Empresas y finanzas

Los costes de la banca caen solo un 13% desde la crisis pese a los ajustes

  • El sector ha cerrado el 44% de las sucursales y despedido al 33% de la plantilla
Madrid

Los reguladores están presionando a la banca para que reduzca sustancialmente sus costes operativos para mejorar la eficiencia y, así, elevar los ratios de rentabilidad, que se encuentran por debajo de las exigencias de los mercados. Es una de las pocas palancas que las entidades tienen para incrementar su cuenta de resultados, ya que ni la situación de tipos negativos ni los volúmenes de actividad ayudan para ingresar más y poder elevar la cuenta de resultados.

Pese a los ajustes de personal y oficinas realizado en los últimos años, que han sido significativos, el sector en nuestro país ha reducido la factura de los gastos de explotación solo un 13% desde 2008, cuando comenzó la crisis. Cada trimestre los bancos destinan unos 6.600 millones de euros para funcionar, de los cuales unos 3.500 millones van destinados a los salarios de los trabajadores.

La caída de los costes totales contrasta con el recorte del 45% de las oficinas en once años y al 33% de la plantilla. En la actualidad, según los datos del Banco de España, las entidades tienen 25.400 sucursales, el menor volumen desde finales de la década de los 70, y emplea a 182.000 personas en España.

Para los próximos meses, el sector ya tiene en mente nuevos ajustes. Además de la ejecución de los planes del Santander y CaixaBank, BBVA, Sabadell, Bankia van a proceder a nuevos cierres de sucursales, que podrían llegar a sumar en conjunto unas 500, según han anunciado en las presentaciones de resultados del tercer trimestre. BBVA ha indicado que llevará a cabo en 2020 unas 200 clausuras, un número similar al del Sabadell. Bankia no ha cuantificado los descensos en su red comercial física, pero sí ha avanzado que materializará un "ajuste fino" de la estructura.

En su reciente informe de Estabilidad Financiera, el Banco de España subraya que en los negocios en España, se observa un "estancamiento de los gastos de explotación" en el sector desde finales de 2013, lo que "está haciendo que los ratios de eficiencia se hayan deteriorado de forma generalizada por entidades". Añade que, sin tener en cuenta las indemnizaciones por despidos, este parámetro "ha aumentado (empeorado) en torno a nueve puntos porcentuales desde 2014", hasta situarse en el 56,2%.

El supervisor indica que una de las causas de que los costes no bajen es el incremento de inversiones en sistemas de informática y comunicaciones, servicios subcontratados y amortizaciones, reflejando en cierta medida el proceso de digitalización y transformación tecnológica que están abordando las entidades.

Los reguladores reclaman al sector que acelere el descenso de gastos para ser rentable

Aunque la banca española presenta una de los mejores datos de eficiencia de la Unión Europea, éstos se sitúan por encima de las recomendaciones de los reguladores, que establecen niveles por debajo del 50%, es decir, que se destinan menos de 50 euros para ingresar 100.

Tan solo Sabadell tiene a cierre de septiembre un ratio en línea con los consejos de las autoridades, al contar con una eficiencia del 46%. Bankinter ha visto un empeoramiento por la integración de Evo y supera el umbral del 53%, un porcentaje similar al del Santander, aunque en su caso no se incluyen las provisiones para ejecutar el Expediente de Regulación de Empleo (ERE). En el caso de CaixaBank la eficiencia rozaría el 70% si se tienen en cuenta las dotaciones para su plan de ajuste de red y personal.

Ante estas cifras, el Banco de España hace hincapié en que "la palanca de los gastos de explotación es una de las más importantes sobre las que las entidades tienen un control directo para aumentar la rentabilidad de su negocio", instando por ello a una mayor reducción de los mismos.

La Autoridad Bancaria Europea (EBA, por su siglas en inglés), también ha insistido recientemente en la necesidad que tienen las entidades de disminuir los costes, tal y como ha expresado su presidente, José Manuel Campa, en sus últimas apariciones públicas.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.