Empresas y finanzas

La nueva quiebra de Payless reaviva el apocalipsis de las minoristas en EEUU

Tienda de Payless. Foto: Dreamstime
Nueva York

Por segunda vez en menos de dos años, la cadena de zapaterías Payless volvía a cobijarse bajo las leyes de quiebra estadounidense. En esta ocasión, eso sí, con la intención de cerrar sus cerca de 2.500 establecimientos en América del Norte, deshacer su negocio online y despedir a 16.000 empleados.

"Payless emergió de su reorganización previa mal equipada para sobrevivir en el entorno minorista de hoy", justificó Stephen Marotta, el director de reestructuración de Payless, en un comunicado. La compañía dijo que las tiendas Payless en Latinoamérica, las Islas Vírgenes, Guam y Saipan, y sus franquicias internacionales en todo el Medio Oriente, India, Indonesia, Indochina, Filipinas y África continuarán operando de manera habitual.

Payless ha enfrentado una feroz competencia de cadenas más grandes como TJX Companies, que cuenta con una capitalización de mercado de 62.000 millones de dólares, y DSW, que tiene una capitalización de mercado de 2.200 millones de dólares.

Este nuevo episodio vuelve a poner de manifiesto el precario estado que algunas compañías dentro del sector minorista siguen presentando incluso después de que el año pasado el cierre de establecimientos en EEUU cayera un 32% hasta las 5.524 tiendas, según cifras de Coresight Research.

Una reducción que ofreció algo de esperanza después de que en 2017 los cierres de establecimientos a este lado del Atlántico tocasen techo con un total de 8.139 tiendas. No obstante, la tendencia vuelve a soplar en contra del sector. Los cierres de tiendas en las seis primeras semanas de 2019, y sin incluir el reciente anuncio de Payless, ha registrado un incremento del 23% con respecto el año pasado.

De acuerdo con los datos de Coresight Research en lo que llevamos de año se han anunciado al menos el cierre de 2.187 establecimientos en EEUU, con Gymboree (749) y Ascena Retail (400) representando más de la mitad del total. Mientras tanto, durante el mismo periodo, las minoristas han anunciado 1.411 aperturas de tiendas, compensando el 65% de los cierres anunciados.

Los factores que impulsan los anuncios de cierre de tiendas suelen incluir, además de la mejora del margen de beneficios, la continua canibalización del comercio electrónico en el comercio minorista, el aumento de los tipos de interés y el alto nivel de suspensión de pagos y liquidaciones entre las minoristas.

El año pasado se registraron algunas de las mayores suspensiones de pagos en la historia del comercio minorista, incluida el cobijo bajo el Capítulo 11 de la Ley de Quiebras de Sears, almacenes con 125 años a sus espaldas. La minorista de ropa infantil Gymboree Group solicitó la suspensión de pagos por segunda vez en casi dos años a mediados del pasado enero, anunciando que cerraría más de 800 tiendas Gymboree y Crazy 8. Las miras en estos momentos recaen sobre otros grandes nombres del sector, como es el caso de JC Penney, Neiman Marcus, 99 Cent Only o PetSmart por nombrar algunos.

Recientemente, David Simon, capitán de Simon Property Group, uno de los mayores propietarios de centros comerciales en EEUU, reconoció durante una conferencia con analistas, citada por la CNBC, que le preocupa que pueda haber más cierres de tiendas minoristas y quiebras este año.

Por su parte, la calificadora Moody's publicaba recientemente su lista de 34 minoristas que podrían presentar dificultades, donde se incluyen además de algunas de las previamente mencionadas a Rite-Aid, Hudson's Bay Co., Lands 'End, Pier One Imports y J.Crew. Eso sí, uno de los aspectos positivos de los próximos dos años para el sector minorista es que los niveles de vencimiento de deuda en 2019 y 2020 no son particularmente elevados, según la agencia de rating.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum1
forum Comentarios 1
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.

COMPRADOR
A Favor
En Contra

Madre del Amor Hermoso... Viene una h**** de órdago...

Puntuación 2
#1