Empresas y finanzas

Las ayudas a las renovables costarán 1.000 millones menos este 2020

  • Las fuentes 'verdes' cobrarán unos 6.400 millones, frente a 7.439 millones en 2019
  • La previsión de una electricidad más cara explica la diferencia
Instalaci?n de energ?a e?lica y solar. Foto: archivo.

La retribución regulada de las energías renovables -las antiguas primas-, costarán entre 6.393 y 6.490 millones de euros este 2020, alrededor de 1.000 millones menos que el pasado 2019, en que ascendieron a 7.439 millones, según los cálculos del Gobierno. La previsión de que la electricidad será más cara este ejercicio es el principal factor que explica la diferencia.

Las instalaciones de energías renovables, la cogeneración y el tratamiento de residuos perciben unos ingresos regulados que dependen de numerosos elementos, como el importe de la inversión inicial en la planta, los costes de explotación y de los combustibles, los impuestos sobre la energía, el precio del CO2 o el de la venta de su generación en el mercado mayorista de la electricidad.

La mayoría de estos parámetros retributivos se revisan cada seis años, al objeto de que las instalaciones obtengan una rentabilidad considerada razonable que el Gobierno fijó el pasado mes de noviembre en el 7,4% hasta el año 2031. Además, cada tres años se acomete una revisión intermedia, para regularizar el exceso o defecto de ingresos que se produzcan sobre las previsiones al inicio de cada período sexenal.

El período regulatorio acaba de terminar y el Ministerio para la Transición Ecológica (Miteco) ha sacado a información pública una Propuesta de orden ministerial con los parámetros retributivos del próximo período, entre 2020 y 2025. En su memoria de impacto indica que las cerca de 64.000 instalaciones verdes percibirán este 2020 unos 1.000 millones menos de lo que han percibido el pasado 2019.

Esta reducción debería notarse en el recibo final de los consumidores, pero el Gobierno ha decidido congelar su parte fija, correspondiente a los peajes, hasta que culmine la reforma que acomete junto con la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia.  

Sube la luz, bajan las ayudas

A la espera de que el abaratamiento se traslade al recibo, el principal elemento que lo explica es la previsión del precio del mercado mayorista de la electricidad, también conocido como pool, durante este año. El Miteco estima que ascenderá a 55,85 euros por MWh, un 5% más alto que los 53,18 euros por MWh marcados en 2019. Como la rentabilidad de las instalaciones no cambia, cuantos más ingresos obtengan por la venta de la energía en el pool, menos ayudas complementarias deben recibir para obtener el citado 7,4%.

De acuerdo con el Miteco, el aumento del precio del pool provocará una reducción de 740 a 750 millones de las ayudas. Además, como resultado de revisar los pagos efectuados en los últimos tres años, la retribución regulada se reducirá de 260 a 270 millones adicionales, porque el precio del pool entre 2017 y 2019 estuvo por encima de lo previsto.

También hay otros elementos menos importantes, como la previsión de que se abaraten los combustibles -biomasa, gas, gasóleo y fuelóleo-, de que baje el número de horas de producción hidroeléctrica -afectada por el calentamiento global- o que se encarezca el precio de la tonelada de CO2 en el mercado europeo de derechos de emisión.

Riesgo de fuga de carbono

En este último punto, la norma incluye la novedad de que las instalaciones de cogeneración de las industrias en riesgo de fuga de carbono, que reciben derechos de emisión de CO2 gratuitos, deben acreditarlo; dependiendo del número de instalaciones que lo hagan, la reducción del importe de las ayudas con relación a 2019 oscilará entre los 1.046 y los 949 millones de euros este 2020, en el que se abonarán entre 6.393 y 6.490 millones.

Para los años 2021 y 2022 los consumidores pagaremos más que este año para ayudar a las renovables, la cogeneración y los residuos, porque la previsión del precio del pool es más baja: de 52,54 euros por MWh en 2021 y de 49,36 euros por MWh en 2022. Como resultado, las ayudas -técnicamente denominada "retribución específica"- ascenderán a 6.643 millones en 2021.

Esta retribución específica corresponde a las instalaciones históricas, conectadas a la red antes de 2014. Las plantas que se han instalado durante el último año, ganadoras de las subastas celebradas en 2017, no percibirán ayuda alguna, a menos que el precio del pool se hunda, algo que no está previsto para los próximos años.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0