Energía

Opdenergy vale más por partes: ¿Es un precio equitativo la oferta de Antin?

  • El fondo prácticamente deja sin valorar los 12.700 MW en desarrollo de la compañía
  • Opdenergy espera cerrar el año con 1.800 MW operativos, frente a los 900 MW actuales
  • La oferta ofrece una atractiva ventana de salida al minoritario

El fondo francés Antin vuelve a invertir en renovables en España tras la pugna que mantuvo con el Gobierno por el arbitraje de las plantas termosolares de Andasol y que puede provocar un embargo de activos españoles en Australia pero resulta suficiente la oferta planteada. ¿Es un precio equitativo?

El grupo pagará a los accionistas de Opdenergy un total de 866 millones y asumirá una deuda de 473 millones, lo que en la práctica supone valorar la compañía en 1.339 millones de euros.

Si vamos al detalle, en concreto, el fondo pagará alrededor de 0,95 millones de euros por cada megavatio operativo sin contar con la deuda. El precio ofrecido supone, en la práctica, que el fondo valoraría casi a cero la cartera de 12.700 MW, así como los 951 MW que tiene en construcción y que la empresa aseguró que preveía tener en operación a finales de este mismo año.

En estos momentos, los proyectos listos para construir se pagan a 150.000 euros por MW. Esto supone que únicamente los 951 MW que la compañía pretende tener en operación a finales de año valdrían ya, como poco, 142,6 millones de euros. Normalmente, cuando estos proyectos ya han superado todas las autorizaciones los precios que se reciben suelen ser notablemente superiores.

Al precio medio de las últimas operaciones que se han cerrado en España, y que según las cuentas de Intermoney se situaría en 1,22 millones, contabilizando únicamente los 904 MW en operación de Opdenergy, la valoración de los mismos ascendería a 1.102 millones de euros. Por lo tanto, si consideramos la capacidad en operación y la que se prevé poner en marcha este mismo año, es decir, proyectos con una elevada probabilidad de funcionar, la valoración total ascendería a 1.245 millones, una cifra que prácticamente coincide con los 866 millones que ofrece Antin en efectivo y la deuda, lo que en la práctica supone que la valoración correspondiente a los desarrollos de 12,7 GW es nula y que, por lo tanto, una venta por partes podría acabar aflorando un valor mayor al ofrecido en la propuesta de Antin.

Si solo consideramos la cotización bursátil, donde las empresas de renovables cuenta con un potencial del 60% de su cotización, la oferta no alcanza el precio objetivo de analistas como los de Renta 4 que lo fijan en 6,5 euros por acción.

Según explica Antin en su oferta, la consideración de la contraprestación como "precio equitativo" está sometida a la confirmación de la CNMV.  En la medida en que la CNMV considerase que el Precio de la Oferta no es un "precio equitativo", el Oferente no estaría obligado a formular una oferta pública de adquisición de acciones de carácter obligatorio, siempre que la Oferta fuese aceptada por titulares de valores que representen al menos el 50% de los derechos de voto a los que va dirigida, excluyendo del cómputo los que ya obraran en poder del Oferente y los que correspondan a accionistas que hubieran alcanzado algún acuerdo con el Oferente relativo a la Oferta.

En este caso, el fondo ya ha logrado compromisos con el 71% del capital de la compañía, lo que en la práctica significa que el precio resulta equitativo y además ofrece una vía de salida al inversor minoritario incluso con ganancias para los que acudieron a la salida a bolsa.

Antin plantea en esta oferta una de las mayores primas que se han registrado en una opa en bolsa con casi el 46% sobre el nivel de cotización pero aún así la valoración resulta muy ajustada.

El fondo francés facilitará inversión para el desarrollo posterior de este pipeline de proyectos y para ello seguirá contando con los ejecutivos de la compañía, así como con la reinversión de los principales accionistas actuales.

Este movimiento garantiza por un lado que se mantiene el conocimiento de la compañía y ofrece también a los actuales accionistas una vía de lograr mayores ingresos en el futuro por su participación.

Los accionistas minoritarios, por su parte, logran con esta operación una atractiva ventana de salida para su inversión que había visto como los precios de la acción no reflejaban el valor real de la compañía.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud