Empresas y finanzas

La Corte de Arbitraje ratifica el laudo favorable a Globalvia en la guerra por Itínere

La Corte de Arbitraje de Madrid ha ratificado el laudo que emitió el pasado 2 de septiembre por el que se anula desde el 5 de febrero de 2018 el pacto de accionistas de Itínere. El Tribunal ha rechazado, en un laudo aclaratorio del 7 de enero, las solicitudes de aclaración de Sacyr y Gateway (Corsair). De este modo, refrenda los argumentos de Globalvia, que considera que tras estas resoluciones Sacyr "debe retrotraer" la operación con Itinere Investco (un vehículo gestionado por Corsair)" por la que le traspasó el 17,5% de Itínere en febrero de 2019 y "cumplir" así con el contrato de compraventa que firmó en julio de 2018 con la concesionaria que preside Juan Béjar. No obstante, el laudo no se pronuncia sobre esta operación, que se halla judicializada en un proceso paralelo.

Sacyr, Abanca, Kutxabank y Liberbank suscribieron en 2009 un pacto de accionistas para darle el control político de Itínere a Gateway. Este vehículo, participado por fondos internacionales y gestionado en origen por Citi ?posteriormente lo cedió a Corsair?, adquirió el 37,9% por 650 millones de euros, en una operación que permitió a la concesionaria esquivar el concurso de acreedores.

Los problemas saltaron a la escena pública en el verano de 2017, cuando Sacyr, Abanca y Kutxabank, que sumaban el 55 por ciento de Itínere, intentaron vender sus participaciones a Globalvia. Gateway se opuso y dio al traste con la operación. Lo hizo, además, con el apoyo de Liberbank, que inicialmente pretendía traspasar también sus acciones (5,67 por ciento), pero no al precio que planteó entonces la concesionaria presidida por Juan Béjar. La constructora y las entidades financieras elevaron el enfrentamiento a la Corte de Arbitraje de Madrid. Un año después, en julio de 2018, siguieron adelante con la venta a Globalvia, por un precio superior (1.300 millones frente a 1.150 millones de valoración). Sin embargo, Gateway, junto con el fondo de pensiones holandés APG (a través de Estivo), ejerció su derecho de primera oferta para comprar las acciones de Sacyr y Liberbank. Con ello, elevarían su participación a casi el 60 por ciento, por el 40,2 por ciento de Globalvia. La concesionaria, sin embargo, demandó en el juzgado de Primera Instancia 82 de Madrid a Sacyr por incumplir el acuerdo y le reclamó 100 millones de compensación.

La constructora vendió en febrero su 17,56 por ciento a Itínere Investco, heredero de Gateway, por 202 millones de euros en virtud del derecho de primera oferta que ejercitó Corsair recogido en el pacto de accionistas. Sin embargo, el laudo de septiembre ya consideró anulado este acuerdo desde el 5 de febrero de 2018, por lo que dicho derecho, a juicio de Globalvia, "quedaría suspendido".

Tras el laudo publicado en septiembre, Sacyr y Gateway solicitaron aclaraciones e información complementaria que la Corte de Arbitraje de Madrid no ha satisfecho

Tras el laudo publicado en septiembre, Sacyr y Gateway solicitaron aclaraciones e información complementaria que la Corte de Arbitraje de Madrid no ha satisfecho en su mayoría. Ahora, tienen un plazo de 60 días para pedir la anulación del laudo. Antes, en todo caso, se prevé que el juzgado de Primera Instancia 82 sentencie, si bien lo previsible es que el proceso judicial se alargue durante años en instancias superiores. Globalvia incorporó como prueba el laudo en el juicio contra Sacyr, pero la jueza lo inadmitió. Ante esa decisión, Globalvia trasladó una solicitud de desistimiento en el objetivo de abrir un nuevo proceso en otra instancia. Sacyr y Gateway presentaron un escrito de oposición.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.