Empresas y finanzas

Sareb vende viviendas al Gobierno de Canarias en su segunda operación con una comunidad autónoma

Sareb ha vendido once viviendas al Gobierno de Canarias, que las destinará a usos sociales, según informó el '

banco malo que, de esta forma, cierra una segunda operación de este tipo con comunidades autónomas tras la que acordó con el País Vasco a comienzos de año.

Las viviendas vendidas están ubicadas en Puerto del Rosario (Fuerteventura) y pasarán a formar parte del parque gestionado por la empresa pública Viviendas Sociales e Infraestructuras de Canarias (Visocan), cuyo objeto es la gestión y promoción de las viviendas protegidas en el archipiélago canario.

En las negociaciones de esta operación han participado tanto Visocan y el Instituto Canario de la Vivienda, por parte del Gobierno autonómico, como la oficina territorial de Sareb en Canarias y el área de Responsabilidad Social Corporativa de la compañía.

El acuerdo se suma al convenio que actualmente Sareb tiene en vigor con Canarias, para la cesión temporal de cincuenta viviendas para fines sociales.

Se trata del segundo acuerdo de compraventa de viviendas que la entidad que preside Jaime Echegoyen cierra con comunidad autónoma para la venta tras el firmado el pasado mes de febrero con el País Vasco.

En este caso, la comunidad compró nueve viviendas a través de la agencia pública de alquiler del Gobierno Vasco (Alokabide). Estas operaciones también se extienden al ámbito local, ya que Sareb cerró la venta de dos pisos al Ayuntamiento de Badalona en diciembre de 2019.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum1
forum Comentarios 1
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.

Usuario validado en elEconomista.es
r
A Favor
En Contra

todo para los pobres, que va a pasar?

Puntuación -1
#1