Economía

La reducción del balance de la Fed en 2019 equivaldrá a dos subidas de tipos

El presidente de la Fed, Jerome Powell. Foto: Getty.
Nueva York

Desde diciembre de 2015, la Reserva Federal de Estados Unidos ha incrementado los tipos de interés en nueve ocasiones, llevando el precio del dinero hasta el 2,375%. El número de subidas supera ya la media de las implementadas durante los siete ciclos previos de endurecimiento de las condiciones financieras desde agosto de 1980. Sin embargo, el contexto en curso cuenta con características peculiares.

La primera reside en que el presidente de la Fed, Jerome Powell, y especialmente su predecesora en el cargo, Janet Yellen, han incrementado la tasa sobre los fondos federales desde niveles extraordinariamente bajos. Estamos hablando de un rango de entre el 0 y el 0,25%. Un segundo factor para tener en cuenta es el balance del banco central, que engulló bonos del Tesoro y activos respaldados por hipotecas hasta situarse en los más de 4,5 billones de dólares de peso. Tradicionalmente su tamaño no ha llegado a superar los 800.000 millones de dólares.

Es por ello por lo que desde que la Fed comenzase a reducir su balance en octubre de 2017, muchos presten atención a los efectos que esto supone en un momento en que la institución todavía parece no haber puesto punto final a su ciclo de alzas. "Según nuestros cálculos, la reducción del balance equivale al menos a otros 50 puntos básicos de ajuste, esto elevaría la tasa de fondos federales actual cerca del 2,875%, que es el extremo superior de lo que la Fed considera como neutral", estima Joseph Lavorgna, economista de Natixis en un informe distribuido esta semana entre sus clientes.

En su última reunión de política monetaria de diciembre, el Comité Federal de Mercados Abiertos (FOMC, por sus siglas en inglés), el organismo que dicta los tipos de interés dentro del banco central situó la tasa neutral, es decir, el nivel en que la política monetaria ni impulsa ni lastra la actividad económica en un nivel del 2,8%. De ahí que Powell cambiase su mensaje de meses anteriores indicando que los tipos se encontraban ya "justo por debajo" de dicha tasa de equilibrio.

Sin embargo, lo que generó bastante malestar al término de la reunión del 18 y 19 de diciembre fueron sus palabras sobre el balance, cuyo achicamiento, dijo, estaba teniendo muy poco impacto en los mercados crediticios. Un mensaje que cambió poco después, el pasado 4 de enero, al "no tener dudas" ante la posibilidad de alterar la dieta de su balance si las condiciones y la coyuntura económica se complicasen. Eso sí, seis días más tarde, indicó que el balance del banco central "será sustancialmente más pequeño", aunque "no llegará a los niveles anteriores".

Las tenencias de bonos del Tesoro y activos respaldados por hipotecas se han contraído en aproximadamente 400.000 millones de dólares desde octubre de 2017 y el balance general de la Fed quedaría en estos momentos justo por debajo de los 4 billones de dólares. "Si la Fed permite que el balance se reduzca en otros 400.000 millones de dólares este año, esto equivaldría al menos a una subida de tipos de 50 puntos básicos por lo que esto situaría la política monetaria en un territorio claramente restrictivo", avisa Lavorgna.

Los principales funcionarios de la Fed han indicado en las últimas semanas que el banco central se tomará un respiro a la hora de seguir subiendo los tipos este año, con el 73,3% del mercado descontando ya que no habrá un encarecimiento expreso de los precios del dinero este año, según el FedWatch que elabora la CME. No obstante, si la Fed continúa con la reducción de su balance como hasta ahora, el endurecimiento de las condiciones financieras podría suponer implícitamente un lastre para actividad económica en un momento en que las presiones inflacionarias no suponen un riesgo evidente.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0