Empresas y finanzas

Boussard y Griffith se atrincheran en Telepizza con un 28% del capital

  • KKR ha lanzado una oferta de compra permanente a 6 euros por acción
Foto: Archivo

Emmanuel Boussard, uno de los fundadores de la firma de inversión Boussard & Gavaudan Partners, y Reade Eugene Griffith, socio fundador del fondo Polygon, se atrincheran en el capital de Telepizza. Después de que KKR se haya hecho tras la opa lanzada sobre la empresa con el 56,2% del capital, Boussard mantiene el 16,3% de las acciones y Griffith otro 11,6%, con lo que entre los dos suman el 27,9% de las acciones.

La orden sostenida de compra lanzada por el fondo KKR por el 43,71% de las acciones de Telepizza que no controla arrancó el pasado 17 de mayo y estará en vigor hasta que la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) suspenda la cotización de Telepizza como paso previo para su exclusión de bolsa.

En todo caso, la orden, que se formula a un precio de 6 euros por acción, el mismo al que se liquidó la opa de KKR sobre Telepizza, estará vigente durante al menos un mes dentro del semestre posterior a la finalización de la oferta.

Telepizza ya ha convocado una junta general de accionistas para el próximo 17 de junio, en la que se votará, entre otras propuestas, la exclusión de negociación de las acciones representativas de la totalidad del capital social de de la bolsa, por lo que su Boussard y Griffith deciden quedarse lo harán en una empresa no cotizada.

El presidente de la CNMV, Sebastián Albella, ha reconocido ya que el precio no va a subir. En un encuentro el pasado 9 de mayo, Alballa explicó que gran parte del free float de Telepizza está en manos de inversores profesionales y repartido en paquetes de entre el 1% y el 5%.

"Son inversores que siempre han sabido que estaba anunciada la exclusión". Según dijo, el supervisor vigilará además que no se paga un precio superior a otros accionistas al margen de la oferta sostenida. "Para nosotros esos seis meses claramente son oferta (...). Consideraríamos inapropiado cualquier acuerdo al que pudiera llegar el oferente con accionistas para comprarles a un precio superior", aseguró.

Con la exclusión de bolsa, KKR pretende forzar la salida de los fondos, aunque no parece claro que lo pueda conseguir teniendo en cuenta no solo la resistencia de Boussard y Griffith, sino también de otros accionistas, como Bestinver, que ya han dicho también que no venderán tampoco sus acciones.

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin