Empresas y finanzas

Naturgy soluciona el problema de Egipto y se embolsa más de 750 millones

  • Obtiene unos 550 millones en efectivo y el grueso de los activos no egipcios de UFG
Francisco Reynés, presidente de Naturgy. Foto: Archivo.

Naturgy ha solucionado el problema de la planta de licuación de gas de Damietta (Egipto), paralizada desde 2012, tras alcanzar un acuerdo amistoso con su socio en la infraestructura, ENI, y con el Gobierno del país, por el que ingresa más de 750 millones de euros.

Hasta hoy, la planta de Damietta, era propiedad de UFG, sociedad filial de Naturgy y la italiana ENI al 50%. Cuenta con una capacidad de licuación de 7.550 millones de metros cúbicos anuales de gas, pero estaba paralizada desde el año 2012, después de que el Gobierno egipcio le cortase el suministro del hidrocarburo.

En aquel momento, el Gobierno egipcio achacó la decisión a la inseguridad provocada por la Primavera Árabe, que había obligado a la empresa pública EGAS a interrumpir el suministro para derivar el gas a otros usos internos, como los hospitales. 

En aquella época, la planta sólo consiguió ponerse en marcha intermitentemente, cuando el gasoducto del Sinaí sufría algún atentado -fue objeto de más de 20 ataques- para exportar hidrocarburo a Jordania. 

El asunto pronto llegó a las cortes internacionales de arbitraje, como la de El Cairo, la de Madrid o la del Banco Mundial (Ciadi), que finalmente falló, en noviembre de 2018, a favor de las empresas, condenando al país a pagar una indemnización de 2.013 millones de dólares, más de 1.800 millones de euros al tipo de cambio actual.

No llega la compensación

Desde el fallo del Ciadi, el Gobierno egipcio había mostrado su disposición a compensar a las empresas, pero en especie, después de que se encontraran dos nuevos y enormes yacimientos de gas, Zohr y Nooros, con los que reanudar la exportación del hidrocarburo. Sin embargo, aunque el acuerdo ha parecido inminente en varias ocasiones, no ha terminado de cuajar. 

Las últimas noticias sobre la evolución de este pleito han sido que los jueces autorizaron el mes pasado a las empresas a empezar a embargar bienes del país para cobrar la cantidad adeudada. Podían hacerlo en Reino Unido y estaban a punto de conseguirlo en EEUU, pero su voluntad siempre ha sido llegar a un acuerdo.

Hoy, según ha informado Naturgy en un comunicado de prensa, las partes han firmado unos pactos que se completarán durante el primer semestre de 2020. Naturgy y ENI han valorado el total de UFG en 1.500 millones de dólares -1.363 millones de euros al cambio actual-, de los que 1.200 millones corresponden a los activos en Egipto y los otros 300 millones al resto del mundo.

Tras el acuerdo, Naturgy recibirá un pago en efectivo de 600 millones de dólares -545 millones de euros-, así como la mayoría de activos fuera de Egipto, excluyendo las actividades comerciales de gas natural en España, que se quedarán en manos de ENI.

Fuera de Egipto y España, UFG contaba con una pequeña participación del 7,36% en la planta de licuación de Qalhat, en Omán, de la que obtiene el 50% de la producción, unos 2,2 bcm anuales, con un contrato que vence en 2026. Igualmente, tiene dos buques metaneros, el Galicia Spirit y el Cádiz Knutsen, con una capacidad de 140.500 y 138.000 metros cúbicos de capacidad respectivamente, fletados por un plazo de 20 años. 

Naturgy no ha querido especificar cuáles son los activos de UFG que mantendrá, pero, en conjunto, la compañía presidida por Francisco Reynés obtiene un valor superior a los 750 millones de euros por participación en Egipto y en otras regiones, aunque se encuentra con un nuevo competidor en España.

Salida de Egipto

El cierre del acuerdo supondrá la salida de Naturgy de Egipto y el fin de la alianza con ENI en UFG, así como de cualquier obligación de comprar GNL del país árabe en el futuro. Naturgy lo considera "un paso importante para reducir gradualmente la exposición de la compañía a los contratos de aprovisionamiento de gas", además de resolver el problema de Damietta, que se arrastraba desde 2012.

La parte de propiedad de Naturgy en la planta de licuación de gas pasará a manos de las empresas públicas egipcias, de modo que se repartirá en ENI (50%), EGAS (40%) y la también pública EGPC (10%). ENI también asume los compromisos de compra de gas a Egipto, aumentando su cartera en 3.780 millones de metros cúbicos anuales sin restricciones de destino.

Reynés, ha valorado "muy positivamente este acuerdo, ya que supone un avance claro en los pilares principales del plan estratégico 2018-2022, al simplificar la presencia geográfica de Naturgy para focalizarnos en aquellas áreas que maximicen la creación de valor a largo plazo de nuestros principales negocios para los stakeholders de la compañía".

Con esta firma, aclara Naturgy, se pone fin a una situación donde no se había permitido el continuo y correcto funcionamiento de la planta de Damietta. Asimismo, la compañía ha demostrado una vez más su perfil negociador para solucionar este tipo de conflictos.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0