Empresas y finanzas

El apocalipsis del retail devora a otra víctima: la precursora del fast fashion, Forever 21, se declara en quiebra

Forever 21 se suma a la larga lista de minoristas que no han podido aguantar la competencia feroz de la venta online y los altos costes de mantener una extensa red de tiendas físicas. Con un pasivo de hasta 10.000 millones de dólares y casi 33.000 empleados, la compañía se ha acogido al artículo 11 de la Ley de Bancarrotas para afrontar una profunda reestructuración que supondrá el cierre de 350 de sus 800 tiendas en todo el mundo, 178 de ellas en EEUU.

Forever 21 fue fundada en 1984 en una pequeña tienda de Los Ángeles por una pareja de inmigrantes surcoreanos y en el nuevo milenio revolucionó la industria textil con la fórmula de ropa barata y nuevos modelos cada poco tiempo. Pero la compañía no ha podido aguantar la presión que está suponiendo para el sector minorista el comercio online y el cambio de los hábitos de consumo.

La cadena de ropa ha solicitado la protección de la Ley de Bancarrota, que es equivalente a la figura de preconcurso de acreedores, para intentar adaptarse a los nuevos tiempos.

Linda Chang, vicepresidenta ejecutiva de la compañía, dijo en un comunicado de prensa que presentar una declaración de bancarrota es "un paso importante y necesario para asegurar el futuro de nuestra compañía, lo que nos permitirá reorganizar nuestro negocio y reposicionar Forever 21".

La declaración de quiebra podría ayudar a Forever 21 tiene como objetivo cerrar las tiendas no rentables y recaudar nuevos fondos. De momento, ha logrado financiación por más de 300 millones de dólares, para seguir operando y afrontar los planes de reestructuración. Forever 21 opera 800 tiendas en los Estados Unidos, Europa, Asia y América Latina. Sus planes pasan por cerrar 350 establecimientos, 178 de ellos en EEUU, según ha afirmado el diario económico The Wall Street Journal.

Según detalla Bloomberg, la declaración de quiebra viene precedida de meses de negociaciones con los accionistas de referencias de Forever 21, que incluyen a Simon Property Group y Brookfield Property Partners, dos de los principales propietarios de centros comerciales en EEUU. Las discusiones se habrían centrado en una reducción de las rentas que paga Forever 21 por sus locales.

La compañía es la última víctima de la crisis del retail en EEUU. En lo que va de año, el comercio minorista ha cerrado 8.200 tiendas, superando las 5.589 del año pasado. Se espera que se cierren más locales de minoristas y que lleguen a 12.000 para fines de 2019.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0