Empresas y finanzas

El sector turístico prevé duplicar su actividad en 2021 tras la caída del 69% en 2020

  • Exceltur estima que el PIB turístico suba de 48.051 millones a 96.369 millones, aún un 37,6% inferior al nivel de 2019
  • Reclama ayudas directas por 5.316 millones y ERTEs estructurares hasta final de año
José Luis Zoreda, vicepresidente ejecutivo de Exceltur

El sector turístico afronta 2021 con la previsión de superar a partir del segundo trimestre lo peor de la crisis generada por la pandemia y poder cerrar el año con una subida de la actividad del 100%, hasta alcanzar los 96.369 millones de euros. Una cifra que duplicaría los 48.051 millones registrados en 2020, lo que implica un desplome del 69% (106.000 millones), pero representan aún un 37,6% menos que los 154.487 millones que se generaron en 2019, según el balance anual las perspectivas elaboradas por la Alianza para la excelencia turística (Exceltur).

La situación laboral de los trabajadores turísticos ha estado sometida a un parón, a la vez que a una continua incertidumbre por la falta de actividad, que ha llevado a una parte relevante de empresas a acudir a la protección de los ERTE (Expedientes de Regulación de Emploe Temporal) y a la no contratación o despido en relación con la situación de 2019. En total a cierre de diciembre con datos de la Seguridad Social, en España hay 728.000 afiliados de ramas turísticas afectados por la inexistencia de actividad, 435.000 todavía manteniendo su empleo y 293.000 que han sido despedidos o no han sido contratado en relación a diciembre de 2019.

El crecimiento de la actividad turística para 2021 permitirá elevar el peso del turismo sobre la economía al 8,2% del PIB en 2021, 3,9 puntos por encima de 2020. En el año recién finalizado, se situó en el 4,3%, frente al 12,4% de 2019.

Las actuales estimaciones de Exceltur para 2021 del PIB turístico español (actividad directa más indirecta) se sustentan "en un primer trimestre de muy baja actividad, una suave y paulatina recuperación de la demanda española en el segundo trimestre, un verano sustancialmente mejor que el de 2020 por mayor impuso de los españoles y una notable reactivación de los extranjeros".

El ejercicio turístico vendrá determinado por el ritmo y eficacia de vacunación, la regulación, la movilidad y la capacidad de supervivencia de las empresas

El año en curso estará marcado, en cualquier caso, "por una extrema volatilidad e incertidumbre", señalan desde Exceltur. El ejercicio turístico vendrá determinado por el ritmo y eficacia de vacunación, la rápida implantación de normativas internacionales homogéneas de control sanitario, movilidad y apertura de fronteras, y las capacidades de supervivencia empresarial, y las económicas de familias y empresas para viajar. Las actuales y previsibles nuevas medidas de restricción a la movilidad impuestas, tanto por los países emisores como por las propias Comunidades Autónomas españolas, conllevan que en enero un 85,9% de la demanda turística a España esté bloqueada, de ahí que los empresarios turísticos prevén nuevas caídas del 79% en sus ventas solo en el primer trimestre.

Aunque se descuenta una reactivación más temprana del mercado español en 2021, por ser el primer mercado para el que se eliminarán las restricciones a la movilidad interna, su capacidad de gasto turístico se verá lastrado por unos menores niveles de empleo y capacidad de gasto de las familias españolas.

Las distintas restricciones a la movilidad y a la concentración/interactividad social de personas para controlar el Covid-19 han paralizado durante la mayor parte de 2020 (segundo y cuarto trimestre casi al completo) la actividad turística. Ello ha afectado tanto la llegada de los turistas extranjeros, como a los viajes de los españoles dentro y fuera del territorio español, "hasta poner en peligro la supervivencia y empleo de una parte cada día más relevante del tejido turístico", advierte Exceltur.

Las empresas turísticas son las que más sufren con diferencia el impacto del Covid, dentro del conjunto de la economía española

Las empresas turísticas son las que más sufren con diferencia el impacto del Covid, dentro del conjunto de la economía española: las ventas de las agencias de viajes se desplomaron en 2020 un 80%, las empresas de ocio un 71,1%, los hoteles un 66,6%, las líneas aéreas un -65,5% y el rent a car un 50,3%, "sin que además ningún subsector turístico pueda almacenar servicios no vendidos, mientras en los otros grandes sectores de la economía, apenas bajan del 20% en 2020".

En este contexto, los empresarios turísticos cuestionan por insuficientes las medidas aplicadas por el Gobierno de España en favor del sector turístico con una valoración de 4,2, en un baremo de 1 a 10. "Más allá de las correctas medidas generales de apoyo del Gobierno para toda la economía, tomadas en abril 2020 (avales ICO y en especial los ERTE,s), los empresarios turísticos han echado en falta medidas de apoyo más específicas y directas a fondo perdido, como han aplicado muchos países europeos, especialmente ante el rebrote de la segunda y la tercera ola", denuncia Exceltur.

Las ciudades con mayor peso del turismo extranjero (Barcelona -86,4% en ingresos turísticos, Madrid -80,6% y Sevilla -80,2%), los destinos vacacionales de Baleares (Mallorca -91,8%, Ibiza -86,8% y Menorca -81,6%) y Canarias (Lanzarote -75,2%, Fuerteventura -73,2%, Tenerife -72,1% y Gran canaria -69,8%) y las costas (de Barcelona -90,9%, Dorada -83,0%, la del Sol - 79,7% y la Blanca -76,6%) son los destinos que más sufren con caídas en ventas por encima del 70%. Cantabria y Asturias son, por su parte, las que mejor aguantan gracias al peso de la demanda española en el verano, aunque cierran 2021 con descensos del 50%.

Además de mantener el plan de la SEPI, la situación requiere un ERTE estructural hasta diciembre y ayudas directas de 5.316 millones

El escenario actual, en enero de 2021, requiere, a juicio de Exceltur, "con urgencia además de mantener el plan de la SEPI de apoyo en general para todas las empresas, un plan de rescate específico para el turismo basado en otros tres grandes pilares: la figura de un ERTE estructural hasta diciembre de 2021 y ayudas directas de 5.316 millones como única posibilidad de asegurar el salvamento de un buen número de empresas turísticas españolas viables".

"Las dramáticas perspectivas para el primer semestre de 2021 con nuevas caídas esperadas en las ventas de las empresas turísticas cercanas al-70% por las actuales y presumibles restricciones de movilidad, exigen disponer de un esquema de protección permanente del empleo turístico durante todo 2021 y la aplicación urgente de un plan de rescate al sector basado en ayudas directas, como ya llevan aplicando la mayor parte de países europeos desde que se desató la segunda ola de la pandemia", señala Exceltur.

El sector turístico acumulará al acabar el primer semestre de 2021, 15 meses de continuos descensos de facturación superiores al 70%, que tan sólo se han cubierto provisionalmente con la ayuda y compensación de algunos costes de la Seguridad Social de los trabajadores en ERTEs y el acceso a una financiación preferente con garantía ICO.

Acelerar la vacunación, clave

"Parta evitar que la situación del primer semestre de extienda es imprescindible para el sector que se acelere la vacunación para alcanzar la inmunidad de rebaño, prioritariamente antes del verano, de forma que, acompañado de los necesarios protocolos de viajes (pasaporte sanitario) se puedan contar ya con demanda extranjera. Liquidez a fondo perdido y ERTEs para el primer semestre e inmunidad de rebaño son las únicas esperanzas ya para el salvamento a corto plazo del sector turístico español", remacha Exceltur.

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin