Empresas y finanzas

Portugal podrá intervenir en la venta de la eólica de los Masaveu a China

  • La CNMC cree que ERSE debe evaluar la compatibilidad con la presencia en REN
  • China tiene participaciones en ingenierías del sector nuclear, en renovables y gas
Cani Fernández, presidenta de la CNMC.

La Entidade Reguladora dos Serviços Energéticos de Portugal (ERSE), un organismo similar a la Comisión Nacional de Mercados y Competencia española, tendrá que decidir sí impone condiciones a China Three Gorges -uno de los principales accionistas de EDP- por la operación de compra de 18 parques eólicos y una planta fotovoltaica ubicada en España.

Esta insólita situación se produce tras el análisis encargado por la Secretaría de Estado de Energía a la CNMC para informar a la Junta de Inversión Exterior (Jivex) en la elaboración de su informe definitivo sobre esta operación, una autorización obligatoria para que pueda llegar a buen puerto la venta.

La Comisión Nacional de Mercados y Competencia, en un informe al que tuvo acceso elEconomista, considera que corresponde al regulador portugués analizar la presencia de China en el capital de REN, la homóloga de Red Eléctrica, tras la adquisición de las sociedades Wind Rose Renewables y Céfiro Energía. ERSE debe valorar el cumplimiento de la normativa europea que obliga a limitar la presencia de generadores en el gestor técnico del sistema con el objeto de mantener su independencia.

En opinión de la CNMC, debe ser la institución que ha certificado la separación de propiedad del gestor de la red de transporte la que verifique el mantenimiento de las condiciones de independencia que han sustentado tal certificación.

China Three Gorges llegó a un acuerdo con la familia Masaveu, así como con el grupo belga Korys, holding de inversión de la familia Colruyt y un pool de inversores portugueses liderados por Exus Management Partners para hacerse con esta cartera de renovables, que se suma a otra comprada a X-Elio.

China Three Gorges es propiedad del Sasac Central y esta instituciones cuenta con una amplia presencia en empresas españolas del sector energético. El poder chino está presente, por ejemplo, en grandes empresas como Redexis, donde ostenta un 33% del capital social y Cosco Shipping.

Según el informe de la CNMC, en estos momentos bajo dependencia del Sasac Central de China se sitúan también Novenergia II que invierte en proyectos de energías renovables alrededor de toda Europa, bajo la forma de un fondo de inversión ubicado en Luxemburgo. Su filial en España tiene control exclusivo sobre el fondo europeo con una participación del 75% de su capital social, a través de su filial China Datang Corporation.

El Sasac Central tiene además bajo su mando a Ghesa Ingeniería y Tecnología, Empresarios Agrupados Internacional y el Grupo Aldesa, lo que le otorga una importante presencia en el área de ingeniería, especialmente, en el sector nuclear. Esta empresas cuentan también con dos centrales eólicas en Pontevedra con una capacidad de 53 MW, Parque eólico Orrea y Parque eólico Mesada, y una solar fotovoltaica en Cáceres.

China cuenta también con Elecday Barchin, que tiene un parque eólico en Cuenca con una capacidad de 28 MW y con Nusim que opera en el sector energético nuclear, con actividades como el tratamiento de residuos radioactivos y el desarrollo de productos para la protección radiológica.

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.