Empresas y finanzas

El secreto de Elon Musk para compaginar con éxito Tesla, SpaceX o Neuralink

  • Elon Musk ha dicho en varias ocasiones que su secreto para sacar adelante sus negocios es echarle muchas horas. Pero hay algo más

Elon Musk se ha convertido en un referente para muchas personas. Aunque cuestionado también muchas veces, su habilidad como empresario le ha llevado a ir fundando iniciativas de distinta índole que en pocos años han conseguido posicionarse o incluso liderar de alguna forma industrias específicas: Tesla en el mercado de los coches eléctricos… SpaceX en la exploración espacial privada…

Durante mucho tiempo, Musk ha explicado que tuvo que trabajar muchas horas (llegó a decir que trabajó hasta 120 horas semanales) en los inicios de Tesla para sacar adelante las primeras producciones de sus coches. Pero su productividad y su capacidad para llevar adelante varias empresas a la vez, además de apoyarse en sus equipos, pasa por un método que parece bastante sencillo, pero que no lo es tanto.

Su creencia se resume en que no es necesario centrarse en una sola cosa para dominarla. Lo que en inglés se denomina ser capaz de ponerse varios sombreros distintos.

Formarse continuamente, pero empezando siempre por las bases

Para aprender conceptos y mejorar la gestión de sus negocios de forma continua, para Musk no se trata solo de la cantidad de información que se consume o de cuánto formarse, sino de qué información se consume, que es precisamente donde la mayoría se equivoca, según el magnate.

Según él, cuando alguien quiere aprender algo nuevo, suele pasar directamente a un punto intermedio, pero Musk recomienda empezar siempre por los fundamentos. "A la larga, hace el camino más corto", explicó en una conferencia.

Eso es, según Musk, lo que le ha permitido dominar temas y conceptos que van desde la gestión empresarial a los coches eléctricos o la exploración espacial. Tener una base de todo que puede ir incrementándose y creando conexiones.

Lo curioso es que su planteamiento está avalado por la ciencia. Según los científicos de la Universidad de Oxford, nuestro cerebro siempre busca identificar las relaciones y la relatividad para completar la información que falta o formar vínculos entre la información. Por eso, cuantos más puntos tenemos, aunque sea de formaciones muy superficiales, más rápidamente somos capaces de hacer conexiones, aprender nuevos temas y aumentar nuestro conocimiento.

La tesis del estudio es que cuanto más aprendemos de una cosa, más fácilmente aprendemos algo completamente diferente. No es que las personas que saben más sean necesariamente más inteligentes, sino que, al aprender una gran variedad de cosas, sus cerebros tienen más puntos de referencia, lo que les permite aprender nuevos campos mucho más rápidamente que los que no tienen tantos puntos o puntos de referencia.

Tener una amplia gama de conocimientos y puntos de referencia es lo que permite a la mente de Musk ver el panorama general, incluso cuando se concentra en una tecnología o un tema increíblemente avanzado.

WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin