Empresas y finanzas

Cómo afronta el reto de la vivienda cada generación

  • Las circunstancias económicas y el entorno laboral definen la brecha del acceso a la vivienda

España, tradicionalmente, ha sido un país de propietarios. Según datos censales del INE, en 1981 el porcentaje de vivienda en régimen de alquiler en nuestro país era del 20,8%, teniendo en cuenta que la antigua Ley de Arrendamientos Urbanos era muy favorable para el inquilino. Tras su modificación, el dato bajó al 15,2% en 1991 y en 2001 había caído al 11,4 %. "Durante esos 20 años, la generación de los baby boomers fue accediendo progresivamente a la vivienda en propiedad", expone Miguel Ángel Loubet, director de Microanálisis Inmobiliario.com, tomando como referencia que esta generación comenzó a formar nuevos hogares en 1980.

El experto hace referencia a otra encuesta del INE que se realiza desde 2005 y en ese año el porcentaje de vivienda en alquiler era del 13%. Un porcentaje que se eleva al 14,5% en 2010 y al 15,6 % en 2015, hasta llegar al 17,5% en diciembre de 2018, lo que "confirmaría que la principal opción de los millennials a la hora de formar nuevos hogares y acceder a la vivienda está siendo el alquiler", tomando como referencia central para esta generación el año 1990, por lo que el grueso comenzó a formar hogares a partir de 2015.

Las cifras muestran que el mercado de la vivienda va cambiando en función de las generaciones. El entorno laboral y las cuestiones económicas están entre los factores que marcan esta brecha, pero "también la transformación que han sufrido los valores. La creación de hogares durante la época de los baby boomers estaba muy ligada a la formación de una familia. Hoy en día, el retraso en la emancipación se traslada a la natalidad, y acceder a una vivienda por primera vez tiene un componente más marcado de movilidad laboral o estudiantil", apunta Ferran Font, director de Estudios de pisos.com.

Gonzalo Bernardos, director del Máster Inmobiliario de la UB, relaciona esta situación con las circunstancias de cada época: Los baby boomers tienen dos cosas muy importantes, "la primera es que los tipos de interés se hundieron, pasaron del 16,5% en 1991 al 4,5% en el 1998, y les fue más fácil comprar una vivienda". La segunda es que "se encontraron en un periodo que había muchísimo crédito", indica Bernardos. Con esta situación, dicha generación compra vivienda "por la sencilla razón de que sus padres lo habían hecho y les había ido muy bien", apunta el experto.

El 61% de los mayores de 55 años no paga por su vivienda: está pagada, la heredó o se la cedieron

Esto se demuestra con un estudio realizado por pisos.com en el que se recoge que la situación más frecuente entre los mayores de 55 años es que el 61% no paga por la casa en la que vive, bien porque ya la ha pagado íntegramente, porque la heredaron se la cedieron. Los que lo hacen, el 28%, está hipotecado y el 11% vive de alquiler.

En plena edad de independizarse están los millennials -la media de edad de emancipación de los jóvenes españoles está en los 29 años, tres más tarde que la europea, según recoge el II Observatorio sobre la Vivienda en España, elaborado por Century 21 en colaboración con SigmaDos-.

Y precisamente la diferencia generacional se acentúa al hablar de emancipación. Según pisos.com antes del año 2000, la mayoría de los baby boomers que abandonaron su casa lo hacían porque habían contraído matrimonio (48%), por estudios (16,2%) o por trabajo (15,1%). En cambio, a partir del 2000, las razones laborales (25,9%), el anhelo de libertad (24,7%) o el deseo de convivir con la pareja (21,3%) fueron los auténticos promotores de la independencia de los millennials.

Pero "ni por libertad, ni por movilidad geográfica: los jóvenes españoles viven de alquiler porque no se pueden permitir una vivienda en propiedad", apuntan desde pisos.com. Y es que en nuestro país, la mayoría de los jóvenes vive de alquiler (50%), mientras que el 30% está hipotecado y el 20% no paga nada por su vivienda.

Quieren ser propietarios

Sin embargo, la mentalidad no ha cambiado, independientemente de la edad. La seguridad es una de las razones para tener vivienda en propiedad y España quiere seguir siendo un país de propietarios. "A los millennials les impacta directamente la crisis, que llega cuando tienen que dar el salto profesional y son los que están en la actualidad en alquiler", señala el director del Máster Inmobiliario de la UB, pero aunque se mantiene la idea de adquirir una vivienda, "no todos tienen el dinero necesario para comprar, porque el banco da el 80% pero el 20% restante no todos lo tienen ahorrado y este es el gran problema para comprar una vivienda".

El 90% de los jóvenes emancipados quiere tener una vivienda en propiedad

De hecho, el 90% de los jóvenes emancipados quiere tener una vivienda en propiedad, según los datos de Century 21. Sin embargo, la capacidad de ahorro y la entrada para comenzar dicho proceso son algunas de las trabas que se encuentra esta generación a la hora de enfrentarse a la propiedad.

"Para un hogar medio hoy es más difícil que antes acceder a una vivienda en propiedad", señala el director de Microanálisis Inmobiliario.com. Según la ratio Precio de la vivienda/Renta Bruta por hogar -expresa el número de años de los ingresos brutos totales que tendría que dedicar una familia media para pagar una vivienda media- en las series históricas del Banco de España, en diciembre de 1988 eran necesarios 3,77 años de ingresos brutos de un hogar medio para pagar una vivienda media. En diciembre del 2000, la cifra subía hasta 4,13 años y en 2010 eran necesarios 8,23 años, mientras que en junio de 2019 pasó a 7,49 años.

Otro aspecto fundamental que señala el experto en el acceso de los millennials, tanto de alquiler como en propiedad, es la provisión de las viviendas necesarias para atender la demanda de nuevos hogares. "Se habla mucho del stock de vivienda vacía que se generó durante la burbuja inmobiliaria pero, en muchos casos, su ubicación no se corresponde con las áreas en las que se localiza la demanda", expone Loubet.

Los millennials se muestran más pesimistas de cara al futuro, ya que según el estudio realizado por pisos.com, más de la mitad de los encuestados (el 68,6%) asegura que el mercado volverá a entrar en crisis, mientras que el 47,2% de los baby bommers apoya esta afirmación.

¿Qué busca la generación Z?

Llegados a la veintena o a punto de hacerlo, está la generación Z (nacidos entre el 2000 y 2010, aunque algunos sitúan esta generación desde mediados de la década del 90 hasta mediados del 2000). La búsqueda de un trabajo con flexibilidad de horarios o para realizar desde casa, la movilidad geográfica para su desarrollo laboral y vivir experiencias nuevas, son rasgos que caracterizan a esta franja de edad. El 65% de los jóvenes pertenecientes a la generación Z prefiere vivir de alquiler a comprar su propio hogar, según un estudio realizado por Inèdit en el mercado de alquiler a jóvenes de dicha generación.

Ante este pensamiento de vida y debido al incremento en los precios del alquiler, en la última década emergieron empresas en España que ofrecen una nueva modalidad de alquiler, basada en el coliving. Se trata de un grupo de personas que utilizan los servicios de un edificio y quieren sentirse parte de una comunidad con intereses afines y nexos de unión. "El coliving es la oportunidad perfecta para los jóvenes que, además de instalarse en una ciudad para completar sus estudios académicos o laborales, puedan vivir experiencias de vida e intercambios culturales con sus pares de todo el mundo ubicados en puntos atractivos de la ciudad. Inèdit surge justamente a raíz de tener inconvenientes para encontrar un sitio ideal sin preocuparse de gastos extra y poder vivir la ciudad", apunta Laia Comas, CEO de Inèdit Barcelona.

Desde la compañía apuntan que las personas que comprenden estas edades no buscan estabilidad en un lugar físico determinado, porque buscan estímulos o cambios constantes y crecieron en el pleno desarrollo de la economía colaborativa, que promueve compartir servicios, además de brindar facilidades. Asimismo, la inseguridad laboral de estos tiempos les exige estar más preparados y ser propensos a emprender mucho más pronto que las generaciones anteriores.

¿Y si la tercera edad se apunta a la tendencia? El concepto cohousing, propio de los países del Norte de Europa, se basa en crear espacios de vivienda colaborativa para personas mayores, donde son los propios residentes los que gestionan los servicios en función de sus necesidades. En España, en los últimos años se han creado algunos residenciales basados en este modelo y otros están en desarrollo.

¿Qué valoran más?

Las preferencias sobre la vivienda varían según el perfil generacional, así lo muestra un estudio de mercado de Habitissimo. Los baby boomers son quién más valoran la situación de la casa, mientras que una vivienda luminosa es un aspecto indispensable para la generación X. Los millennials son quienes más aprecian una cocina reformada. Que el hogar disponga de medidas idóneas de ahorro de energía es un motivo decisivo para los baby boomers (12,5%), la generación que, a su vez, más valora el hogar inteligente, con el apoyo de un 13% de los encuestados. Por su parte, la generación X es la que más valora las instalaciones comunitarias.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.