Empresas y finanzas

ACS pone a la venta su filial australiana de minería Thiess por 1.900 millones

  • Cimic contrata a JPMorgan para explorar una desinversión por partes o total
  • La operación incluye a Sedgman, especializada en procesamiento mineral
Florentino Pérez, presidente de ACS. Foto: Archivo.

ACS está explorando una operación de desinversión de calado en Australia. Cimic, su compañía matriz en el país, ha contratado a JP Morgan para revisar su estrategia y buscar compradores para sus filiales de minería Thiess y Sedgman.

La multinacional española está abierta a diversas opciones, entre las que se incluyen la venta de activos, una desinversión total o una parcial, de manera que permanecería con una posición relevante en el capital, tal y como hizo hace cinco años con su firma de servicios australiana (Leighton Services, hoy Ventia). La valoración que estima el mercado para Thiess y Sedgman superaría los 3.000 millones de dólares australianos (cerca de 1.900 millones de euros al cambio actual), según ha avanzado la prensa local.

ACS busca con esta operación aprovechar el elevado apetito que existe en el mercado por el negocio de minería en el mundo. El gigante que preside Florentino Pérez tiene en marcha otros procesos de desinversión significativos, como el de sus proyectos de energías renovables que ha aglutinado en la sociedad Zero-E. En 2019 ha acordado otras ventas relevantes como las de seis autovías de peaje en sombra en España por 703 millones de euros al fondo británico Hermes, la autopista Northeast Anthony Henday en Canadá al fondo galo Meridiam por 438 millones y la autopista I-595 Express en Florida (Estados Unidos) por unos 400 millones al fondo TIAA. La compañía ha reforzado así su balance para ahondar en la reducción de deuda y afrontar nuevas inversiones.

Thiess se erige en el mayor proveedor de minería del mundo. Con 14.000 empleados, esta firma opera en Australia, Asia, África y América. Cimic –entonces Leighton– adquirió esta empresa en 1983. Mientras, Sedgman focaliza su actividad en el procesamiento de minerales. Con más de 600 trabajadores, ACS, a través de Cimic, alcanzó más del 90% de esta compañía en 2016 y la excluyó de cotización.Entonces, su capitalización rebasaba los 100 millones de euros.

La división de minería y procesamiento de minerales es la segunda, tras construcción, que más ingresos y beneficios aporta a Cimic, con un peso sobre el total del 27% y 40%, respectivamente. En 2018, esta actividad facturó 3.967 millones de dólares australianos (2.482 millones de euros) en 2018, con un alza del 25,4%. Asimismo, el beneficio antes de impuestos se elevó un 27,2%, hasta los 430,9 millones de dólares australianos (269 millones de euros). Las perspectivas del mercado es que superará los 500 millones de dólares australianos (312 millones de euros) en 2019.

Al cierre del tercer trimestre de 2019, la cartera de contratación del negocio de minería y procesamiento de minerales de Cimic ascendía a 11.015 millones de dólares australianos (6.880 millones de euros), lo que representa un aumento del 1,6% con respecto al mismo periodo de 2018. Supone el 29,6% del total. Entre los proyectos logrados por Thiess en el pasado ejercicio destaca la renovación del contrato para la mina de Curragh por más de 800 millones de euros.

Apollo ya es socio de Cimic en Australia. La firma americana adquirió hace cinco años el 50% del negocio de servicios de la compañía propiedad de ACS

JP Morgan ya ha contactado con potenciales interesados, si bien el perímetro de la operación todavía no se ha definido completamente. Uno de los fondos que ha mostrado interés en entrar en el capital de Thiess es el norteamericano Apollo, según publicó recientemente The Australian. No obstante, en el mercado australiano hay otra operación en el segmento de minería, la de Downer Group, que habría despertado el interés del fondo estadounidense, de acuerdo con el mismo medio.

Apollo ya es socio de Cimic en Australia. La firma americana adquirió hace cinco años el 50% del negocio de servicios de la compañía propiedad de ACS. Por aquella adquisición desembolsó 460 millones de euros. A raíz de aquella operación se creó Ventia, que ha sido el vehículo que finalmente ha utilizado el fondo estadounidense para adquirir Broadspectrum, la filial de servicios de Ferrovial en Australia y Nueva Zelanda. El importe de esta transacción, anunciada la semana pasada, asciende a 303 millones de euros.

Goteo de desinversiones

También a finales de 2014, Cimic se desprendió de su filial constructora John Holland. China Communications Construction Company (CCCC) pagó 1.150 millones de dólares australianos (830 millones de euros al cambio de entonces). Dos años antes, en 2012, traspasó a Remondis la división de tratamiento de residuos de Thiess a Remondis por 218 millones de dólares australianos (173 millones de euros).

Las desinversiones de Cimic han sido continuas en los últimos años. En 2016, la compañía vendió el 29% de Nextgen Group, empresa de redes y servicios de conectividad de telecomunicaciones, por hasta 146 millones de euros. Ya en 2013 había traspasado el 70% de sus activos de telecomunicaciones al fondo de pensiones de Canadá OTPP por 384 millones de euros. En 2017, la firma australiana igualmente transfirió el 23,64% de Macmahon por más de 31 millones.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0