Empresas y finanzas

Renfe mejorará el contrato de las cafeterías del AVE tras quedarse desierto

  • Licita por 96 millones los servicios de tierra al no poder dárselos a Logirail
  • No logra el permiso de Hacienda para subir el presupuesto de personal de la filial
Trenes de AVE de Renfe.

Renfe trabaja contrareloj para llegar a julio con la explotación de las cafeterías y el servicio en las estaciones garantizado. El operador ferroviario está revisando el pliego del contrato de servicio a bordo en el AVE después de que el concurso quedara desierto.

Las nuevas condiciones fijadas por la compañía han echado para atrás hasta a Ferrovial, la firma que lleva desde 2013 encargándose de gestionar el catering y el bar de los trenes, entre otros servicios, porque se optó por un modelo concesional que reduce un 75% el pago fijo y deja a riesgo y ventura del concesionario completar la facturación con la venta a bordo.

El modelo concesional planteado por el operador echa para atrás a todas las empresas

Así, Renfe, que sólo estaba dispuesta a pagar 122 millones en cinco años por la asistencia y atención al cliente, está revisando al alza la propuesta económica para hacerla más atractiva y reducir los riesgos del adjudicatario, que tendría que desarrollar nuevos negocios dentro del tren para mejorar sus ingresos y abonar un fee. Fuentes cercanas al operador explican que la principal opción es subir la oferta manteniendo el nuevo modelo, que reduce el riesgo para Renfe en pleno covid-19, aunque no se descartan cambios más profundos.

En este punto, estas mismas fuentes señalan que Renfe retrasó el consejo de administración de finales de febrero a hoy, ocho de marzo, para aprobar el nuevo pliego modificado y la adjudicación a Alstom y Stadler del macrocontrato de trenes de Cercanías por 2.445 millones de euros. Y es que el operador tiene cierta prisa por resolver definitivamente el contrato de las cafeterías, que sigue en manos de Ferrovial, con la que ha firmado una nueva prórroga hasta finales de junio. El operador suspendió en marzo del año pasado la adjudicación de un primer contrato por la pandemia y todavía no ha logrado desatascarlo. El servicio a bordo de los AVE y Larga Distancia emplean a unas 2.000 personas que en muchos casos siguen en ERTE. No en vano, todavía no se ha activado toda la oferta de alta velocidad, que ha visto desplomarse su demanda un 63%.

Además de las cafeterías, Renfe también está teniendo problemas con su plan para internalizar los servicios de tierra. El operador lleva meses tratando de dejar en manos de su filial Logirail la atención e información en las estaciones pero todavía no ha conseguido el visto bueno del Ministerio de Hacienda para aumentar la partida de gasto de personal de Logirail, un paso básico para absorber a las 500 personas que prestan el servicio en las estaciones de AVE y Larga Distancia. Así, tras firmar una prórroga con Ferrovial, que daba el servicio junto a Acciona desde 2017, Renfe ha vuelto a licitar el contrato por un máximo de 96 millones de euros (sin IVA). Las empresas tienen hasta el 15 de marzo para presentar las ofertas y está previsto que el servicio empiece el próximo uno de julio.

Licita los contratos de atención en las estaciones de Cercanías y AVE y Larga Distancia

Según los pliegos de la licitación a los que ha tenido acceso elEconomista, el contrato tiene un primer plazo de ejecución de 24 meses, por los que pagará un máximo de 42 millones de euros (IVA incluido), e incluye una prórroga de otros 36 meses: en total cinco años. Además, debido a la pandemia y las limitaciones a la movilidad, el operador incorpora un suelo garantizado en el contrato por el cual pagará siempre cada mes un mínimo de 769.541 euros, unos 9,2 millones al año.

Además de los servicios de tierra de AVE y La Distancia, que incluyen las taquillas (check-in y venta de billetes), control de accesos, puntos de información, megafonía y salas club, entre otros, Renfe también ha relicitado los servicios de atención al pasajeros en las estaciones de Cercanías de Madrid y ha prorrogado los de Barcelona. El grupo también quería dejar en manos de Logirail estos servicios. Fuentes cercanas a Renfe explicaron a este diario que el grupo se reserva la posibilidad de no adjudicar el contrato si Hacienda da vía libre a Logiral, algo que parece lejano.

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin