Economía

Moncloa debe convencer a la UE tras el adiós a la reforma de pensiones de 2013

Foto: Dreamstime

El recién estrenado Gobierno socialista de Pedro Sánchez nace con el desafío de gestionar un gasto en pensiones un 30% mayor que el que se encontró Mariano Rajoy a su llegada al Palacio de la Moncloa en 2011. Es la herencia que reciben los socialistas del anterior Ejecutivo popular y del acuerdo alcanzado in extremis entre el PP y el PNV para salvar los Presupuestos de 2018.

Con todo, la nómina anual de pensiones de este año se puede elevar hasta los 147.334 millones, si a la previsión presupuestaria inicial de 144.834 millones añadimos los aproximadamente 2.500 millones extra derivados de la actualización general de las pensiones al 1,6% más la revalorización del 3% para las prestaciones mínimas y el alza de dos puntos, hasta el 56%, en la base reguladora de las pagas de viudedad.

Esos más de 147.000 millones rebasan ya en un 30% los 112.658 millones de gasto anual en pensiones que se encontró Rajoy al inicio de su primer mandato, en 2011. No solo eso, la nómina de pensiones de este año rebasará en un 6,2% la de 2017, que fue de 138.612 millones. Ese aumento supone duplicar el ritmo de crecimiento de los últimos años, habitualmente situado en el 3%.

Así pues, el Gobierno -con Magdalena Valerio al frente de Trabajo, Migraciones y Seguridad Social- encara el reto de nivelar las cuentas de la Seguridad Social en un contexto en el que el aumento de ocupados será menor, según las previsiones, y en el que, además, el alza de la afiliación a la Seguridad Social no es correlativa al aumento de los ingresos por cotizaciones, debido a facilidades y bonificaciones como las tarifas planas para autónomos.

Durante 2017, los ingresos por cotizaciones subieron un 5,7%, hasta 115.816 millones, muy por encima del alza del 3% experimentada por el gasto anual en pensiones pero insuficiente para cubrir un déficit que alcanzó los 18.544 millones a cierre de 2017.

En el horizonte está también el examen de Bruselas sobre nuestras cuentas públicas y la tarea de restaurar la credibilidad reformista del país, disminuida tras el carpetazo a la reforma laboral de 2013. Como explican a elEconomista Pensiones, esa marcha atrás pasa una factura reputacional a España, habida cuenta de que unas medidas en su día aceptadas por Bruselas no han sido finalmente activadas. El acuerdo PP-PNV desmontó la revalorización del 0,25 y la entrada en vigor del factor de sostenibilidad que incluía la reforma 2013, amén de haber sembrado el sendero del regreso a la revalorización de las pensiones vinculada al IPC. Es decir, la hoja de ruta que en su día respaldó la Comisión Europea se ha desbaratado y el nuevo Gobierno debe ahora trazar un plan que convenza a las instituciones comunitarias del compromiso español con la disminución del déficit del Sistema.

Todo ello sucede en un contexto poco favorable. La creación de empleo muestra síntomas de agotamiento y, según las proyecciones, perderá intensidad desde el 2,4 previsto para este año hasta el 2 y el 1,9% previstos, respectivamente, para 2019 y 2020. Mientras, el crecimiento del PIB será menor del 3% en los próximos dos años: el Banco de España apunta, en un reciente informe, que España crecerá un 2,4% el año próximo y un 2,1 por en 2020.

No solo eso, sino que el precio del petróleo presiona al alza el IPC al que se ligarán las pensiones. En el plano interno, también encontrará el Gobierno escollos para enmendar la herencia de la era Rajoy. Así lo advierte el supervisor español, con Pablo Hernández de Cos al frente. En un reciente informe, el banco central advierte de que "en el plano interno, la actual fragmentación parlamentaria puede dificultar el proceso de consolidación presupuestaria y la adopción de reformas que aumenten el potencial de crecimiento de la economía", escenario éste al que se uniría, según el Banco de España, algún episodio más de incertidumbre relacionada con la situación política catalana.

El ritmo de aumento del gasto en pensiones -redoblado para este año y el próximo- sitúa al Gobierno ante la tesitura de abordar la exacción de nuevos ingresos. De ahí que en sus planes esté la revisión de algunos impuestos y el estudio de nuevas figuras como el impuesto a la banca o la tasa tecnológica que el exministro Cristóbal Montoro puso sobre la mesa de debate para enjugar, solo parcialmente, el gasto extra en la mejora del poder adquisitivo de los pensionistas.

Comienza, pues, la contrarreloj del equipo económico de Pedro Sánchez para, en un tiempo récord, con un horizonte de legislatura de dos años, diseñar y activar un plan de acción que equilibre no solo las cuentas del sistema, sino también un poderoso conjunto de frentes de batalla: la fragmentación parlamentaria, el sostenimiento de los acuerdos alcanzados para salvar los Presupuestos, las promesas socialistas de mejorar las políticas sociales, el examen de Bruselas, y la retirada del viento a favor que vino acompañando al crecimiento los últimos años. Todo ello, con un legado de un gasto en pensiones superior en 35.000 millones al que se encontró Rajoy en 2011, casi todo lo que paga España anualmente en intereses de la deuda. No se lo han dejado nada fácil al nuevo Gobierno.

comentariosforum5WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin

forum Comentarios 5

En esta noticia no se pueden realizar más comentarios

Bienvenidos al verdadero plan del PSOE para las pensiones: los campos de exterminio
A Favor
En Contra

¿Va a convencer? No puede convencer y lo sabe. El gasto en pensiones es insostenible, aunque condene a la esclavitud a todos los españoles para pagar el paquete de impuestos confiscatorios que prepara no hay dinero para las pensiones, porque no puede haberlo con la tasa de natalidad que tenemos.

El verdadero plan para reformar las pensiones del PSOE se llama eutanasia. A partir de ahora, y con el apoyo del resto de partidos socialistas del parlamento (Unidos Podemos y Ciudadanos), visitar los hospitales públicos se va a convertir en un deporte de muy alto riesgo para los jubilados. Veremos a ver cuánto tardan en pagar pluses a los médicos que determinen que tal persona no quiere seguir viviendo aunque nadie les hubiese oído decir nada antes.

Puntuación 11
#1
Incrédulo
A Favor
En Contra

Seguro que les convencen. Les llevarán unos jamones Joselito y unas botellas de un buen Vega Sicilia, y todo arreglado.

Puntuación 8
#2
jall
A Favor
En Contra

Ahora va a resultar que la herencia de ZP era mejor que la de Rajoy...venga ánimo que ya hay tres más que se lo creen, a este ritmo para las elecciones el psoe arrasa con la herencia y podemos nos ha convencido de que en Venezuela hay democracia...como la que ellos predican...el ridículo es la gran baza electoral de la izquierda, venden cosas ridículas para gente ridícula...que es lo más demandado en estos días.

Puntuación 8
#3
Jose Maria
A Favor
En Contra

PENSIONES.- Es muy fácil LA SOLUCION. En 1990 Alemania se tuvo que enfrentar por REUNIFICACION. Y que casualidad pasaron a TASA SUSTITUCION o lo que es lo MISMO, BASE REGULADORA =VIDA LABORAL REAL.

TENEMOS TANTO TONTO EN ESPAÑA, que no saben NI COPIAR.

Todo el mundo con sus gilipolleces, pero la PRIMERA ES QUE EN ESPAÑA LAS PENSIONES SON UN 45% MEJORES QUE LO QUE CORRESPONDE POR LO COTIZADO.

Es increíble que todo el MUNDO NO SABEN NI COPIAR, como hacían los Chinos hace muchos años. Realmente SON TONTOS.

Puntuación 2
#4
A Favor
En Contra

Ve usted Sr. Sánchez como gobernar no es solo salir en la foto.

Ahora va a tener que hacer una política de derechas si quiere salvar el País; claro que también puede mirar para otro lado y terminar el trabajo que inició Rodríguez Zapatero.

Puntuación 1
#5