Empresas y finanzas

IAG registrará unas pérdidas históricas de 4.704 millones en 2020

  • El mercado prevé que cierre el año pasado con una caída de ingresos del 69%
Avión de Iberia

IAG ha cerrado el peor año de la historia de la aviación con unas pérdidas récord que el consenso del mercado recogido por FacSet ha cifrado en 4.704 millones de euros. En 2019 el holding ganó 1.715 millones. La estimación de los analistas ha ido deteriorándose en los últimos meses por la tercera ola del Covid, que truncó las expectativas de mejora de Iberia y cortó las alas de British Airways con cuarentenas y cierres en Reino Unido. Así, en diciembre el mercado espera unos números rojos de 4.585 millones.

El holding que dirige Luis Gallego publica en su página web el consenso de 25 analistas que siguen a la compañía y que calculan que IAG registrará un resultado operativo antes de las partidas excepcionales de -4.452 millones de euros de mediana, siendo la previsión más optimista de -3.680 millones, una cifra cercana a los -3.200 millones publicados en septiembre.

La también dueña de Vueling se apuntó en los nueve primeros meses del año 2.755 millones de euros de partidas excepcionales por las coberturas de combustible pérdidas, entre otras cosas, por lo que el déficit neto reportado será mayor. Ente enero y septiembre, las pérdidas netas alcanzaron los 5.567 millones.

Tras los números rojos previstos para todo el año se encuentra el desplome de los ingresos por las restricciones a la movilidad que se han ido manteniendo a lo largo del año por los rebrotes y la detección nuevas cepas de coronavirus. La práctica desaparición de la demanda de viajeros se traduce en un descenso del 69% de los ingresos del grupo aéreo, que apenas habría facturado 7.882 millones.

El descenso se puede ver parcialmente compensado con las medidas de ajuste puestas en marcha para frenar la salida de caja, como la reducción de la flota operativa y la red de rutas, los despidos en British Airways y Aer Lingus, los Ertes en Iberia y Vueling, la reducción de las inversiones y el cierre de las divisiones de Francia y Austria de Level.

Asimismo, el holding hispanobritánico ha potenciado el negocio de carga, que ha elevado sus ingresos pese a la caída de la actividad por la menor capacidad. En este punto, la compañía ha conseguido contratos para transportar vacunas, las últimas a Santo Domingo, y ha transformado aviones en cargueros para aumentar la oferta. Según el consenso de FacSet IAG, que presenta los resultados el 26 de febrero, ha cerrado el año con un ebitda negativo de 2.435 millones.

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin