Empresas y finanzas

Abertis pierde el 18% de su negocio con el fin de los peajes en Cataluña

  • Acesa e Invicat aportaron 166 millones en 2019, casi la mitad del beneficio total
  • La concesionaria se ha reforzado en México y EEUU para compensar España
Sede de Abertis en Madrid

Abertis afronta este martes el final de dos contratos de concesión en España, el de Acesa, el más importante del grupo en el mundo, y el de Invicat. Esto provocará un duro impacto en la cuenta de resultados de la compañía que controlan Atlantia y ACS.

En concreto, ambas concesiones representan, en conjunto, el 13,2% de los ingresos y el 18% del resultado bruto de explotación (ebitda). La reversión de estos contratos se añade a la que ya tuvo lugar a finales de 2019 con Aumar, otro de sus grandes proyectos. No obstante, la firma que dirige José Aljaro lleva años preparándose para la conclusión de estas concesiones y en 2020 rubricó su entrada en dos mercados, Estados Unidos y México, con la adquisición, respectivamente, de Elizabeth River Crossings y de Red de Carreteras de Occidente (RCO), con una inversión de más de 2.500 millones de euros.

Acesa, controlada al 100% por Abertis, es la concesionaria de los tramos estatales de la AP-7 entre Salou y la frontera francesa y de la AP-2 entre Zaragoza y El Vendrell (Barcelona), titularidad del Estado. Se levantarán así las barreras en 478,3 kilómetros, de los que 376 kilómetros discurren por Cataluña y 102 kilómetros por Aragón. Esta sociedad aportó en 2020 38,2 millones de euros al resultado consolidado del grupo, que se situó en -391,8 millones como consecuencia de la pandemia por el Covid-19. En 2019, el importe alcanzó los 117,8 millones, lo que representó un tercio de los beneficios de Abertis, situados aquel año en 351,7 millones.

Acesa generó 418 millones de euros en 2020, lo que representó el 10,3% del total de Abertis

En términos de ingresos, Acesa generó 418 millones de euros en 2020, lo que representó el 10,3% del total de Abertis. Un porcentaje similar al que alcanzó en 2019, cuando obtuvo 551 millones por la explotación de los peajes. Mientras, el resultado bruto de explotación (ebitda) de la concesionaria se limitó a 377 millones de euros el año pasado, equivalentes al 14,3% del total del grupo. Un peso mayor al que registraba en el ejercicio precedente cuando, con 467 millones, era del 12,5%.

Por su parte, Invicat termina su contrato con la Generalitat para operar los 66,5 kilómetros de los tramos de C-32 Barcelona-Montmeló y de la C-31 y C-32 Montgat-Tordera este martes. Esta compañía aportó un resultado negativo de 5,4 millones de euros en 2020, frente a los 48,4 millones positivos que había sumado en 2019 -esta cifra supone el 13,7% del total-.

Invicat consiguió unos ingresos de 116 millones en 2020, lo que implica el 2,9% del total. Cinco décimas por encima del 2,4% que registró en 2019, con 130 millones. El ebitda de la concesionaria ascendió a 98 millones en el último ejercicio, el 3,7% del total; también superior al 3% de 2019 (112 millones).

La suma de Acesa e Invicat representó una aportación positiva a los resultados de Abertis de casi 33 millones en 2020

La suma de Acesa e Invicat representó una aportación positiva a los resultados de Abertis de casi 33 millones en 2020, ejercicio en el que incurrió en pérdidas por el hundimiento de los tráficos en el marco de la pandemia. Ahora bien, en 2019, por tanto sin esta situación excepcional, el impacto positivo en las cuentas del grupo fue de 166,2 millones de euros, lo que representa el 47,2% del total. Un peso que, en todo caso, se ha visto acotado con las adquisiciones en México en Estados Unidos mencionadas.

En cuanto a los ingresos, entre ambas concesiones sumaron 534 millones en 2020, el 13,2% del total. En 2019 este porcentaje era del 12,7%. Y por ebitda, los 475 millones que cosecharon en el pasado curso equivalieron al 18%, frente al 15,5% de un año antes. Estos incrementos devienen en gran parte por el final de la concesión de Aumar el 31 de diciembre de 2019.

España rebajará a casi la mitad su peso en la cuenta de resultados de la multinacional

En conjunto, el próximo martes revertirán a las Administraciones un total de 544,8 kilómetros. De ellos, 442,4 kilómetros se ubican en Cataluña, que dejará de tener vías estatales de pago, y 102,4 kilómetros en Aragón.

Con la reversión de estas autopistas, España perderá el papel estelar que siempre ha jugado en el balance de Abertis. Así, al cierre del primer semestre, acaparaba el 20,3% de los ingresos del grupo y el 22,8% del ebitda. Estos porcentajes se verán rebajados a cerca de la mitad con el vencimiento de Acesa e Invicat.

Con todo, Abertis aún recibirá una compensación millonaria por parte del Estado por obras y flujos de tráficos. El Gobierno admite 1.291 millones, aunque la compañía reclama más de 3.000 millones.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin