Empresas y finanzas

El teletrabajo amenaza la supervivencia de los bares de 'menú del día'

  • La comida a domicilio se apunta como la mejor alternativa para encauzar estos negocios
Restaurante de menú del día. Imagen: EP.

El teletrabajo implica un cambio en los hábitos del consumidor que ya amenaza la supervivencia del "menú del día" en los bares y restaurantes españoles, que también notan la bajada en los cafés de media mañana y las comidas de negocios.

"El menú esta muerto", sentencia José -nombre ficticio- mientras se afana en limpiar una mesa vacía en el exterior de una cafetería situada a escasos metros de la madrileña calle Génova, una de las arterias normalmente más concurridas de la capital y que suele registrar mucho movimiento por la actividad en la Audiencia Nacional, la sede del PP y varias oficinas.

El trasiego parece cosa de otro tiempo. Aunque hay juicios, muchos se celebran de forma telemática y no todos los abogados acuden presencialmente, y ni siquiera la proximidad de la emblemática Plaza de Colón ayuda debido a la falta de turistas.

"Tenemos un 40% menos de negocio desde que reabrimos, hace una semana. La poca gente que viene a trabajar, lo hace a días sueltos. La mayoría de los bares cierran por la tarde porque no queda nadie", relata José, que acude raudo a atender a dos clientes en cuanto entran por la puerta.

Terrazas a medio gas

Un corto paseo por Génova le da la razón. Tres locales de grandes cadenas de restauración aparecen cerrados y el polvo incrustado en los cristales confirma que no abren sus puertas desde marzo. En la zona hay dudas incluso de si volverán a hacerlo alguna vez.

El Starbucks está medio vacío a las 10 de la mañana, algo inaudito en la pre-pandemia, y el Rodilla ni siquiera llena las pocas mesas de las que dispone en la calle. Un trabajador del restaurante mexicano Olemole confirma otra de las tendencias a las que apuntan los estudios de mercado: el envío de comida a domicilio es para algunos su tabla de salvación. "Ahora hemos pasado a tener todas las aplicaciones (Just Eat, Deliveroo, Ubereats y Glovo), porque por el local no aparece nadie hasta media tarde", explica.

La voz de alarma la dio la patronal Hostelería de España, cuyo secretario general, Emilio Gallego, pidió nada más acabar el estado de alarma "volver a la normalidad", cuestionó las bondades del teletrabajo y recordó el impacto negativo que está teniendo no volver a las oficinas no sólo en los bares y restaurantes de estas zonas, sino en el negocio en general.

Y no es un fenómeno exclusivo de las grandes ciudades. "Ya no hay comidas de empresa apenas, no quieren que muchos empleados se junten en torno a una misma mesa. Y olvídate de las comidas de negocios", corroboran desde el restaurante Arropes de Castellón, donde están "haciendo el pino puente" para llegar a fin de mes con el aforo reducido a menos de la mitad para dar mayor seguridad.

Lo mismo pasa en Logroño. "Se ha notado bajada en el menú del día, pero no sólo por el teletrabajo, ya que hay mucha gente que hace horario de 8 a 15 y se va a su casa a comer. También influye que no hay turismo", explican desde el Café Moderno, donde la caída es aún más pronunciada en desayunos y almuerzos.

La alternativa del 'delivery'

Sus testimonios son compatibles con las cifras publicadas esta misma semana por la consultora Kantar, cuyos datos apuntan a una recuperación del tráfico de clientes con la desescalada pero la facturación no evoluciona al mismo ritmo.

"Estamos viendo que se está recuperando el número de ocasiones que uno consume fuera del hogar, pero no coinciden con las que más gasto hacíamos, como pasa por ejemplo con la comida", comenta la especialista en el área de Kantar Edurne Uranga, quien destaca también el impacto que genera el movimiento relacionado con los padres que llevan a sus hijos al colegio.

Que el teletrabajo tendrá más peso en España que antes de la covid-19 parece un hecho, según Uranga, quien, no obstante, ve en este contexto una ocasión para reinventarse. "Trabajar en casa no siempre significa tener más tiempo para cocinar, vemos que cada vez más consumidores necesitan de soluciones rápidas y ahí se genera una oportunidad de negocio para el envío de comida a domicilio -reflexiona-. Y eso vale también para los bares independientes de menú del día y no sólo para las grandes cadenas".

comentariosforum8WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
forum Comentarios 8
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.

Nicaso
A Favor
En Contra

Como dice el dicho "mientras dura vida y dulzura ". Se acabó el negocio amigo, ni hay turismo ni el ciudadanito se puede gastar la pasta alegremente. En España hay demasiada instalación hostelera y el sector está necesitado de una reestructuración a corto plazo. El tema no se soluciona permitiéndole todo a los hosteleros cediéndoles la calle y permitiendo horarios y ruidos totalmente inaceptables. En Madrid no sólo hay juerguistas sino tambien trabajadores que necesitan descansar y a los que no se les puede dar la vara hasta bien pasada la medianoche. Por supuesto, a las 8 de la mañana ya empiezan con sus terrazas que son nuestra calle.

Como danmificado por uno de esos establecimientos que me joroba el sueño y usa las instalaciones de la macrocomunidad como si fueran suyas sin que nadie mueva un pelo, se pueden ir a la M que no echaré una lágrima por ello. Mientras duró el estado de alarma que paz, ahora un mesón restaurante hasta las tantas, todo ello con una cafetería o mesón de un tamaño ridículo.

Puntuación 14
#1
Bko
A Favor
En Contra

Con el 30% de paro no sufrieron, no creo que el teletrabajo llegue al 30%. Siempre me lo negaron y además me relegaban a trabajos para los que no había sido contratado ni tenía preparación y que no permitían el teletrabajo por requerir fuerza física directa y en el extranjero.

Puntuación 1
#2
problemas?
A Favor
En Contra

Los que preparábamos tupers para comer podremos comer mucho mejor, los que no quieren cocinar comerán cerca de sus casas o pedirán comida a domicilio.

Es cuestión de tiempo y que la gente se habitúe.

Y la salud de la gente será algo mejor en general, ya que se comerá más sano, lo veo todo ventajas.

Por desgracia el teletrabajo no llegara tanto como nos gustaría (y como se ha demostrado que se puede perfectamente)

Puntuación 12
#3
Luis
A Favor
En Contra

Por mi trabajo como fuera y no siempre en el mismo sitio, con esto del coronavirus los bares están limpios por lo general(ya era hora, ), y se come mejor, algo hemos ganado.

Puntuación 11
#4
Usuario validado en elEconomista.es
Amanda
A Favor
En Contra

No hay solución posible. La sociedad lo primero que debe ser es libre. Si eligen teletrabajo y no te adaptas a ello, se siente. Pero me parece un poco regular que tan siquiera se mencione este asunto. No es un inconveniente del teletrabajo, es ley de vida.

Puntuación 6
#5
Se buscan empleados para recogida de basura por teletrabajo.
A Favor
En Contra

Empresario manchego necesita recolectores de melones por teletrabajo.

Constructor ofrece plazas de alicatadores por teletrabajo.

.......

Los medios empresariales laborales, insertan miles de anuncios para captar tele trabajadores por la falta de mano de obra directa.

Puntuación 11
#6
Jesús
A Favor
En Contra

Habrá que ver qué pasa en septiembre, que es cuando de verdad se verá el impacto de todo esto. Ahora, se ha enlazado el confinamiento con el post confinamiento, la jornada intensiva y las vacaciones. Pero sé de muchos a los que se les acaba el plan en septiembre, por más que sean claras las bondades del teletrabajo. Así que la verdadera imagen la tendremos después del verano.

Puntuación 5
#7
Rmart
A Favor
En Contra

No, el teletrabajo, se va a cargar el 30% de la hostelería y a su vez a sus pequeños proveedores, nuestro mercado no es industrial, sino de sector primario, turismo y servicios. No es para alegrarse

Que el teletrabajo ha venido para quedarse, pero incluso en eso, no somos ninguna añadido de valor para la empresa.

Al igual que la hostelería va a pasarlo mal, con el tiempo las empresas contratarán fuera de sus fronteras a profesionales de primer nivel, a mitad de precio.

Ahora si bienvenidos , ahora sí, a la globalización del trabajo.

Puntuación 0
#8