Empresas y finanzas

El juez investiga si el dueño ruso de Dia contrató a Villarejo para espiar al fundador de Zed

  • La tecnológica fue adquirida por el magnate ruso tras su ahogo financiero
  • El creador de Zed ha denunciado pinchazos telefónicos e intromisiones informáticas
Mikhail Fridman. Foto: Archivo

El juez Manuel García Castellón, titular del juzgado de instrucción número 6 de la Audiencia Nacional, ha abierto una pieza separada en el marco de la Operación Tandem para investigar si el magnate ruso Mikjail Fridman, propietario de la cadena de supermercados Dia a través de la firma LetterOne, contrató al excomisario José Manuel Villarejo para investigar a Javier Pérez Dolset, fundador de la firma tecnológica Zed. Está compañía acabó en situación de quiebra técnica, lo que llevó a Fridman, según ha apuntado la Fiscalía Anticorrupción, a intentar quedársela a precio de saldo a través de Planeta y sociedades vinculadas a al inversor ruso Engibaryan, teniendo ya su control efectivo.

Según las fuentes consultadas por este periódico, las primeras diligencias apuntan a que Pérez Dolset habría sido espiado por Villarejo al menos desde febrero de 2013 con el objeto de facilitar la adquisición de su compañía por parte de Fridman. Fuentes próximas a LetterOne desmienten categóricamente estos hechos, así como la contratación del excomisario de Policía.

Personación

Los abogados de Pérez Dolset, dirigidos por Christian Mesia, han tomado la decisión de personarse en la causa "dada la importancia mayúscula" de los hechos investigados. Fuentes próximas al empresario aseguran que "el asalto emprendido contra Zed empezó un año antes de lo que se pensaba y fue claramente planificado e intencionado". Pérez Dolset ha denunciado seguimientos, pinchazos telefónicos, intromisiones informáticas, falsificación de firmas y de documentos internos, así como amenazas.

De acuerdo con las investigaciones iniciales llevadas a cabo en esta pieza, que se mantiene por ahora bajo secreto de sumario, Pérez Dolset habría sido espiado diez meses antes de la creación de una sociedad en Holanda vinculada de Zed, de la que Fridman era socio, y que acabó arrastrando a la multinacional española a una situación de asfixia financiera al actuar como garante de un crédito sindicado encabezado por ING y el que participaba el empresario ruso a través de su banco Alpha Bank.

El juez García Castellón apuntó ya en el auto de citación como investigado de Fridman por la quiebra de Zed que el magnate ruso tuvo "un papel fundamental" en "el apoderamiento total de la compañía (en referencia a Zed) mediante un procedimiento complejo que se vale de actuaciones de distinta intensidad, ejecutadas en diversas líneas y que culmina con una situación de bloqueo institucional y económico para adquirirla a un precio irrisorio muy inferior al mercado".

El magistrado explicó que Fridman "tiene el control de los acontecimientos, por ser uno de los prestamistas del grupo Zed, a través de Alfa Bank (...), por lo que se aseguró una posición dominante respecto de dicho conglomerado empresarial". Así, "la falta de liquidez y el bloqueo de inversores externos, dio lugar a que el 30 de junio de 2016 se presentara una solicitud de declaración de concursos de acreedores de dicha compañía española".

Anticorrupción

En el informe de Anticorrupción ante el magistrado, el fiscal José Grinda detalló todo el proceso de la toma de control de Zed por parte de Fridman, recogiendo correos electrónicos entre el fundador de la firma española, Javier Pérez Dolset, y los inversores rusos, así como extractos de la auditoría forensic que realizó PwC, en la que se alertaba ya en 2013 de las irregularidades presuntamente cometidas, asegurándose en la misma que los socios españoles de Zed no disponían de suficiente información sobre las operaciones realizadas por el magnate ruso.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint