Empresas y finanzas

Siemens Gamesa prepara un fuerte ajuste en el negocio eólico terrestre

  • La compañía avisa: "Tenemos un automóvil de Fórmula 1 con un motor dañado"
  • La rentabilidad del negocio ha entrado en números negativos y empeorará
  • Ha diseñado un nuevo Plan para acelerar la aplicación del Plan Estratégico
Cartel de Siemens Gamesa. Foto: Reuters

Siemens Gamesa prepara un fuerte ajuste en el negocio eólico terrestre, el más importante del Grupo -representa la mitad de la facturación- y en el que más peso tienen las fábricas españolas. El consejero delegado de la división, Alfonso Faubel, ha remitido una carta en inglés a los más de 10.000 empleados mundiales del área, en la que sostiene que "tenemos un automóvil de Fórmula 1 con un motor dañado" y anuncia "decisiones difíciles" sobre "qué proyectos heredados debemos dejar ir", dentro de un nuevo programa de trabajo para toda la organización que da una vuelta de tuerca al Plan estratégico 2018-2020.

Siemens Gamesa Renewable Energy (SGRE) presentó los resultados la semana pasada, anunciando pérdidas de 165 millones en el trimestre, de los que 56 responden directamente al impacto del Covid-19 en la cadena de suministros y en la actividad de fabricación, excluyendo otros efectos indirectos, entre los que se halla el tipo de cambio de las divisas. La empresa también señaló que su rentabilidad sobre ventas -el margen Ebit- se había desplomado hasta el 1,5%, desde el 7,5% que obtenía hace un año.

Según explicó a los analistas el consejero delegado, Markus Tacke, el área de negocio más perjudicada ha sido la de los aerogeneradores terrestres, porque sus fábricas y proveedores están repartidos por todo el planeta, y porque los equipos de especialistas que construyen las instalaciones para los clientes trabajan globalmente. En ambos casos han sufrido las restricciones a la movilidad y la compañía ha tenido que alargar la ejecución de proyectos, así como retrasar ventas y contratos a los próximos meses.

En el caso del área eólica marina -off shore en inglés- el impacto ha sido mucho menor: las fábricas están concentradas en Europa y la empresa ha aumentado el aislamiento del personal encargado de los trabajos en el mar para prevenir contagios, logrando mantener los plazos previstos. Tampoco ha registrado retrasos en el negocio de Servicios, ya que las cuadrillas de mantenimiento actúan localmente.

El motor económico gripado

Los aerogeneradores terrestres son el motor económico de SGRE y está gripado, a pesar de que los precios de venta se han estabilizado después de varios años de descenso continuado. En el último trimestre facturó un 8% menos -1.149 millones, sobre un total 2.389 millones-, pero lo peor fue el desplome del margen Ebit, que, junto con los molinos off shore -SGRE no los desglosa-, registró un 3% negativo, frente al 5,1% positivo de un año antes.

Sin duda, parte del problema es de la pandemia, pero la fase aguda, globalmente, sólo afectó al último mes del trimestre, lo que augura un empeoramiento de los resultados en el tercer trimestre del ejercicio y desvela problemas de fondo.

Por eso Faubel, en su carta, a la que ha tenido acceso elEconomista, espeta crudamente a la plantilla que "el rendimiento de nuestra unidad de negocio terrestre ha sido una vez más decepcionante, por decirlo suavemente".

El ejecutivo señala que "los números sólo confirman lo que ya sabíamos" y analiza su situación del área de negocio en el conjunto de la empresa indicando que "puede parecer que somos el patito feo por aquí". Luego añade que "cambiar con éxito un negocio -de patito feo a cisne- es simple y difícil. Hablando llanamente, hay que tener un buen plan y ejecutarlo sin problemas. Implementar una estrategia siempre es difícil cuando significa tomar decisiones difíciles que implican quién dirige el negocio y qué proyectos heredados necesitamos dejar ir".

Nuevo Plan de aceleración

La solución estaría en un nuevo Plan para acelerar el Plan estratégico de la compañía. Éste, denominado L3AD 2020, se lanzó en 2018 tras la fusión de Gamesa y el área eólica de Siemens para ahorrar 2.000 millones hasta el final de este ejercicio y obtener un margen Ebit del 8% al 10%, entre otros objetivos.

El nuevo Plan se denomina LEAP, (siglas de L3AD Acceleration Program), y fue apuntado por Tacke a los empleados poco antes de la presentación de resultados, pero su existencia aún no se ha comunicado públicamente. Faubel lo define como "un programa de trabajo de toda la organización diseñado para ayudarnos a todos -Terrestre, Off shore y Servicios-, a impulsar nuestras estrategias aumentando el rigor en su aplicación".

SGRE irá desarrollando LEAP las próximas semanas, e irá informando de sus implicaciones a la plantilla y respondiendo a sus preguntas: "No se trata de cambiar QUÉ estamos haciendo sino de hacerlo más rápido. LEAP aporta enfoque y aceleración a algunas iniciativas clave de nuestra estrategia en torno a Cliente, Producto, Rendimiento y Personas", escribe Faubel, quien añade que "podéis esperar de mí que tome las decisiones difíciles, las impopulares que la gente sabe que deben suceder".

No es la primera vez que SGRE actúa para dinamizar su negocio eólico terrestre; en noviembre anunció 600 despidos, la mayoría de personal de oficina, de los que 100 estaban asignados a España. No obstante, los sindicatos y la empresa llegaron a un acuerdo para reubicar en otras áreas a los aquellos que no aceptaron voluntariamente la baja.

La mayoría del negocio eólico terrestre de SGRE es heredado de la antigua Gamesa y está en España, con unos 4.000 puestos de trabajo. Sin embargo los sindicatos consideran que su mayor amenaza no es el ajuste anunciado, sino la recientemente adquirida fábrica de Senvion en Vagos (Portugal), con muchas posibilidades de hacerse con la producción de las palas de las nuevas turbinas terrestres de 5 MW -que dejan mayores márgenes-, en detrimento de la actividad en España.

SGRE, consultada por elEconomista, no ha querido hacer ningún comentario.

La firma confía en los pedidos para remontar

Además de la fábrica de la quebrada Senvion, SGRE adquirió en enero otros activos por 350 millones, incluyendo deuda, que le han permitido aumentar el libro de pedidos un 25% en el último trimestre, hasta la cifra récord de 28.623 millones. De esta enorme cantidad, el 51% corresponde a la actividad de Servicios, el 25% a los aerogeneradores terrestres y el 24% restante a los aerogeneradores off shore.

Tacke insistía durante la presentación de resultados de la semana pasada en las "buenas perspectivas" de la empresa para afrontar la crisis, precisamente por el volumen de los pedidos, la liquidez y las perspectivas de una recuperación verde de la economía.

El consejero delegado abundó en las perspectivas de la industria, que crecerá a un 3% anual, y comentó que él mismo ha participado en las rondas de consulta de los líderes de la UE para poner las energías renovables en el eje de los planes de relanzamiento.

comentariosforum1WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin

forum Comentarios 1

En esta noticia no se pueden realizar más comentarios

Lamentable
A Favor
En Contra

Siempre igual: seat, iveco, casa, santa barbara, etc, etc, etc

Primero compran la empresa española con falsas promesas y a los pocos años la desguazan diciendo que no son rentables y se llevan las fabricas a cualquier otro sitio como excusa.

Al final las fabricas terminaran en una ciudad alemana y se habrán quedado con un producto que no era suyo, mientras que los del sur son unos vagos que solo se echan la siesta... Vergüenza

Puntuación 15
#1