Economía

España cierra la brecha con la OCDE en paternidad, pero sigue con permisos de maternidad más cortos

  • España no ha modificado la duración de los permisos de maternidad desde 1988
  • Es uno de los 20 países desarrollados que sí ha ampliado los de paternidad

El Gobierno aprobó el pasado viernes un real decreto que incluye, entre otras medidas, la ampliación del permiso de paternidad de 5 a 8 semanas. Con esta medida, España prácticamente cierra la brecha que existía con los países de la OCDE en cuanto a los permisos para los padres, ya que la media de los países desarrollados está en 8,2 semanas.

Lo que no se modifica son las prestaciones de maternidad, que continúan ancladas en 16 semanas desde 1988, y que suponen tres semanas menos (un 15%) que la meda de los países desarrollados.

Así, mientras en la media de la OCDE, los padres suman más de 27 semanas de permiso remunerado, más de medio año; en España son tres semanas y media menos de las que disponen contando con el aumento a ocho semanas aprobado el viernes.

La mitad de los países de la OCDE no han elevado los permisos de maternidad en 30 años

Mientras el aumento de las prestaciones de paternidad ha sido aplicado en la mayoría de los países de la OCDE (20 de los 35 miembros han elevado el número de semanas disponibles para los padres), el de las prestaciones de maternidad ha sido más restringido.

Las estadísticas de la OCDE dan datos desde 1990 de 29 países e indican que 14 de ellos, entre otros España, han mantenido invariables las prestaciones de maternidad, mientras que otros 15 las han elevado desde entonces.

De esta forma, Japón y Corea del Sur son los países más generosos a la hora de otorgar permisos retribuidos a padres y madres, ya que suman en ambos casos casi 70 semanas en conjunto, debido a que los gobiernos ofrecen a los padres más de un año de permiso retribuido, mientras que las madres tienen 14 semanas en Japón y algo menos en Corea. No obstante, esta "generosidad" de los permisos apenas se aplica ya que en ambos países apenas un 2% de los hombres decide disfrutar de esas prestaciones.

Casi un año de permiso para las madres en Reino Unido, Grecia e Irlanda

Los siguientes países con más permiso para ambos progenitores son Reino Unido, Grecia, Irlanda y Francia, en los que las prestaciones suman casi un año. En los tres primeros casos, combinan permisos de maternidad muy largos con otros mucho más breves para los padres. Incluso en Irlanda no hay un periodo previsto de baja remunerada para los padres. Francia es la excepción a estos modelos, con permisos de maternidad de 16 semanas y de paternidad de 28 semanas.

Además, hay 8 países de la OCDE que no tienen establecida ninguna prestación por paternidad. No obstante, en algunos de ellos, como Turquía o Eslovaquia, tienen reconocidos algunos tipos de permisos para los padres y en otros casos hay permisos compartidos para ambos progenitores. 

La ampliación de los permisos de paternidad y, en muchos casos de maternidad, en los últimos años no se ha visto acompañada de un incremento significativo de la natalidad en la mayoría de países. La tasa de fertilidad se ha mantenido sin cambios en la OCDE desde 1995, con una media de 1,7 hijos por mujer y con una gran disparidad entre los países. En la Eurozona, el promedio también se ha mantenido en los últimos 20 años, con una media de 1,6 hijos por mujer. 

España es uno de los pocos países donde ha crecido ligeramente la tasa de fertilidad en los últimos 20 años, pasando de 1,2 hijos por mujer en 1995 a 1,3 en 2016. No obstante, es también uno de los países donde más se hundió la natalidad en los veinte años anteriores, ya que en 1970, las mujeres españolas tenían de media 2,9 hijos.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.