Empresas y finanzas

El rechazo a los ERTE de los proveedores de hostelería aboca a cientos de empresas a la quiebra

  • Los distribuidores no pueden suspender empleos ni hacer un ERE
  • Muchas compañías empiezan a plantearse suspender pagos
  • Makro ha solicitado abrir sus tiendas al público
Foto: iStock

El rechazo a los ERTE (Expediente de Regulación Temporal de Empleo) por causa de fuerza mayor de las empresas proveedoras de la hostelería -un sector cerrado desde hace un mes- amenaza con arrastrar a muchas de esas distribuidoras a la suspensión de pagos ante la imposibilidad de hacer frente a las nóminas y cotizaciones sociales y tener a todos sus clientes sin actividad por una orden gubernativa.

Tal como explican fuentes del sector, la CNAE (Clasificación Nacional de Actividades Económicas) identifica a estas compañías dentro de la industria alimentaria, por lo que, en teoría, pertenecen a una actividad esencial. El problema de fondo es que de un día para otro todos sus clientes han tenido que cerrar sus puertas por la hibernación decretada a causa de la pandemia de coronavirus, por lo que no tienen a quien vender.

Tal como explican los expertos jurídicos consultados por elEconomista, el estar estas empresas suministradoras de alimentos catalogadas como un servicio esencial no es incompatible con sufrir una situación de fuerza mayor a causa de los cierres de cafeterías, bares y restaurantes decretados por el Gobierno para frenar los contagios de Covid-19. "No se puede reconstruir en unos días una cartera de clientes", aducen las mismas fuentes.

"Tenemos 40 empleados en plantilla y como nos han rechazado el ERTE nos hemos quedado en una situación muy complicada", aseguran en una de estas empresas, proveedora de frutas para los restaurantes y que prefiere mantener el anonimato.

"Estamos intentando vender el producto online al consumidor final, pero es insostenible mantener con eso a todos los trabajadores", dicen.

Otra de las empresas que ha denunciado a este diario su situación relata cómo de sus 1.200 clientes, sólo siete permanecen activos por no dedicarse a la hostelería, lo que implica que, al ver su ERTE de fuerza mayor rechazado, debe seguir abonando las nóminas de 40 comerciales y repartidores inactivos sine die.

Su único recurso es instar un ERTE por causas económicas, que –según los gestores administrativos– puede demorarse hasta seis meses.

El despido está vedado durante la emergencia, pero son muchas las empresas que no pueden desarrollar su actividad ya que no venden productos alimenticios destinados al consumidor final y que requieren un tratamiento por el dueño del establecimiento hostelero.

Situación insostenible

La situación es insostenible no sólo para el empleador, sino para los propios trabajadores, explican los juristas, ya que estos pueden verse abocados a no cobrar ni por desempleo, ni por ERTE, ni por despido, ante una eventual suspensión de pagos y posterior quiebra y liquidación de la empresa.

Como explica el profesor de Finanzas Juan Fernando Robles, "la situación es endiablada, puesto que deben presentar un ERTE por causas organizativas, de producción, técnicas o causas económicas, pero en ninguno de los dos tendría las bonificaciones a la cuota patronal del 100 o del 75%, a la que podría optar si fuera de fuerza mayor. Así, se discrimina a empresas que, igualmente afectadas por el estado de alarma, no han sido incluidas entre las beneficiarias de ayudas, como todas las que en exclusiva son la cadena de suministros de las directamente afectadas".

El resultado es que estas compañías verán postergadas sus solicitudes de ERTE, dado el aluvión de ajustes temporales de plantilla por fuerza mayor, que ya afectan a cuatro millones de trabajadores, con lo que no dispondrán de ayudas y pueden encontrarse tanto sin liquidez para afrontar las nóminas como sin una solución que les permita hibernar, abocándolas el cierre o a mantenerse en una situación irregular de impago de salarios. "Las normas aprobadas que en principio parecen adecuadas para los sectores directamente afectados, se deberían haber hecho extensivas a las cadenas de suministro exclusivas directamente afectadas", concluye Robles.

El caso de Makro

Una de las mayores empresas que hay en España en la distribución para la hostelería es Makro, que presentó un ERTE para 3.600 trabajadores por causa de fuerza mayor que no ha podido llevar a cabo, por lo que se ha visto obligado a reducciones de jornada, según explican fuentes próximas a la empresa.

A la espera de poder tramitar un segundo ERTE, en Makro explican que "dada la situación generada por la Covid-19, hemos solicitado a las autoridades la posibilidad de abrir al consumidor final, temporalmente y de manera excepcional, para ayudar a garantizar el abastecimiento y poner a disposición de la sociedad nuestros espacios y surtido de productos de alimentación".

Según la firma -con 37 centros distribuidos por todo el territorio nacional-, "si se aprueba esta medida podrían contribuir a este objetivo, como ya ha sucedido en otros países en los que opera nuestra compañía como Portugal, Austria y Países Bajos".

De forma habitual, estos centros se dedicaban principalmente a la venta a profesionales de hostelería, pero ante el cierre de estos establecimientos el grupo está buscando la fórmula adecuada para poder seguir vendiendo.

comentariosforum6WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin

forum Comentarios 6

En esta noticia no se pueden realizar más comentarios

vio
A Favor
En Contra

El presidente de gobierno Pedro Sánchez y el vicepresidente Pablo Iglesias son dos aficionados que solo saben hablar y embaucar, y que en su vida han llevado una empresa. El Gobierno real está en manos de Iván Redondo, un experto en márquetin político que de represente es presidente encubierto en la sombra, y así nos va. Se necesitan hombres preparados con amplia formación económica para poder formar un equipo de gobierno que sepa dirigir el país en el mar revuelto del coronavirus. Con capacidad de liderazgo, trabajo y entusiasmo. Capaces de tomar las medidas y las decisiones adecuadas y aplicarlas correctamente. El Sr. Luis de Guindos, vicepresidente del Banco Central Europea podría ser uno de ellos. Personas con alta cualificación hay muchas, pero lo dicho, estamos en manos de charlatanes y aficionados que no saben por dónde van ni dónde nos llevan. Qué van aplicando parches según las circunstancias y lo que les indican las encuestas de popularidad.

Puntuación 31
#1
Usuario validado en elEconomista.es
luiscarlos.izquierdo
A Favor
En Contra

Este gobierno en su incompetencia mas evidente, prefiere parar el aluvión de ERTES, a costa de suspensiones de pagos ( destrucción segura de empresas) y perdidas posteriores, definitivas de empleos. No hay competencia en este equipo economico para afrontar lo que se le viene encima al país.

Puntuación 34
#2
yo
A Favor
En Contra

A la hostelería más le vale reorientar su negocio hacia las comidas preparadas y reparto a domicilio, le queda muchos meses por delante de crisis aun cuando se levante el confinamiento, o se adaptan a esta situación o cierran, no les queda otra.

Puntuación 26
#3
son unos arrogantes y mentirosos
A Favor
En Contra

Los que estaban bien asesorados y aconsejados cerraron las empresas y despidieron al personal, disminuyendo los daños económicos y con suerte quizás puedan volver a abrir el año que viene o el siguiente y volver a contratar, los que no y apostaron por los ERTES mal aconsejados ahora se enfrentan a deudas impagables por la caída de la actividad económica y la Recesión con lo que serán cierres definitivos de empresas y no temporales, cuando un estado mangonea la economía Privada y ni tan siquiera pregunta y mas en medio de una Catástrofe, lo mas seguro es que las cosas vayan a mucho peor y no a mejor.

Puntuación 43
#4
Contra el vicio de pedir, la virtud de no dar.
A Favor
En Contra

Que vendan los negocios o lo traspasen, o presenten una denuncia en los juagados al Covid-19.

Puntuación -24
#5
Carlos
A Favor
En Contra

Este gobierno solo le interesa lo publico , pero las empresas son vacas que el estado ordeña y vive de ellas y las esta matando, cuando el mundo vea a España en manos de los Comunistas no compraran la deuda , por eso los Alemanes no quieren los CoronaBonos , no quieren financiar el Comunismo de los sepultureros . Muchos que les votan piensan que esto escosa de la derechona , pero la verdad es que viviréis en la miseria, como vivieron 70 años los Rusos ,

Puntuación 27
#6