Energía

Las comercializadoras de electricidad apoyan la creación de una aseguradora para mejorar su liquidez

  • La propuesta de la CNMC permitiría reducir las garantías actuales
  • Rechazan un endurecimiento de los avales para operar

La Asociación de Comercializadores Independientes de Energía (ACIE) ha mostrado su apoyo para avanzar hacia un modelo de entidad aseguradora crediticia que actúe de contraparte con agentes y comercializadores, como el que recoge la Comisión Nacional de Mercados y Competencia (CNMC) en su reciente Informe de supervisión de los mercados minoristas de gas y electricidad, tal y como adelantó elEconomista.

Las comercializadoras, no obstante, rechazan un posible endurecimiento de los avales para poder operar ya que lastraría la competitividad, impediría la entrada de nuevos competidores y trasladaría un mayor coste al consumidor final por el gasto financiero ligado a los recursos adicionales inmovilizados.

Acie indica que los minoristas, y los participantes del mercado en general, actualmente presentan unas garantías muy altas para poder desarrollar su actividad. La cantidad total de las garantías requeridas cubre el sistema por incumplimiento de todos los participantes al mismo tiempo.

"A este nivel de precios, con este nivel de volatilidad y con el importe tan elevado de garantías que se exige para operar, comercializadoras solventes pueden verse obligadas a dejar la actividad por problemas de liquidez", señala Javier Bescós, presidente de ACIE. Y puntualiza que en los mercados organizados no se aceptan garantías. Solo efectivo.

Estas circunstancias son las que hacen que desde las comercializadoras se defienda la ampliación del modelo individual hacia un modelo de seguro crediticio sobre las liquidaciones del sistema donde cada participante pague una parte de la prima basada en su cuota de mercado. En este sentido, un mecanismo de aseguramiento conjunto mantendría al sistema indemne en caso de cualquier impago mientras que reduciría las necesidades de capital de los operadores redundando en un beneficio al consumidor final por reducir la estructura de costes.

Además del avance hacia este modelo crediticio, ACIE comparte con el órgano regulador la necesidad de reforzar la estabilidad financiera del sistema, pero insisten en que el camino correcto debe pasar por la corrección de problemas como la facturación tardía o deficiente por parte de las empresas distribuidoras. Exponen que sería positivo realizar una modificación de la regulación que liberalice la toma de lectura y contemple la implantación de protocolos comunes de medida de contadores. En este sentido, consideran clave que la regulación les permita estimar la facturación a sus clientes cuando las distribuidoras se retrasan en la emisión de facturas.

Al margen del modelo crediticio ACIE pone sobre la mesa cómo el escenario económico actual ha provocado que las comercializadoras se enfrenten al aumento de riesgo de impago por parte de los clientes debido a la escalada de precios, tengan que afrontar el coste de los desvíos por la nueva metodología de liquidación que entrará en vigor el próximo mes y sufran un mayor estrés de tesorería.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin