Empresas y finanzas

Thermomix cambia su estrategia: abrirá su primera tienda y apostará por el mercado de segunda mano

  • En 2018 Vorwerk vendió 155.000 'thermomix' en España, un 5% más
  • La Thermomix TM6 es la máquina más digital y novedosa de la firma
  • Alemania, Francia, Austria y Reino Unido ya tienen local físico

Vorwerk, el grupo alemán fabricante del popular -y carísimo- robot de cocina, ha decidido dar un volantazo a su estrategia en España. Thermomix tendrá su primera tienda física, que abrirá este mes de mayo en Bilbao. Además, la compañía apostar por competir con mejores precios atendiendo al mercado de segunda mano. 

En 2018, la firma, del grupo alemán Vorwerk, vendió en España 154.746 unidades, el 5% más que en 2017, y a lo largo del presente ejercicio prevé comercializar 167.000, superando el récord histórico que alcanzó en 2016 (156.000 unidades), ha explicado el director de Thermomix España, Ignacio Fernández-Simal.

La consecución del nuevo récord vendrá apoyada en su último lanzamiento, la Thermomix TM6, su máquina más digital; así como en la toma de decisiones estratégicas, entre las que ha destacado la profesionalización de su red de comerciales, el testeo de nuevas formas de venta y la entrada en el mercado de segunda mano de sus propias máquinas reacondicionadas.

Para mejorar su red de ventas, ha establecido un nuevo sistema de comisiones que busca impulsar que sus comerciales ocasionales (a los que se les ofrece una comisión máxima de 1.000 euros al mes independientemente de las máquinas que vendan) se conviertan en profesionales (que ganan una media más de 2.000 euros al mes).

Nuevas formas de vender

Actualmente, la compañía cuenta con unos 8.500 vendedores, de los que 6.500 son ocasionales, unos 1.500 profesionales y más de 400 jefes de equipo, ha apuntado el ejecutivo, quien ha señalado que en España la red de ventas prácticamente ha tocado techo y no necesitan ampliarla porque quieren que los colaboradores "ganen dinero".

En paralelo, testará otras formas de vender, como, por ejemplo, la venta en tiendas propias que por ahora sólo ha probado en Alemania, Francia, Austria y el Reino Unido, con un establecimiento en cada uno de esos países.

El desafío de Bilbao

En España abrirá su primera tienda en la Plaza Circular de Bilbao, de 300 metros cuadrados, y en ella se podrán comprar productos de Thermomix y sistemas de limpieza Kobold, otra de las marcas de Vorwerk. "Hemos elegido Bilbao porque culturalmente ha sido más distante a nuestro producto y es un mercado con un alto poder adquisitivo", ha dicho Fernández-Simal, quien ha señalado que buscan "pilotar un modelo de 'retail sinérgico' con la venta directa". "No queremos montar infinidad de establecimientos, si no tener tiendas emblemáticas en las ciudades más importantes de España", como Madrid, Barcelona, Valencia o Málaga, según el directivo, que ha apuntado que el orden de las próximas aperturas dependerá mucho del aprendizaje de Bilbao.

Por otra parte, para competir con robots más baratos, la compañía, cuyas máquinas superan los 1.000 euros de precio de venta y que por ahora descarta venderlas vía internet, ha apostado por participar activamente en la venta de sus propios aparatos de segunda mano. Para ello, ofrecen desde noviembre un nuevo sistema para financiar la adquisición de máquinas nuevas que contempla su recompra a los dos años (cuando vence la garantía) a un precio cerrado (300 euros la TM5 y 360 euros la TM6) y al que se están acogiendo el 40% de los compradores.

En caso de recompra, reacondicionarán las máquinas y las revenderán con un periodo adicional de garantía por unos 700 euros y siempre con el apoyo de su red de colaboradores

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.