Empresas y finanzas

BBVA, sorprendido con Turquía: Garanti ganará el doble de lo previsto

  • La franquicia otomana aportará unos 450 millones en 2019 al grupo
Una sucursal de Garanti

"La gran sorpresa positiva de este año está siendo Turquía". Este mensaje fue trasladado esta semana en un acto público por el consejero delegado de BBVA, Onur Genç, con el que intentaba quitar la presión que ejerce este mercado a la cotización y a las previsiones futuras del grupo español en los últimos tiempos. De hecho es la principal incertidumbre que pesa sobre el banco. Incluso mayor que el riesgo reputacional derivado del 'caso Villarejo', por el que podría recibir multas.

Las palabras de Genç (de origen otomano) tienen su reflejo en las estimaciones sobre el desempeño de Garanti y el resto de negocios que tiene BBVA en Turquía. Se espera que ganen prácticamente el doble de lo previsto a finales del pasado ejercicio en 2019 y, por tanto, aporten 443 millones.

Según el consenso de los analistas proporcionados por el propio banco, este es el cálculo de la generación de ganancias de la franquicia turca, que contrasta con los apenas 232 millones que se preveían para el conjunto de este ejercicio el pasado diciembre.

Menos optimistas son los vaticinios de la evolución para 2020, pero son también significativamente mejores a los anteriores. Ahora, se estima que el mercado turco contribuya con 402 millones el próximo año, lo que supone un 43,5% más.

Pese a la sorpresa positiva, el consejero delegado advertía que aún había que mantener la "prudencia" sobre el devenir de la filial en la que BBVA había puesto tantas esperanzas y donde tiene invertidos unos 7.000 millones de euros.

La mejoría se debe a una coyuntura económica menos dramática de lo previsto, lo que redunda en entradas de morosidad inferiores y ritmos de actividad más altos, además de una depreciación de la lira menos relevante. Genç destacaba que el PIB del país había crecido durante dos trimestres consecutivos y la inflación había descendido significativamente.

Turquía aportó un 9,8% de las ganancias del grupo en 2018. Entonces ya se había desatado la crisis en la que se ve inmersa y por la que muchas empresas han pasado dificultades para hacer frente a sus compromisos de pago por la devaluación de la moneda, como la dueña de la principal compañía de telecomunicaciones. En 2019, según las estimaciones actuales, mantendrá su peso en el banco ligeramente por debajo del 10%. En 2020, el porcentaje caerá hasta el 8,8%.

La prudencia está llevando a que BBVA no haya modificado al alza los objetivos para el presente ejercicio de Garanti, entidad que controla con casi el 50% del capital. Por tanto, la hoja de ruta va implementada tiene como fin obtener una rentabilidad ligeramente inferior a los competidores, frente al 17% cosechado en 2018. Para ello la división turca prevé aumentar el volumen de créditos un 5%, la mitad que el año pasado y que el ratio de morosidad escale hasta un máximo del 7% (5% en diciembre). En cuanto al coste del riesgo pretende mantenerlo por debajo de 300 puntos básicos.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0