Empresas y finanzas

Uber irrumpe en el taxi de Madrid con viajes con descuento y precio cerrado

  • Llega a un acuerdo con Ciudad del taxi para incluir su flota madrileña en la 'app'
Un taxi que opera con Uber

La batalla de las plataformas de movilidad por el taxi se recrudece. Uber ha llegado a un acuerdo con la empresa Ciudad del taxi para incluir la flota que gestiona en su aplicación y así ofrecer viajes con descuento y precio cerrado en Madrid. La alianza arranca este viernes a las 10.00 horas con 50 taxis en la capital de España pero la idea es ir sumando vehículos cada semana hasta llegar a un mínimo de 130 vehículos.

El objetivo es que incluyan en la aplicación los 300 taxis que están bajo el paraguas de la compañía, que también gestiona flotas de VTC, aunque todo dependerá de la voluntad de los conductores. El sistema para pedir un taxi será igual que para solicitar un Uber X por lo que también habrá precio cerrado, sistema de pago instantáneo, posibilidad de compartir tarifa y de añadir propina.

Tendrá precio cerrado, sistema de pago instantáneo y la posibilidad de compartir tarifa

La incursión de Uber en el mundo del taxi llega después de que Cabify firmara acuerdos en Cantabria, Valencia y Madrid con varias de decenas de taxistas abriendo una guerra de comisiones. "Prestar servicio al taxi es la única manera de crecer que tienen Uber y Cabify ya que el aumento de las flotas de VTC está capado y en muchas comunidades autónomas existen restricciones a la actividad" explican fuentes del sector a este diario. No en vano, en Madrid hay 8.239 licencias y como mucho quedan pendientes de otorgar otras 150 o 200 vía judicial, lo que limita el crecimiento de las plataformas en la capital. En este sentido, desde Fedetaxi aseguran que "la entrada de Uber en el taxi refleja la derrota de la multinacional en su batalla por liberalizar VTC y Taxis en España".

"Prestar servicio al taxi es la única manera de crecer que tienen Uber y Cabify ya que el aumento de las flotas de VTC está capado"

Uber, que con este movimiento amenaza la hegemonía de Free Now, la principal app del sector del taxi, se abre al gremio en Madrid porque es la primera Comunidad que ha aprobado la tarifa flexible y el precio cerrado, lo que permite ofrecer tarifas más bajas en función de la demanda. El plan de Uber es llevar el servicio al taxi a otras ciudades siempre y cuando cambien su normativa para flexibilizar la fijación de precios y mejorar la competitividad del sector. En este punto, parece que Galicia quiere aprobar una normativa similar a la de Madrid y en Andalucía lo están estudiando. En Barcelona se aprobó el precio cerrado para el taxi cuando entró en vigor el decreto ley que obliga a esperar 15 minutos entre la contratación de la VTC y la prestación del servicio. "Queremos convertirnos en un socio a largo plazo de las ciudades españolas, trabajando con el taxi y las administraciones públicas para construir ciudades más inteligentes y limpias para todos", asegura Uber en un comunicado.

Pese a que el uso de aplicaciones para captar viajeros ayuda a los taxistas a elevar sus ingresos y a que las plataforma como Uber y Cabify tienen millones de usuarios en todo el mundo, el taxi en España se resiste a aliarse con estas compañías. Así, las multinacionales no han conseguido llegar a acuerdos con las asociaciones o principales emisoras para integrar grandes flotas y se prevé que el crecimiento de la oferta de taxis sea lenta. Y es que, la guerra abierta por el gremio contra las VTC sigue latente y los taxistas ven a Uber y Cabify como enemigos que darán prioridad a las VTC ya que les cobran más comisión y su trabajo depende de ellas.

Aun así, Jesús Orduña, director general de Ciudad del Taxi, cree que la paz es posible. "Este acuerdo demuestra que la colaboración entre Uber y el taxi es una gran oportunidad para que el sector aproveche los beneficios de la mejor tecnología del mercado y para que Uber cuente con los mejores profesionales en su plataforma", dijo.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.