Empresas y finanzas

Abengoa y la banca negocian contra reloj para evitar concurso de acreedores

  • Buscan una solución que permita a la compañía recibir 300 millones
  • En 2016 la empresa estuvo al borde de la mayor quiebra de España

Abengoa y la banca negocian contra reloj para buscar una solución que permita a la compañía recibir 300 millones antes de finales de julio y evitar el concurso de acreedores, como ya ocurrió entre 2015 y 2016, cuando estuvo al borde de protagonizar la mayor quiebra de España. Los inversores han castigado esta información llevando a los títulos de la compañía a dejarse un 13,56% los títulos de clase A y un 22% los de clase B en la sesión de este viernes.

La compañía necesita avales por esa cantidad y, según explican fuentes próximas a la negociación, ha recurrido una vez más a sus principales bancos acreedores, el Santander, Calyon y Bankia. La situación no parece especialmente preocupante porque estas tres entidades estarían dispuestas a seguir apoyando a Abengoa.

Sin embargo, al tratarse de una gran cantidad, la operación sería más fácil si la empresa obtiene el apoyo también del resto de acreedores, entre ellos el propio Estado, a través del ICO. Fuentes de la propia Abengoa reconocen que están inmersos en la negociaciones e intentan recabar el apoyo público no sólo del ICO sino también de Cesce, la compañía que gestiona el seguro de crédito a la exportación por cuenta del Estado y aporta soluciones para la gestión del crédito comercial. Y la compañía confía en que las negociaciones lleguen a buen puerto tanto con bancos, como con bonistas y proveedores.

A cierre de 2019, Abengoa contaba con más de 14.000 empleados en todo el mundo y había aumentado sus ventas un 15 % en tasa interanual, hasta 1.493 millones de euros. Además, gracias a que su resultado de explotación o ebitda había crecido un 60%, hasta 300 millones, sus pérdidas se redujeron un 65,5 , hasta 517 millones.

La deuda financiera de Abengoa rozaba los 6.000 millones de euros, exactamente 5.948 millones, tras crecer un 5% en 2019. La compañía arrastra problemas desde 2015, cuando estuvo a punto de protagonizar la mayor quiebra de España, aunque la evitó tras renegociar su deuda, próxima entonces a los 9.000 millones, y que ha refinanciado varias veces y ha conseguido reducir con la ayuda de la venta de activos.

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.