Empresas y finanzas

Cómo preparar la jubilación y cuidar tus ahorros en momentos de alta inflación

Imagen: Getty

Tener una correcta planificación financiera a lo largo de la vida es sencillamente imprescindible si se quiere disfrutar de una jubilación próspera. Y cuanto antes se empiece, mejor. Por eso, la inflación es un punto muy importante a tener en cuenta dentro de la preparación para la jubilación: ese enorme fantasma que se come los ahorros a largo plazo, frustrando objetivos futuros.

Lo primero que se debe tener claro es en qué niveles se encuentra la inflación, para establecer cuánto riesgo es necesario asumir en las inversiones. En 2021 la inflación vuelve a estar en boca de todos: en agosto se situó en el 3,3% interanual en España, y hoy el INE ha avanzado el dato de septiembre, que escala al 4% a máximos de 13 años. En la zona euro se sitúa en el 3%.

Así, igualar o batir esta cifra es un requisito fundamental para que nuestro dinero destinado a la jubilación no pierda su capacidad de compra. ¿Cómo? Eligiendo productos que ofrezcan una rentabilidad mayor a la par que teniendo presente la posibilidad de que la inflación siga subiendo. Para no mover el dinero de manera constante de un producto a otro, lo más recomendable es optar por aquellos que tengan un margen más amplio.

Los planes de pensiones no son los únicos productos destinados a la inversión y el ahorro de cara a la jubilación: hay mucho más. El escaparate de productos financieros para la jubilación de Finect permite comparar y bucear entre diferentes opciones con el fin de encontrar el que más se adapte a cada perfil inversor.

Los famosos planes de pensiones

Los planes de pensiones gozan de una gran popularidad, a pesar de que actualmente no resultan tan interesantes como antes, sobre todo en lo que a ventajas fiscales se refiere. El Gobierno aprobó a principios de este año una reducción de la aportación máxima con derecho a desgravación en la declaración de la Renta de 8.000 euros a 2.000 euros.

Aun así, podemos encontrar productos interesantes que baten de largo la inflación y que se pueden adaptar a diferentes perfiles inversores.

Si se buscan planes de pensiones más conservadores, dentro de la renta fija a largo plazo podemos encontrar rentabilidades anualizadas que superan el 5%. Destacamos Arquiplan Estabilidad 3 con una rentabilidad del 5,52% en lo que va de año, o el Arquia Banca Plan Inversor con una ganancia del 5,09%.

Para inversores con un perfil de riesgo algo más alto, los planes de pensiones de renta variable son una buena opción si se está buscando una rentabilidad más alta. Según datos de Inverco a cierre de agosto, 4 planes de pensiones ofrecen retornos por encima del 50% dentro de esta categoría.

Merchbank Global destaca como primera posición dentro de este ranking de renta variable, con una rentabilidad de más del 59% en el horizonte de un año vista. A cinco años sobresale el BBVA Plan Telecomunicaciones con un 21,69%.

Fondos de inversión: mayor rentabilidad y otras ventajas

Otra opción a tener en cuenta a la hora de depositar el ahorro de cara a la jubilación son los fondos de inversión. Estos cuentan con ciertas ventajas respecto a los planes de pensiones, como la posibilidad de contar con ese dinero en cualquier momento, sin necesidad de esperar al momento del retiro.

Los españoles suelen buscar la protección del dinero por encima de la rentabilidad, estableciendo así un perfil más conservador. Por ello, si se piensa en invertir a largo plazo de cara a la jubilación, probablemente sean los productos de riesgo bajo los que más llamen la atención de muchos inversores. Este escaparate para invertir con riesgo bajo incluye productos que permiten obtener una pequeña rentabilidad.

Si se ordenan los fondos de inversión del escaparate que se han comportado mejor en los últimos 36 meses, destacan fondos de inversión como Capital Group Global Corporate Bond Fund, con una rentabilidad anual media del 7,22% en los últimos tres años, o el MFS Meridian Prudent Capital Fund, con una ganancia anualizada del 6,43% en ese periodo.

En el caso de que se esté dispuesto a asumir un mayor riesgo, los fondos indexados pueden ser una buena alternativa. De hecho, en muchas ocasiones, la rentabilidad de los fondos indexados supera a la de muchos gestores. Además, cuentan con una ventaja fiscal que otros productos de inversión no tienen: la posibilidad de traspasarse sin tributar por las plusvalías, ya que se benefician del conocido como diferimiento fiscal.

Si dentro del escaparate de fondos indexados se ordenan los que mejor se han comportado en los últimos 36 meses, llama la atención el fondo indexado Vanguard US 500 Stock Index Institutional que ha conseguido una rentabilidad del 24,21% este año, alcanzando una rentabilidad acumulada del 107,78% en los últimos 5 años; así como el Amundi Index S&P 500 que a lo largo del año ha conseguido una rentabilidad del 27%, llegando a una rentabilidad acumulada del 107,93% en los últimos 5 años.

Seguros o planes de ahorro: la alternativa más desconocida

Por último, mencionar la que probablemente es la opción más desconocida: los planes de ahorro, también conocidos como seguros de ahorro. Este producto es adecuado para pequeños ahorradores que quieren automatizar sus ahorros sin tener que preocuparse.

Existen varias fórmulas para invertir en este tipo de productos, cada una con sus propias características, aunque con un denominador común: se realizan a través de un seguro de vida. Es decir, en caso de fallecimiento, el ahorro, los intereses y un capital adicional pasaría a los beneficiarios. Entre las distintas opciones encontramos los Planes de Previsión Asegurados (PPA), los Planes Individuales de Ahorro Sistemático (PIAS), los Planes de Ahorro 5 (SIALP) o los Unit Linked.

Y es que existen seguros de ahorro para todos los gustos y necesidades, con una enorme variedad en función del plazo de la inversión y de la disponibilidad del dinero.

¿Sabes cuánto tendrás de pensión cuando te jubiles?

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.