Empresas y finanzas

Coliving: la evolución del piso compartido llega a España

  • Nueva entrega de 'La vivienda a fondo', elaborada por elEconomista en colaboración de Aedas Homes, Century 21 y Altamira
  • Los fondos vigilan este nuevo negocio, pero esperan a una regulación clara
Foto: Archivo

Nació en Silicon Valley y tras implantarse con fuerza en EEUU y también en Reino Unido, el coliving empieza ahora a dar sus primeros pasos en España como la nueva fórmula de vivienda para la gente joven.

Este nuevo modelo inmobiliario es una versión más avanzada del clásico piso compartido. Consiste en el alquiler de un pequeño espacio privado, generalmente de unos 12 o 15 metros cuadrados, en un edificio en el que se dispone de amplias zonas comunes, como salones, zona de trabajo, gimnasio o piscina, y en el que se ofrece una serie de servicios adaptados a las necesidades de cada inquilino.

Todo esto por unos 1.000 euros al mes, lo que equivale, más o menos, a lo que cuesta el alquiler de un estudio o un piso de una habitación en grandes ciudades como Madrid y Barcelona.

Aunque este modelo nace para convertirse en una alternativa de vivienda tras salir de la residencia de estudiantes, también se convierte en una opción muy cómoda para "aquellos nuevos habitantes de una ciudad que quieren introducirse en sociedad, dada la comunidad que se genera y las startups que surgen para conectar personas con servicios", explica Javier Caro, director de Advisory y Specialist Markets de CBRE.

El directivo apunta que si bien "los inquilinos del coliving suelen tener entre 25 y 35 años, la edad no juega un papel excluyente en este producto, dado que el concepto da respuesta a una forma de pensar, actuar y vivir". Así, aunque España sigue siendo un país de propietarios, lo cierto es que cada vez más el paso de emanciparse mediante la compra de una vivienda se retrasa, ya sea por la imposibilidad de acceder a una hipoteca ante la falta de ahorros, por la inseguridad laboral, la elevada movilidad o por un cambio cultural. Sea cual sea el motivo, lo cierto es que cada vez menos la gente joven "quiere comprar y poseer. Ahora les gusta usar y disfrutar", apunta Caro.

Ventajas

La flexibilidad y los servicios bajo demanda son, según Caro, los puntos fuertes de este producto. "Por qué vas a tener una lavadora en casa si solo la usas durante dos horas dos días a la semana. Igualmente, si apenas cocinas, qué necesidad hay de tener una cocina grande. Seguramente con un solo fuego te basta. Por otro lado, si necesitas organizar una cena con amigos puedes reservar una sala. Además, cuentas con zonas para trabajar y también salas de juegos donde relacionarte o gimnasio", explica el directivo, que concreta que también se pueden contratar servicios de limpieza o plancha y en algunos países más avanzados puedes solicitar un médico o un fisio a domicilio. "En definitiva, el coliving te hace la vida más fácil y más flexible, ya que además puedes alquilar la habitación por periodos más cortos", apunta Caro.

"El coste medio de todos estos servicios complementarios dentro de un alquiler de vivienda tradicional en Madrid y Barcelona supera de media los 300 euros al mes, mientras que el coliving ofrece la mayoría de estos dentro de la tarifa mensual", concreta el directivo, que además destaca que, "por lo general, en estos centros te hacen una labor de community manager, que es difícil de cuantificar, pero que en ningún caso tendrás en un alquiler tradicional". Según el directivo, los motivos por los que este producto está llegando a España son la elevada tasa de esfuerzo que se detecta en el mercado del alquiler y la existencia de un producto que no se adapta a la demanda. Así, de acuerdo a las bases de datos de CBRE Valuation Advisory, el alquiler de un piso de entre 25 y 45 metros cuadrados en Madrid y Barcelona oscila entre los 800 euros y los 1.000 euros al mes, lo que supone una tasa de esfuerzo sobre la renta media de más de un 45%. Por oro lado, el stock de viviendas de una habitación o de estudios no se va renovando con la obra nueva, puesto que la proporción de viviendas de obra nueva de esta tipología es mucho menor a la del resto de tipologías (dos, tres o cuatro dormitorios).

Según Caro, "existe por tanto una demanda potencial para este tipo de producto que se encuentra tanto en las nuevas generaciones como en las más experimentadas. En este último caso, debido al aumento de la calidad y también de la esperanza de vida se requieren lugares donde poder encontrar los servicios que se soliciten en función de las necesidades, hasta que en el tramo final de la vida (de ser necesario) se trasladen a una residencia de la tercera edad".

Barreras a este modelo

Este nuevo modelo está en el punto de mira de los grandes inversores, pero actualmente en nuestro país hay ciertas barreras que mantienen en expectativa la entrada de capital en masa para el desarrollo de este negocio, a pesar de que existe la demanda necesaria.

El impedimento principal es que en España el coliving es un producto que aún no está regulado y al igual que sucede con el resto del mercado inmobiliario, "la piedra fundamentar de todo es el urbanismo". El coliving se puede considerar un híbrido entre el residencial, hotel y residencia comunitaria, lo que dificulta la obtención de los permisos necesarios para ejercer su actividad. "A día de hoy la norma no contempla el coliving de forma concreta dentro de ninguno de los usos existentes, por lo que si no sabemos en qué tipología de suelo podemos encajar el producto es muy difícil transmitir seguridad a un inversor", explica Caro.

"Hay que tener en cuenta que la opción del uso residencial exigiría unos requisitos técnicos mucho más restrictivos en cuanto a superficies mínimas por estancias habitacionales", apunta el directivo. A lo que habría que sumar que los suelos de uso residencial se venden más caros que un suelo de uso dotacional (residencia de estudiantes), por lo que la rentabilidad para el inversor se vería penalizada. "Seguramente serán los Ayuntamientos de cada municipio los que tengan que decantarse, aunque posiblemente las interpretaciones no serán homogéneas", explica el experto.

Corestate invertirá 200 millones

El fondo Corestate se ha lanzado al mercado del coliving de la mano Medici Living. Juntos tienen un plan de inversión europeo de 1.000 millones, de los que unos 200 millones se quieren destinar para abrir centros de coliving en España. En nuestro mercado operarán bajo la marca Quarters y ya negocian su primer proyecto de coliving en el centro de Barcelona. Por otro lado, en Madrid, Urban Campus tiene un espacio de coliving en el centro de la ciudad, así como el operador alemán Projects, que tiene un centro en la zona de Tetuán.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum11

Que remen los burgueses
A Favor
En Contra

Va a compartir vivienda su p.m. En España sobra vivienda, lo que estan haciendo es inhumano.

Puntuación 2
#1
Maikelnaik
A Favor
En Contra

Vaya manera de engañar a lis jovenes. Tendrian que salir y liarse a tiros con semejantes especuladores.

Puntuación 1
#2
Jóvenes en precario
A Favor
En Contra

¡Benditos móviles y benditos Facebook, Twitter e Instagram que tienen idiotizados y abducidos a los jóvenes y así no arden las calles! ¡Benditas memeces tecnológicas que evitan que los jóvenes no nos hagan una revolución!

Puntuación 0
#3
maqui
A Favor
En Contra

Los negocios inmobiliarios están j.odiendo la natalidad y la baja natalidad acaba j.odiendo la economía de todos. El daño que está haciendo el sector inmobiliario con la entrada de los fondo de inversión es enorme y parece que la mayoría de la gente y los gobiernos no se han dado cuenta. ¿Cómo se van a formar familias y tener hijos en pisos compartidos en donde sólo dispones de 15 m2 o menos?

Puntuación 0
#4
maqui
A Favor
En Contra

Los negocios inmobiliarios están j.odiendo la natalidad y la baja natalidad acaba j.odiendo la economía de todos. El daño que está haciendo el sector inmobiliario con la entrada de los fondo de inversión es enorrme y parece que la mayoría de la gente y los gobiernos no se han dado cuenta. ¿Cómo se van a formar familias y tener hijos en pisos compartidos en donde sólo dispones de 15 m2 o menos?

Puntuación 0
#5
Daniel
A Favor
En Contra

Pasito a pasito, la involución de la sociedad. Pretenden presentar como progreso algo que es claramente un retroceso. ¿Cómo la gente ha de formar una familia, si no puede tener una vivienda en propiedad, si no sabe si le van a echar a los tres años? El co-living desde luego que no va a ayudar en esa dirección. El co-living concuerda con la idea de perpetuar la adolescencia/ vida de estudiante, en donde la vida social es caótica, mientras que lo natural es que en la vida adulta tu círculo social se vuelva más cerrado, pero de mayor calidad. Estoy seguro de que los potenciales inversores en este negocio viven en su chalet con su familia, y ni se plantearían una forma de vida como de la que pretenden lucrarse. Despertad!

Puntuación 0
#6
nicaso
A Favor
En Contra

! Vaya soluciones !, dentro de poco viviremos como los monos colgados de las ramas de los árboles. Yo creo que los demandantes se los inventan porque esa forma de vivir es absurda y cara luego sólo es válida para cuatro visitantes esporádicos.

Puntuación 0
#7
NACHo
A Favor
En Contra

Vamos, lo que en España venía a ser una corrala.

Puntuación 0
#8
Lydoyddtodpy
A Favor
En Contra

1000 pavos al mes por un zulo de 14 metros.

¿Cuánta gente hay que lo peda pagar? (ya no hablo de querer).

Seguimos vendiendo humo.

Puntuación 0
#9
Manolete
A Favor
En Contra

Toda la basura se la traen a España.

Alguien con 35 años, casi 40, malviviendo en una caja de cartón con cama, no tiene nada que ver?

Venga ya. Este país va a peor jajajajaj

Puntuación 0
#10
Marcelino
A Favor
En Contra

Fantástico. Toda la vivienda que pase a manos de los fondos. Los españoles, que la única forma que teníamos de ahorar era comprando una casa ya ni eso. A vivir en una mierda de 15 metros cuadrados. Luego la gente se pregunta porque existe podemos y Carmena tiene tanto éxito. El liberalismo es como el comunismo, solo funciona en teoría y en la práctica solo beneficia al más rico.

Pero espera que igual debería dar las gracias porque en mi lata de 15 metros cuadrados por la que solo pago 1.000 euros, tengo coworking uhhhhhh. Grasias.

Puntuación 0
#11