Empresas y finanzas

Las autonomías deberán devolver un tercio de las ayudas a la hostelería tras las trabas para su adjudicación

  • El Gobierno da seis meses más para los expedientes en tramitación
  • Desde el 31 de diciembre no podrá haber más solicitudes
  • Hay 2.500 millones en subvenciones sin ejecutar

Las comunidades autónomas tendrán que devolver hasta 2.500 millones de euros de las ayudas correspondientes al turismo y la hostelería. Es más de un tercio de los 7.000 millones de euros que se aprobó transferir en total el pasado mes de marzo de las Líneas Covid para pymes y autónomas con el objetivo de ayudar a aquellos que hayan sufrido dificultades financieras a raíz de la pandemia.

Según denuncian en el sector, las fuertes exigencias impuestas y la excesiva burocracia han dificultado el acceso a las mismas y son miles las empresas que se han quedado fuera pese a encontrarse en muchos casos en una situación crítica.

En principio estaba previsto que todo lo que no se hubiera ejecutado el 31 de diciembre fuera devuelto, pero el Gobierno ha aceptado introducir una disposición adicional en los Presupuestos que permite extender ese plazo seis meses más, hasta el 30 de junio, para todos aquellos expedientes que estén pendientes de tramitación. Cumplido ese plazo, y salvo que el Gobierno acepte una nueva prórroga para la solicitud de las ayudas y acepte rebajar los requisitos, como ha pedido el sector, las ayudas no ejecutadas deberán ser devueltas y el dinero ingresará en el Tesoro.

Canarias fue la principal receptora de las ayudas, con 1.144,3 millones de euros, seguida de cerca por Andalucía, con 1.109,2 millones, y Cataluña, con 993,2 millones, con lo que entre las tres se reparten el 46,38% del total. Por detrás quedó Baleares, con 855, 7 millones euros; la Comunidad de Madrid, que recibió 679,28 millones y la Comunidad Valenciana, con 647,081 millones. Y ya, a bastante distancia, el resto.

Exigencias y trámites

"Las exigencias que han impuesto eran tan altas y los trámites tan farragosos que ha resultado muy difícil que se puedan ejecutar. Tan solo en Canarias y Baleares se ha repartido prácticamente el 100% porque tenían unos condicionantes menores, pero en la Península la mitad se ha quedado sin repartir", explica José Luis Yzuel, el presidente de la patronal Hostelería de España.

Según dice, "los problemas fundamentales han sido que, o bien las empresas no tenían deudas con proveedores o entidades de crédito o bien no habían llegado a la caída de la facturación del 30% en 2020 respecto al año anterior, tal y como se exigía para acceder a las subvenciones". Pero no solo es eso. Las empresas que tuvieron pérdidas en 2019 tampoco han podido acceder a las mismas, como aquellas que no estaban al corriente en las cuotas en la Seguridad Social o el pago de impuestos, que no disponían de los servicios de una gestoría especializada o que no han podido justificar pérdidas suficientes en un trimestre que se indica en las bases.

Restricciones

"La hostelería ha sido uno de los sectores más afectados por las restricciones impuestas, tanto desde el Gobierno central como por las comunidades autónomas durante la pandemia y tiene derecho a la obtención de unas ayudas que compensen las graves pérdidas sufridas y permitan la viabilidad de las empresas", insiste Yzuel.

El presidente de los hosteleros recuerda, además, que "desde el principio advertimos que los criterios hacían imposible el acceso a las ayudas, por lo que solicitamos que debe ampliarse el plazo de las ayudas además de simplificar los criterios de acceso, adecuándose a la realidad de las empresas".

Pero los hosteleros no son los únicos que critican la forma en que se han articulado las ayudas. El presidente Unión de Profesionales y Trabajadores Autónomos (UPTA), Eduardo Abad, achacó que ni el Ministerio de Asuntos Económicos ni las comunidades autónomas habían "acertado en el diseño de las ayudas".

Más allá de los problemas surgidos a raíz de la pandemia, la hostelería afronta ahora un fuerte incremento de los costes, que provocará una subida de precios entre el 10 y el 15% para después de las fiestas de Navidad. Desde el sector explican que, "aunque se ha intentado evitar en todo momento un encarecimiento para consolidar la recuperación y entre las empresas había un debate muy fuerte entre acometer las subidas ahora o esperar a que pasaran las fiestas de Navidad, la situación ya es insostenible y no va a quedar otro remedio que subir los precios a partir de enero".

Aunque la patronal Hostelería de España prefiere no pronunciarse sobre estas subidas ni dar cifras, sí que admite que hay un problema y que la situación parece ya inevitable. "En estos momentos hay máxima preocupación sobre el incremento de los costes en hostelería, que son los que componen el precio final que se le cobra al cliente", explicaba recientemente Emilio Gallego, secretario general de organización tras la presentación de un informe sobre la importancia de las terrazas para el sector.

Subida de costes

El sector ha sufrido, especialmente, una subida de los costes de la electricidad del 40% en términos globales y que, "en las franjas horarias en las que más consumen nuestras empresas hay momentos en los que el precio se ha multiplicado por tres, lo que implica que la mayoría de los recibos de la luz de nuestros locales se han duplicado". Y el problema es que, según la patronal, "entre un 6 y un 8% del coste de explotación de un establecimiento corresponde a la energía".

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud