Energía

Power Electronics supera los 630 millones impulsado por las renovables en Estados Unidos

  • El cuarto fabricante mundial de inversores solares gana 23,6 millones
  • La firma de la familia Salvo reparte 15 millones en dividendos
  • Aumentó plantilla en 576 trabajadores el año pasado
Sede Power Electronics en Lliria.
Valenciaicon-related

Power Electronics, el grupo de la familia del expresidente del Valencia Club de Fútbol Amadeo Salvo, parece no tener techo en Estados Unidos. El fabricante valenciano de equipos de potencia para energías renovables e industria disparó su negocio consolidado hasta 631,9 millones de euros, un 45% más. Un crecimiento que también se reflejó en su resultado neto consolidado: ganó 23,6 millones de euros con un incremento del 15%.

El fuerte tirón de la demanda norteamericana volvió a ser la clave del nuevo salto de Power Electronics, que en 2021 había frenado su crecimiento por los problemas en la cadena de suministro y los retrasos ocasionados por ellos en los proyectos de sus clientes. Estados Unidos supuso por sí solo el 71% de las ventas totales del grupo español, lo que le sitúa a mucha distancia de otros mercados como Australia o Reino Unido, pese a que triplicó sus ventas en estos países.

El año pasado Power Electronics, alcanzó los 70 GW de potencia instalada, frente a los 50 GW del año anterior, y una capacidad productiva de 30 GW, frente a 24 GW en 2021. Según sus propios datos, el grupo en manos de la familia Salvo "es líder en la instalación de inversores solares para plantas fotovoltaicas en todo el continente americano y la cuarta compañía a nivel mundial".

Además de su actividad tradicional de equipos de potencia que canaliza a través de una división solar y otra industrial, el grupo valenciano ha apostado por ampliar su actividad con una división especializada en el almacenamiento de energía y otra división de movilidad eléctrica para sistemas de recarga de baterías de vehículos eléctricos. De hecho, la familia Salvo también participa en QEV Technologies, que lidera el proyecto para fabricar vehículos eléctricos en la antigua planta de Nissan en Barcelona.

El grupo que concentra su producción en su factoría de Lliria, alcanzó los 2.687 trabajadores a finales del año, lo que supuso incrementar en 576 personas su plantilla, es decir un 27% más. De ellos, 2.381 personas trabajan en España. Según su memoria anual, "aborda este nuevo ejercicio con planes de importante crecimiento, entre los que destacan ampliaciones en la capacidad productiva a nivel local e internacional". A principios de año, la empresa desveló sus planes para crear una planta de cargadores de coches eléctricos en España y otra en Estados Unidos.

Reparte 15 millones a los socios

Los buenos resultados permitieron además a Power Electronics, cuyo capital y dirección se reparten los hermanos Amadeo, Abelardo y David Salvo, aprobar tras el cierre del ejercicio el reparto de 10 millones de euros en dividendos a sus accionistas con cargo a las reservas. La sociedad ya había distribuido en 2022 otros 5 millones como dividendo.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud