Empresas y finanzas

Endesa ganó 171 millones en 2019, un 88% menos, por cerrar sus plantas de carbón

  • Sufre deterioros contables de activos de carbón y no peninsulares de 1.873 millones
  • Subirá beneficio y dividendo un 7%en 2020, a 1.700 millones y 1,6 euros por título
  • Cuenta ya con una cartera de renovables de 20.000 MW

ENDESA

17:38:00
21,67
+2,65%
+0,56pts

Endesa ganó 171 millones de euros en 2019, un 88% menos que en 2018, tras anotarse una devaluación contable de activos por 1.873 millones. Sin éste y otros efectos extraordinarios, la eléctrica, que subirá el dividendo un 3%, hasta 1,475 euros por título, ganó 1.562 millones, un 3% más. Con vistas a 2020, augura un aumento del beneficio y del dividendo del 7%, hasta los 1.600 millones y los 1,6 euros por acción.

Así se recoge en la información remitida a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), donde la compañía también ha anunciado que se anota un deterioro, de 404 millones, por su actividad en los territorios no peninsulares -Baleares, Canarias, Ceuta y Melilla-, donde opera la generación convencional en régimen de monopolio regulado.

Este nuevo ajuste se suma al de las plantas de generación con carbón de importación. En septiembre anunció que era de unos 1.300 millones, pero finalmente ha ascendido a 1.469 millones.  

En todo caso, Endesa ha cerrado el ejercicio 2019 por encima de los objetivos anunciados al mercado: preveía un resultado bruto operativo ordinario (ebitda) de unos 3.700 millones y ha acabado con un crecimiento del 6% y 3.841 millones; un beneficio neto ordinario un 3% más elevado, hasta los 1.562 millones, un flujo de caja libre de 1.267 millones (un 39% más alto) y una deuda neta de 6.377 millones, un 11% superior, con unas inversiones netas de 1.887 millones, un 48% superiores.

La compañía lo achaca a la buena gestión del mercado liberalizado, donde la venta de electricidad y gas es el factor clave, junto con la estabilidad del mercado regulado y el aumento de las eficiencias operativas y la contención de costes, a pesar de que se produjo una reducción de la demanda energética del 2,7% en términos ajustados.-

La empresa dirigida por José Bogas recuerda que se ha producido una gran subida del precio de los derechos de emisión del CO2 -ahora ronda los 25 euros por título- y una caída del precio del gas, que han mermado la competitividad de las centrales de carbón. Por ello, en diciembre solicitó el cierre de todo su parque térmico de carbón. A esto se suma la citada reducción de ingresos de las centrales de los territorios extrapeninsulares.

En conjunto, como consecuencia de todo lo anterior, Endesa ha presentado un deterioro contable de sus activos que ha ascendido a 1.873 millones de euros (1.469 millones de euros de las centrales de carbón y 404 millones de las centrales extrapeninsulares), con un impacto en el resultado neto de 1.409 millones de euros.

Este deterioro contable no tiene impacto en el beneficio neto ordinario de la compañía, y, por consiguiente, tampoco en la retribución a los accionistas a través del dividendo.

El 70% de la inversión a renovables

A su vez, la mencionada situación del mercado está provocando la aceleración del proceso de descarbonización del parque de generación eléctrica en España. En este contexto, Endesa ha incrementado sustancialmente sus inversiones en 2019 en energías renovables (+211%), y se ha convertido en la primera empresa en incorporar al sistema toda la potencia que se le adjudicó en las subastas organizadas por el Gobierno en 2017 (879 MW).

Alrededor de un 70% de las inversiones de desarrollo de Endesa el ejercicio pasado han ido a parar a proyectos de generación renovable, lo que ha permitido que el 73% de la generación peninsular y el 59% conjunto de la generación total de Endesa en 2019 ya esté libre de emisiones de C02.

El consejero delegado de Endesa, José Bogas, ha afirmado que "Endesa va a liderar la transición energética en España, para lo que estamos haciendo un enorme esfuerzo inversor en energías renovables y en digitalización, clave para continuar ofreciendo buenos resultados en un mercado cada vez más complejo. Nuestra cartera de nuevos proyectos renovables asciende ya a unos 20.000 MW en estos momentos, de los que 5.700 MW ya tienen adjudicados puntos de conexión". 

Objetivos hasta 2022

Con vistas al trienio 2020-2022, la empresa augura un crecimiento del 4% interanual en el ebitda, hasta alcanzar los 4.300 millones en 2022, un incremento del beneficio neto ordinario del 7%, hasta los 1.900 millones ese año, mientras que el dividendo -tal y como se había anunciado- se ralentizará, hasta los 1,3 euros por título (el 70% del beneficio), para aumentar las inversiones, que llegarán a los 2.200 millones.

Teniendo en cuenta el dividendo abonado en 2019 con cargo a los resultados de 2018 y la revalorización del precio de la acción ese año, el retorno para los accionistas ha sido de un 25,3%.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0