Empresas y finanzas

ACS vende a Vinci su negocio industrial por casi 4.980 millones

  • Incluye un pago variable de hasta 600 millones por el desarrollo y venta de renovables
  • Los grupos español y francés crean una sociedad conjunta para promover renovables
Florentino Pérez, presidente de ACS

ACS y Vinci han sellado el acuerdo vinculante de compraventa de la mayor parte de la división industrial del grupo español, que tiene como principal bastión la ingeniería Cobra, por entre 4.930 y 4.980 millones de euros en metálico.

La operación finalmente no incluirá la contraprestación en acciones del grupo galo que se había planteado inicialmente, tal y como avanzó hace un mes el presidente de ACS, Florentino Pérez, pero sí una alianza entre ambas compañías para desarrollar energías renovables.

La multinacional española se desprende así de su principal fuente de beneficios


La multinacional española se desprende así de su principal fuente de beneficios –en 2020 aportó el 54% del total–, pero obtiene recursos muy sustanciosos para potenciar su apuesta por las concesiones de infraestructuras y las energías renovables.

Vinci, por su parte, emerge como uno de los principales contratistas de España con una cartera de más de 2.100 millones y da un salto mayúsculo en su apuesta por las actividades industriales, donde tiene ya una destacada presencia con Vinci Energía, principal generador de ingresos del grupo.


El importe pactado es ligeramente inferior a los 5.200 millones en que se valoró la transacción el pasado mes de octubre, de los que Vinci propuso pagar 2.800 millones en metálico y los 2.400 millones restantes a través de una participación en su capital, que a la cotización de entonces habría representado más del 5% –lo que suponía para la firma española convertirse en su primer accionista–, o en efectivo.

Ahora bien, en el nuevo acuerdo, ACS se reserva un cobro variable de hasta 600 millones en efectivo por el desarrollo y venta de proyectos de energías renovables en los próximos siete años. Por tanto, la empresa liderada por el también presidente del Real Madrid podría cobrar hasta 5.580 millones. La transacción está condicionada a las autorizaciones pertinentes.

ACS retendrá principalmente en su poder Zero-e y quince concesiones


El perímetro de la transacción incluye, además de las actividades de ingeniería y obras, las participaciones en ocho concesiones de proyectos principalmente de energía así como la plataforma de desarrollo de nuevos proyectos en el sector de energía renovable. ACS retendrá principalmente en su poder Zero-e y quince concesiones cuyo proceso de segregación se llevará a efecto antes de la ejecución de la compraventa. Esta parte incluye la alianza con la lusa Galp por la que la compañía española vendió a la lusa el 75,01% de las plantas fotovoltaicas en España. El valor de los activos que permanecen en la órbita de ACS, que incluyen las filiales Electren y Roura & Cevesa, se aproxima a los 1.600 millones.

La contraprestación acordada en la transacción se desglosa de la siguiente manera: a la ejecución de la compraventa, ACS percibirá un mínimo de 4.930 millones de euros y un máximo de 4.980 millones de euros. Este pago se compone de un pago fijo de 4.200 millones y un pago adicional mínimo de 730 millones y máximo de 780 millones, principalmente como compensación por la caja de la compañía, cuyo importe exacto se definirá en función de los resultados del perímetro vendido a la fecha de ejecución de la compraventa.

El potencial del negocio que compra Vinci alcanza los 15 GW

Asimismo, recoge un pago variable máximo de 600 millones de euros en metálico a razón de 20 millones de euros por cada medio GW (gigavatio) desarrollado por la división industrial (hasta el estado de listo para construir) entre el 31 de marzo de 2021 y hasta los siete años siguientes a la ejecución de la transacción, prorrogable por 18 meses adicionales si el negocio industrial vendido no alcanzara a desarrolar 6 GW en los primeros 42 meses. El potencial del negocio que compra Vinci alcanza, a corto y medio plazo, los 15 GW de proyectos solares y eólicos terrestres y los 8 GW de eólica marina.


ACS no ha revelado aún el importe de las plusvalías, pero las estimaciones apuntan a que podrían aproximarse a los 4.000 millones.


Adicionalmente, ACS y Vinci se han comprometido a crear una empresa conjunta a la que aportarán, a precio de mercado y una vez que estén terminados, conectados a la red y listos para producir, todos los activos renovables que desarrolle la División Industrial objeto del acuerdo, como mínimo, en los ocho y medio años siguientes a la ejecución de la compraventa.


Vinci tendrá un 51% de derechos políticos y económicos y ACS el restante 49% de esta empresa que "es un elemento esencial de la creación de valor de la transacción para el Grupo ACS", según ha explicado la compañía española en un comunicado a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).
ACS se desvincula con esta venta de la mayor parte de su división de servicios industriales, con la que está presente en más de 50 países. Su actividad está orientada al desarrollo, construcción, mantenimiento y operación de infraestructuras energéticas, industriales y de movilidad a través de empresas como Cobra, Cymi, Dragados Offshore, Imesapi, ETRA, Initec Energía, Intecsa Ingeniería Industrial, Maessa, Maetel, MASA, Makiber, SEMI y SICE. En conjunto, Vinci se hace con un conglomerado con 45.000 empleados.

Resistencia

En 2020, los resultados de la división se vieron afectados por la pandemia, aunque en términos generales resistió mejor que otras áreas de actividad de grupo. En concreto, el beneficio se contrajo un 48%, de 600 millones a 312 millones, el resultado bruto de explotación (ebitda) cayó un 4,6%, hasta 661 millones, las ventas se contrajeron de 6.530 millones a 5.850 millones (-10,4%) y la cartera bajó un 10,2%, hasta 8.916 millones.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin