Empresas y finanzas

El Banco de España rechaza topar el precio del alquiler y pide más oferta pública

  • De Cos urge reformas y que no se usen los fondos europeos de sustitutivo
  • Pide a la banca que use los colchones de capital para elevar provisiones
  • Insta a elevar el IVA superreducido para mejorar la recaudación

El Banco de España rechaza limitar el precio del alquiler y pide como solución aumentar la oferta de vivienda por parte del sector público. El gobernador del organismo, Pablo Hernández de Cos, aseguró este lunes en un desayuno informativo organizado por Europa Press que controlar los precios no es la mejor opción para encontrar una solución a largo plazo que mejore el acceso a este mercado de las capas más vulnerables de la población.

De Cos considera que sería más efectivo un incremento de la oferta de viviendas en alquiler, para lo que se podrían introducir "incentivos fiscales". "Sería una posibilidad que se está discutiendo", dijo.

"Algunos países han optado por combinar la introducción de garantías públicas con incentivos fiscales sobre el sector privado promotor de vivienda en alquiler", explicó y consideró crucial garantizar la seguridad jurídica de los propietarios. En este sentido, Hernández de Cos dijo que para resolver el problema de la vivienda en el largo plazo "las medidas de política económica que se apliquen deben focalizarse en el incremento de la oferta", lo que se puede hacer a través del sector público, con medidas de promoción de vivienda para determinados sectores de población. En el caso de los controles de precios, en el medio plazo se demuestra que pueden restringir la oferta e incluso, en ocasiones, generan incrementos en los precios en las zonas no controladas.

Por otro lado, destacó la necesidad de que los partidos políticos dejen atrás la fragmentación para hacer reformas estructurales urgentes, al margen de la llegada de los fondos europeos, ya que a su juicio no se pueden utilizar como sustitutivos a las necesidades del país. Asimismo, instó al Gobierno a ser flexible con el volumen de ayudas directas (aprobó un paquete de 7.000 millones) y que esté dispuesto a ampliarlo si las circunstancias de las empresas lo requiere. Además, señaló que de la viabilidad de las empresas va a depender la estabilidad del sector financiero, por ello, insta a mantener los apoyos para evitar una crisis financiera y el cierre del crédito que ahondaría más en la recesión.

Hernández de Cos se reconoció preocupado por la actual división política, a la que España no está acostumbrada, y destacó que es importante que se pueda convivir con ella sin que impida llegar a acuerdos que den solución a las necesidades del país. A su juicio, uno de los retos que afronta en la actualidad el país es llegar a consenso sobre políticas económicas con continuidad en el tiempo. "Si no se realizan con consenso, la durabilidad de las reformas sería muy reducida", dijo.

En esta línea, urgió a empezar a diseñar un programa de consolidación fiscal para reducir el alto endeudamiento público no para aplicar de forma inmediata, al menos hasta que acabe la fase más cruda de la actual recesión, pero sí para ganar credibilidad.

Elevar el IVA

Hernández de Cos ha recordado que solo hay dos patas para reducir el alto endeudamiento; reducir el gasto público y elevar los impuestos. Al respecto, aseguró que en el caso de gasto, hay margen para reducirlo y ganar eficiencia. Respecto a los impuestos, dijo que la estructura impositiva española es más baja de la media de la UE y la menor recaudación se concentra particularmente en la imposición sobre el consumo. "Los problemas recaudatorios en España no tienen que ver tanto con la existencia de tipos marginales inferiores a otros países sino con la existencia de deducciones y desgravaciones fiscales mucho más numerosas, el ejemplo más evidente es el del IVA, donde el tipo general del IVA es equivalente al de la media de la UE y sin embargo la capacidad recaudatoria de ese impuesto en nuestro país es más a la baja", espetó. A su juicio, esto se explica porque los bienes gravados a los tipos superreducidos son más bajos. "Sabemos que muchas veces las desgravaciones fiscales en general no cumplen sus objetivos, tienen un componente de peso muerto muy importante y generan ineficiencias", señaló.

El gobernador dijo que la estructura del IVA en España tiene menor peso en la imposición sobre el consumo que en el resto de las imposiciones. "La imposición sobre el consumo es menos distorsionadora y hay un componente que tiene que ver con el medio ambiente que es mucho menos utilizado en España", aseveró. Así, instó a focalizarse en aquellos impuestos que permiten generar desincentivos a las actividades que más dañan el medio ambiente.

Falta de productividad

Por otro lado, el gobernador apuntó a que la llegada de los fondos europeos no puede ser un "sustitutivo" para dejar de realizar las reformas estructurales necesarias para el país. "España necesita de un aumento de su crecimiento potencial. Lo necesitaba ya antes de la pandemia y lo necesita aún más ahora. El reducido crecimiento potencial de la economía española durante las dos últimas décadas se ha debido, fundamentalmente, a la pobre dinámica de la productividad", destacó. Una dinámica que, en su opinión, se ve limitada por varios problemas estructurales, entre los que destacan el reducido tamaño medio de las empresas, ciertas deficiencias regulatorias sectoriales y en el marco que determina el dinamismo empresarial, así como déficits importantes en capital humano y tecnológico.

Respecto al fondo de 11.000 millones para ayudar al tejido empresarial aprobado por el Gobierno hace dos semanas, de los que 7.000 millones se vehicularán en forma de ayudas directas a empresas y pymes, dijo que es necesario que el Gobierno sea flexible respecto al volumen de estas ayudas y esté dispuesto a ampliarlo en función de las circunstancias de las compañías.

Subida de la morosidad

Respecto al sector financiero, De Cos aseguró que es evidente que la morosidad va a subir, como ya se ha visto que ha ocurrido con algunas moratorias de créditos a empresas y préstamos personales ya expiradas. Por ello, el gobernador pidió a la banca que realice un reconocimiento adecuado y a tiempo de los deterioros, elevando las provisiones para protegerse, y subrayó la importancia de continuar siendo prudente con el reparto de dividendos. Para elevar estas provisiones, el gobernador instó al sector financiero a utilizar los colchones de capital.

"Las autoridades supervisoras hemos seguido subrayando que el uso de los colchones de capital por parte de las entidades es adecuado para reconocer el deterioro del crédito y seguir proporcionando crédito solvente a familias y empresas. Las entidades tendrán tiempo suficiente para volver a cumplir con los requerimientos de capital y el inicio del proceso nunca se hará antes de que los principales efectos de la pandemia se hayan disipado", recalcó.

En paralelo, en cuanto a la política fiscal, "el apoyo en esta fase debe focalizarse en las empresas y grupos poblacionales más afectados". A su juicio, un aspecto particularmente relevante es el apoyo a las empresas viables que, dada la magnitud y la duración de la crisis, han visto deteriorada su solvencia. En caso de que se materializaran, estos problemas de solvencia no solo provocarían una destrucción de tejido productivo y de empleo, en empresas que podrían ser viables en el escenario post-pandemia; también "acabarían afectando a la posición patrimonial del sector bancario, que podría responder con una restricción crediticia que realimentara los efectos negativos sobre la capacidad de recuperación y el crecimiento económico a medio plazo".

De Cos insistió en que las fusiones bancarias son una herramienta útil para mejorar la rentabilidad de las entidades, ya tocada antes de la pandemia por los bajos tipos, pero más afectada en la crisis por las provisiones realizadas por el sector. Así, también urgió a las integraciones transnacionales como solución. Respecto a la unión de CaixaBank y Bankia, materializada desde este lunes, defendió la operaciones asegurando que la CNMC ya ha vigilado que no se produzcan efectos en la competencia. No obstante, también destacó que en la actualidad los bancos ya no solo compiten entre ellos, también con las grandes tecnológicas y las fintech, que también impactan en su rentabilidad. Por ello, urgió a la necesidad de un sector más eficiente a través de la reducción de costes y el impulso de la digitalización.

comentarios4WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin

Comentarios 4

En esta noticia no se pueden realizar más comentarios

Usuario validado en Google+
KIKO GOMEZ ORTIZ
A Favor
En Contra

Hacen falta las dos cosas; topar los abusos y construir viviendas públicas para alquiler. Y blindarlas contra su venta a terceros.

(Botellazos, se llama a eso)

Puntuación 3
#1
Xlpol
A Favor
En Contra

La vivienda pública encarece el precio y beneficia a los delincuentes (en este caso suele ser el sector público) al eliminar recursos a la justicia. Prohibir al sector público entrar en vivienda genera que el más poderoso no pueda cometer delito y el ahorro se puede usar en aplicar justicia.

Puntuación 0
#2
sefe
A Favor
En Contra

como se nota que el BCE no quiere controlar el alquiler.... la propuesta que da es inútil

Puntuación 0
#3
Usuario validado en Facebook
Josep Ribes
A Favor
En Contra

¡¡¡ Tan difícil es verlo ¡¡¡.

Puntuación 1
#4