Empresas y finanzas

El creador de la vacuna de Pfizer cree que hará falta una tercera dosis entre nueve y 12 meses después de la segunda

  • Espera un alta efectividad contra la variante india, mucho más agresiva
Ugur Sahin. Foto: Getty.

El cofundador de la farmacéutica alemana BioNTech, Ugur Sahin, confía en que la vacuna desarrollada por su laboratorio y distribuida junto a su socio estadounidense Pfizer sea "efectiva" también contra la variante india, pero advierte de que hará falta una tercera dosis de recuerdo para mantener la máxima eficacia una vez haya pasado cerca de un año desde el primer pinchazo o nueve meses.

"Nuestro método se basa en las experiencias adquiridas contra el cáncer. Experimentamos con muchas variantes y, hasta ahora, en todas hemos logrado buenos resultados", ha indicado Sahin en un encuentro virtual con representantes de medios extranjeros en Alemania.

"Confío en que obtendremos también buenos resultados frente a la variante india", ha añadido, respecto a esta mutación, mucho más agresiva que las anteriormente detectadas. Hasta ahora su vacuna había mostrado su efectividad "en prácticamente todas" las mutaciones conocidas.

Sahin, quien dirige BioNTech junto a su esposa y también científica Özlem Türeci, ha advertido de que, en cualquier caso, la máxima efectividad de su fármaco -un 97%- no se alcanza hasta siete días después de haber recibido la segunda dosis. ha recordado, además, que a los seis meses de haberse logrado esa máxima inmunidad, a través de la segunda dosis, ésta empieza a descender.

De acuerdo a sus estimaciones actuales, ello implicaría que, entre los nueve meses y el año siguiente probablemente deberá inyectarse una tercera, para garantizar el mantenimiento de la máxima inmunidad.

Sahin se ha mostrado cauteloso en lo que respecta a la liberación de restricciones para los vacunados. Está claro que ésta va a producirse, ya que "todos esperamos recuperar la normalidad", pero debe evitarse caer en "discriminaciones" entre ciudadanos inmunizados y los que no lo están. "Hay que ser muy precavido y no caer en la llamada 'cultura de la envidia'", ha aconsejado.

comentariosforum1WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
forum Comentarios 1
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.

ana
A Favor
En Contra

Claro, y después un recordatorio anual, venga ya.

Puntuación 1
#1