Empresas y finanzas

El auge de los unicornios españoles: la inversión en 'startups' se cuadruplica en la era postCovid

  • Los proyectos emergentes atrajeron más de 4.000 millones el año pasado
  • El ritmo de creación de 'unicornios' se acelera con un total de ocho: eDreams, Glovo, Cabify, Devo, Idealista, Wallbox, JobandTalent y Travelperk.

El ecosistema emprendedor español ha superado la adolescencia y ya es mayor de edad. Las cifras de inversión de 2021 han pulverizado todos los récords con más de 4.000 millones de euros captados en 400 operaciones, en su mayoría, rondas de financiación lideradas por fondos estadounidenses o europeos, como confirma a elEconomista Javier Megías, start program director de Fundación Innovación Bankinter, uno de los referentes en la galaxia startup española, en plena efervescencia y crecimiento.

"Los últimos años el ecosistema español ha estado bastante estable -entre los 1.100 y 1.300 millones- pero en 2021 ha habido un salto de nivel. No solo por un incremento de liquidez en el mercado y por la participación cada vez mayor de fondos internacionales, sino por la propia escala y ambición de las startups españolas, que ya compiten a nivel europeo". Son cifras aún provisionales, ya que transacciones históricas como la toma de control de Glovo por Delivery Hero, que valoró la startup catalana en 2.300 millones sin incluir deuda, se cerraron al filo de las Campanadas, el 31 de diciembre. Todo apunta a que este crecimiento sin precedentes continuará. El 2022 ha arrancado con megarrondas como la de Travelperk, el primer unicornio español del año tras captar 101 millones adicionales en el cierre de su Serie D.

¿Burbuja inversora?

Los unicornios son animales fantásticos que copan las páginas de los libros de fantasía. Hay quien diría que solo existen en las mentes de los más soñadores, pero la realidad es que cada vez están más presentes en el mercado español. Según la definición oficial, cualquier compañía cuya valoración supere los 1.000 millones de dólares ya puede ser bautizada con el nombre del animal mitológico. Para ello, las startups necesitan crecer rápido, tener un modelo disruptivo y cerrar rondas de financiación previas que despierten el apetito de los inversores. "A principios de diciembre y según CB Insights en todo el mundo había 936 unicornios", explica Megías, "ocho de ellos españoles: eDreams, Glovo, Cabify, Devo, Idealista, Wallbox, JobandTalent y la citada Travelperk. Una lista que podría ampliarse con Flywire, con sede en Boston, pero cuyo fundador y una parte muy relevante del equipo están ubicados en Valencia", añade. La realidad es que el ritmo de creación de unicornios españoles se acelera aunque el fantasma de la burbuja sigue planeando sobre esta figura.

Un estudio se Squaring Ventures, elaborado por la Universidad de Stanford y la British Columbia concluyó tras analizar 116 que todos ellos, en mayor o menor medida, estaban sobrevalorados. En el caso de España los expertos advierten de que las valoraciones de las empresas emergentes siguen siendo más bajas que en otros países y apuntan a que se dan las condiciones para que el ecosistema español vuelva a repetir e incluso superar el éxito cosechado en 2021.

Carlos Blanco, socio de Roca Junyent, confirma que "las ventas exitosas de startups en España están generando un círculo virtuoso por el que los emprendedores canalizan parte de su patrimonio invirtiendo en proyectos en distintas fases o impulsando nuevos fondos de venture capital". El ecosistema emprendedor español ha entrado en una dinámica muy positiva: madura rápidamente y cada vez hay más startups españolas con modelos de negocio escalables y potencial de crecimiento para atraer la inversión, como confirman Emilio Prieto y Leticia Domínguez, socios de Ecija. Desde el despacho de abogados se felicitan porque la atracción de capital no se haya focalizado únicamente en las megarrondas que han copado los titulares. "Las inversiones en series semillas y series A han crecido notablemente, lo que demuestra que las startups españolas han sido capaces de generar un alto grado de confianza en el mercado", confirman los socios de Ecija.

"Se podría haber ido más lejos en cuestiones como la fiscalidad"

El club español de unicornios lo inauguró Cabify en enero de 2018 al alcanzar una valoración de 1.400 millones tras varias rondas donde la firma de movilidad captó más de 550 millones con fondos como el japonés Rakuten y el español Seaya. Su próximo paso puede ser la salida a bolsa . En 2019, Glovo se sumó al selecto grupo con una ronda de más de 150 millones liderada por Mubadala, el fondo soberano de Abu Dabi, que elevó su valoración hasta los 1.000 millones de dólares. Pero el gran año para los unicornios españoles ha sido 2021 dando la bienvenida a dos nuevos miembros: Wallbox en junio y Jobandtalent en diciembre. Compañías que, en una década, según los expertos podrían pasar a formar parte del Ibex 35 como ocurre en Estados Unidos.

La primera, Wallbox, lo logró precisamente poco antes de su estreno en la Bolsa de Nueva York y de su fusión con la SPAC Kensington Capital valorando la compañía en 1.230 millones. Jobandtalent puso la guinda al pastel convirtiéndose también en el cuarto unicornio español. Lo hizo en diciembre y por la puerta grande, es la primera en superar los 2.000 millones.

En el mundo de la inversión es importante, primero, aparecer en el mapa, un desafío ya superado por las startups españolas, pero también contar con un marco legal y fiscal favorable y competitivo. En este sentido, el 2022 vendrá marcado por la Ley de Startups y su buena acogida inicial. Los expertos apuntan a que ayudará a facilitar el emprendimiento, pero no tanto la inversión. "Se podría haber ido más lejos en cuestiones como la fiscalidad, pero hay que felicitarse por la mejora de la tributación de las stock options o la ampliación de la deducción por reinversión en startups", apunta Blanco.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin