Empresas y finanzas

Los Gallardo venden el 6,3% de sus acciones en Almirall por 167,75 millones de euros

  • Jorge y Antonio Gallardo seguirán controlando el 59% de la farmacéutica
  • La compañía se desploma un 11,48% en bolsa este miércoles
Sede de Almirall en Barcelona.

La familia Gallardo dio este martes orden de vender un 6,3% de sus acciones en Almirall, valoradas en 185 millones de euros. La cuantía final de la operación es de 167,75 millones, según ha comunicado la farmacéutica este miércoles a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV). La compañía cerró ayer su cotización en bolsa con una capitalización de 2.972 millones de euros.

La venta se ha hecho a un precio de 15,25 euros por acción, lo que supone un descuento del 10% respecto al precio del cierre de este martes (16,98 euros).

Tras esta venta, realizada a través de una colocación privada entre inversores cualificados mediante un procedimiento de "colocación acelerada", los hermanos Gallardo (Jorge y Antonio) que controlaban la farmacéutica con un 66% de las acciones, pasan a tener un 59,7% de la compañía.

Los hermanos Gallardo son los accionistas mayoritarios a través de sus vehículos de inversión Plafin y Landon. Sin embargo, la operación se ha realizado a través de Grupo Corporativo Landon, el vehículo inversor de toda la familia Gallardo, que ha dado un mandato al banco JP Morgan para una colocación privada entre inversores cualificados de un paquete de hasta 11.000.000 acciones de Almirall.

"La venta busca incrementar el capital flotante o free float de Almirall por encima del 40%"

Según ha afirmado este martes la farmacéutica en un comunicado, la venta "busca incrementar el capital flotante o free float de Almirall por encima del 40%, mejorando la liquidez de la acción y promoviendo la visibilidad de la compañía de cara a inversores y la diversificación de su base accionarial".

Los términos de la colocación, incluido el volumen y el precio por acción definitivos, se determinarán una vez finalizado el proceso de colocación acelerada y se harán públicos mediante la remisión de la oportuna comunicación de información privilegiada.

En mayo de 2018, la familia Gallardo amplió su participación en la multinacional farmacéutica hasta el 66,64%, tras anunciar la adquisición del 8,45% de las acciones que hasta ahora poseía Daniel Bravo, socio fundador de Laboratorios Prodesfarma, que en 1997 se fusionaron en Almirall.

Grupo Corporativo Landon adquirió la tercera parte de la estructura societaria mediante la cual Jorge y Antonio Gallardo, junto con Bravo, controlaban conjuntamente el 25,34% de Almirall.

Reacción en bolsa

Tras la noticia, las acciones de la farmacéutica se desplomaron un 11,48% en bolsa en la sesión de este miércoles. Han tocado un precio mínimo intradía de 14,72 euros. 

Almirall amplía así el potencial alcista que el consenso de mercado de Bloomberg le da. Desde sus niveles de cotización de hoy, la compañía puede ascender un 26,6% en el corto plazo. Este grupo de expertos le da un precio objetivo medio a doce meses de 19,12 euros por acción. 

Es más, ninguno de estos analistas aconseja vender títulos de la compañía. La gran mayoría (once expertos, el 91,7% del total) da una recomendación de 'comprar' sobre el valor y solo uno (el 8,3%), de 'mantener'.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.