Energía

Iberdrola paga 150 millones a CIP para tomar el control de dos parques eólicos marinos en EEUU

  • El acuerdo se firmó el pasado mes de septiembre
  • CIP se hace con una zona con capacidad para 2.500 MW

Iberdrola ha cerrado formalmente el acuerdo de intercambio de activos al que llegó con el fondo CIP para hacerse con el control de más de 2.000 megavatios (MW) de capacidad eólica marina en EE. UU. De este modo, la eléctrica española se queda con la participación en los parques de Commonwealth Wind y Park City a cambio de entregar la zona de arrendamiento federal OCS-A 522, que puede albergar hasta 2.500MW de energía eólica marina. La eléctrica española además desembolsará 167 millones de dólares, alrededor de 150 millones de euros, para compensar al fondo por el mayor avance de ambas instalaciones.

Commonwealth Wind fue seleccionado en diciembre para suministrar energía eólica marina a las compañías eléctricas de Massachusetts. El proyecto de 1.232 megavatios (MW) creará 11.000 puestos de trabajo equivalentes a tiempo completo a lo largo de su vida útil y generará energía suficiente para abastecer a 750.000 hogares al año. La instalación se espera que suponga una inversión de 4.000 millones.

Park City Wind, un proyecto de 804 MW en Connecticut, en avanzado estado de desarrollo, con un PPA asegurado y permisos del BOEM en tramitación, supondrá una inversión superior a los 2.000 millones.

Además, Iberdrola conserva el 50% del parque Vineyard Wind 1, de 800 MW en Massachusetts, cuya construcción comenzó en el último trimestre de 2021, así como el derecho a tomar el control del mismo durante la fase de explotación. En 2024 se espera que esté operativo si no existe ningún contratiempo.

En total, la inversión de Iberdrola en su cartera offshore en Estados Unidos podría superar los 15.000 millones de dólares en los próximos años.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.