de EEUU, que aportó 67.444 (6,9 BCM). El resto de países de la UE, en particular Francia, que era el gran cliente de Moscú hasta este año, han reducido sus compras en consonancia con las directrices europeas de reducir la dependencia con Rusia.

Respecto a los motivos por los que España, uno de los países que más lejos está de Rusia, se ha convertido en su principal cliente de GNL, no hay un consenso al 100% ya que depende de las decisiones que toman las empresas a la hora de realizar sus compras. De hecho, desde el Gobierno de España se ha pedido a las firmas que limiten las compras. A comienzos de año el Ministerio de Transición Ecológica, liderado por Teresa Ribera, hizo llegar a los grandes importadores una carta en la que "solicitaba su colaboración" para reducir sus compras "a través de una diversificación del suministro de GNL y que se haga así sin los envíos procedentes de Rusia".

Sin embargo, la realidad es que las compras no solo no se han remitido, sino que han aumentado. En ese sentido, Ana Maria Jaller-Makarewicz, analista de energía de la IEEFA explica en declaraciones a elEconomista.es que esto se debe a que "España cuenta con siete grandes terminales de regasificación que a menudo están infrautilizados" por lo que estas compras entran dentro de "la estrategia del país de convertirse en el mayor reexportador de GNL para Europa". En ese sentido, la experta explica que, dada la capacidad de reexportación que ha adquirido España, sus empresas están firmando contratos con suministradores rusos para, gracias a este excedente, poder venderlo al exterior con un mayor margen.

"España ha desarrollado la mayor capacidad de regasificación de Europa, con 61,9 bcm/año, con una terminal adicional de 7 bcm/año que actualmente no está operativa (King & Spalding, 2018). Estas instalaciones están situadas a lo largo del litoral español en Barcelona, Sagunto, Cartagena, Huelva, Mugardos, El Musel y Bilbao. A pesar de ser uno de los mayores consumidores de gas de Europa, las plantas de regasificación de España han operado históricamente, no han funcionado al 100% debido a su gran capacidad combinada y la disponibilidad de gas más barato a través de gasoductos", asegura David Ribó Pérez en un documento publicado por el departamento de investigación de la fundación Friedrich-Ebert-Stiftung.

La capacidad total de regasificación de estas terminales y otras instalaciones más pequeñas en España suma una cantidad significativa. La capacidad total es importante porque permite al país recibir grandes cantidades de GNL, tanto para el consumo interno como para su posible exportación.

"Las empresas españolas tienen contratos a largo plazo y, gracias a estas operaciones, el país ibérico se ha convertido "en una de las pocas naciones en las que se ha concentrado el suministro"

En cuanto a las exportaciones de gas desde España al resto de Europa, es importante destacar que España ha sido históricamente un importador neto de gas. Sin embargo, la capacidad de regasificación en los puertos españoles también permite una mayor flexibilidad en el suministro de gas. En situaciones en las que haya un exceso de oferta o una capacidad no utilizada, España podría potencialmente exportar gas regasificado a países vecinos a través de conexiones de gasoductos existentes. En concreto, España tiene el 27% de toda la capacidad de regasificación de la UE más el Reino Unido, que es también el segundo país con más capacidad (22%). Francia tiene el 17%; Bélgica, el 8 %, e Italia, el 7%, según los últimos datos publicados en 2022.

"En 2022, sorprendentemente, las importaciones rusas de gas aumentaron un 54,8%, alcanzando una participación total de las importaciones del 12,6%. La ausencia de sanciones al gas ruso y la capacidad de regasificación de España permitieron que la estación de regasificación de Bilbao (la más cercana al mar Báltico) funcionara casi a pleno rendimiento, importando casi el 30% del gas español en 2022. El aumento de las importaciones de gas fue causado por la ausencia de sanciones, el menor coste del gas en comparación con otras importaciones de GNL, la reducción de las importaciones de gas por gasoducto argelino, la gran capacidad de regasificación de España y el nuevo papel desempeñado por España como punto intermedio con respecto a otros países europeos como Francia e Italia. En resumen, el aumento de las importaciones rusas tuvo un aspecto comercial (menor coste) y europeo (aumento de las exportaciones a países de la UE)", afirmó Ribó Pérez.

En este punto de vista coincide Ciaran Roe, director del equipo de GNL de S&P Global Commodity, que explica en declaraciones a elEconomista.es que "las empresas españolas tienen contratos a largo plazo" y, gracias a estas operaciones, el país ibérico se ha convertido "en una de las pocas naciones en las que se ha concentrado el suministro". En ese sentido, los expertos de la firma norteamericana explican que, aunque habría que ir empresa a empresa, "en nuestra opinión las empresas con estos contratos a largo plazo están comprando este GNL y lo están vendiendo como gas en el mercado interno europeo".

Puerto Bilbao regasificadora
Vista aérea del Puerto de Bilbao

Esto se habría visto, según los expertos, en los buenos datos que ha tenido España en este segmento. Según la CNMC, el reenvío de gas desde España alcanzó en 2022 un récord histórico gracias a las plantas de regasificación. Concretamente, el país reexportó un 45% más que en 2021. A través de las interconexiones con Francia y Portugal se alcanzó la cifra de 41.000 GWh (4,2 BCM), la que era la más alta desde 2016. Estos envíos acabaron principalmente en Italia y Alemania, dos de los grandes países europeos que más sufrieron el corte del gas ruso. Y, a falta de nuevos datos, este año parece que la demanda energética seguirá siendo fuerte. De hecho, Michael Lewis, director ejecutivo de Uniper expresó a finales de noviembre que "hasta que no llegue (al mercado alemán) mucho más volumen de gas y GNL la situación será difícil".

De este modo, el puerto de Bilbao se habría convertido en la puerta de entrada del petróleo ruso a Europa. Desde IEEFA creen que las reexportaciones están impidiendo que la UE se independice de la energía rusa. "No es posible determinar cuánto GNL ruso se reexporta a otros países de la UE porque ese GNL se descarga, se almacena en los tanques de GNL españoles y luego se recarga y se vende como GNL español". Sin embargo, dan por hecho que este está apoyando las exportaciones de España debido al gran incremento de las compras. "El plan RePowerEU se concibió con el objetivo de abordar la crisis climática y ayudar a poner fin a la dependencia de la UE de los combustibles fósiles rusos". En ese sentido desde el instituto lamentan que "con el aumento de las importaciones rusas de GNL, los países de la UE están haciendo todo lo contrario".

"Es una vergüenza que España sea el mayor importador en Europa de gas ruso (GNL) vía metaneros. En el fondo estamos financiando la invasión rusa"

Jorge Navarro, vicepresidente de AGGEP (Asociación de Geólogos y Geofísicos Españoles del Petróleo), explica en declaraciones a elEconomista.es que "es una vergüenza que España sea el mayor importador en Europa de gas ruso (GNL) vía metaneros. En el fondo estamos financiando la invasión rusa de Ucrania, y no solamente eso, sino que además la importación de gas en barcos aumenta considerablemente las emisiones de CO2".

Navarro comenta que "este proceso de importación vía metanero, que incluye la licuefacción del gas en el puerto de origen, su transporte y posterior regasificación en el puerto de destino, implica un aumento no solamente en los costes, sino también en las emisiones de CO2 debido al elevado consumo energético involucrado".

"Precisamente, la Ley de Cambio Climático y Transición Energética de mayo de 2021, que tiene como objetivo reducir las emisiones de gases de efecto invernadero, incluido el CO2, provoca que la fuerte dependencia en España de la importación de gas natural esté contribuyendo a un mayor impacto ambiental en términos de emisiones de CO2 en comparación con la producción nacional de gas que sería mucho más sostenible. Sin embargo, esta Ley prohíbe el otorgamiento de nuevos permisos de investigación y concesiones de explotación de hidrocarburos en todo el territorio nacional", sentencia Navarro.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud