Economía

La 'tasa Google' que prevé implantar el Gobierno se atasca en Europa

  • Aunque el modelo no esté "maduro", la UE rechaza las fórmulas nacionales
El Comisario de Asuntos Económicos, Pierre Moscovici. Foto: Archivo.

El Gobierno español ha dado dos pasos al frente respecto a sus socios europeos al proponer un impuesto a las grandes firmas digitales. En muy raras ocasiones nuestro país se posiciona claramente en Europa, menos aún con asuntos tan sensibles como el nuevo gravamen, cuyo proceso legislativo acaba de arrancar en el seno de la Unión. Pero la necesidad de encontrar recursos para costear la subida de las pensiones vinculada al IPC recién pactada con el PNV en el marco del apoyo a los Presupuestos Generales del Estado para 2018 (unos 3.300 millones) ha llevado a Madrid a superar por la derecha la propuesta comunitaria con su tasa Google.

Este empuje del Ejecutivo del Partido Popular justo coincide con un desinfle del impulso con el que había surgido la idea de la tasa digital en Europa el pasado septiembre. Hasta tal punto que Francia, la gran campeona de esta iniciativa, se empieza a irritar y la Comisión Europea reconoce que no llegará a tiempo para financiar parte del próximo Presupuesto plurianual (2021-2027).

Europa, como España, también necesita buscar nuevas fuentes de ingresos para pagar nuevas partidas de gasto. Sobre todo porque con la salida de Reino Unido perderá a su segundo contribuyente neto (entre 10.000 millones y 12.000 millones de euros al año).

Este impuesto provisional del 3% a los ingresos grandes firmas digitales que propuso Bruselas el pasado marzo contemplaba que parte de los 5.000 millones de euros que se esperan recaudar anualmente se dedicaran al Presupuesto comunitario. Los eurodiputados se lo recordaron en numerosas ocasiones al comisario de presupuestos, Günter Oettinger, la pasada semana cuando compareció ante la Eurocámara para presentar las futuras cuentas.

Sin embargo, el alemán avisó que este gravamen a Google, Facebook, Amazon y hasta 150 empresas más no estaba "lo suficientemente maduro" para ser contemplado como fuente de ingresos para el periodo 2021-2027. En materia presupuestaria, "la precisión es importante", advirtió Oettinger.

El fin de semana anterior a su aparición ante el pleno, los ministros de Finanzas de la UE habían discutido en su encuentro informal en Sofía (Bulgaria) la fórmula de la Comisión. Durante el debate, el ministro de Economía y Finanzas francés, Bruno Le Maire, casi se quedó solo defendiendo una idea que había sido respaldada por escrito el pasado otoño por una decena de estados miembros, incluidos Alemania, Reino Unido, Italia y España, además de Francia.

Silencio alemán

Fue especialmente notorio el silencio dentro de la sala del nuevo responsable de Finanzas alemán, Olaf Scholz. Aunque ante la prensa volvió a defender la idea, su retirada de la primera línea fue interpretada por fuentes diplomáticas como un intento por no molestar al presidente estadounidense, Donald Trump, cargando contra un sector dominado por empresas de su país en plena disputa comercial.

Para Francia, la estrategia debe ser precisamente la contraria. "Una cosa que he aprendido de mi semana en Estados Unidos con el presidente Emmanuel Macron es que los americanos solo te respetarán si muestras fuerza", dijo Le Marie a sus colegas de la UE, según contó una fuente europea a la agencia AFP.

Fue durante ese Consejo Ecofin cuando el ministro español de Economía, Román Escolano, informó al padre de la tasa Google en la UE, el comisario de Asuntos Económicos y Fiscalidad, Pierre Moscovici, sobre la intención del Gobierno de sacar antes un modelo nacional.

La maniobra española ha sido recibida en Bruselas con sentimientos encontrados. Moscovici valoró la iniciativa, porque "abre el camino" para que salga adelante la europea, justo en un momento en el que se atranca en la mesa de los Estados miembros. Pero subrayó que el Ejecutivo comunitario defiende una fórmula única europea.

La Comisión Europea argumentó en los documentos de su propuesta comunitaria que la tasa temporal a los gigantes digitales serviría precisamente para "evitar la adopción de medidas unilaterales por parte de los Estados miembros". Bruselas prevé que su tasa Google desaparecerá cuando salga adelante la armonización de las bases imponibles del Impuesto de Sociedades. Con esta armonización en toda la Unión Europea se evitará que el sector tecnológico se aproveche de los diferentes regímenes fiscales en la Unión para rebajar sus pagos al fisco. Pero esta propuesta "llevará tiempo", reconoce el Ejecutivo comunitario.

La Comisión aún no se atreve a cuestionar abiertamente los ambiciosos objetivos de recaudación del Gobierno. Pero fuentes comunitarias advierten que la tasa se quedará bastante corta para cubrir la subida de las pensiones y podría añadir una décima al déficit. Su valoración llegará a finales de mes, cuando el Ejecutivo comunitario presente su análisis sobre los Presupuestos de los países europeos. Con un desvío previsto del 4 décimas del objetivo de déficit de este año (hasta 2,6% frente al 2,2%) España no puede desequilibrar mucho las cuentas, o la paciencia que ha mostrado hasta ahora Bruselas se acabará.

Temor de la OCDE por la fragmentación

El interés por la armonización de una futura tasa Google no sólo inquieta a la Unión Europea. También la OCDE muestra su preocupación por la eventual fragmentación con tasas nacionales, o incluso regionales, al sector digital. En una entrevista concedida a elEconomista, su secretario general, Ángel Gurría, recomendó a la Comisión Europea que esperara a sacar su propuesta para la UE hasta que la organización terminara de pulir el modelo internacional que está ultimando.

comentarios11WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin

Comentarios 11

En esta noticia no se pueden realizar más comentarios

Langosta
A Favor
En Contra

La publicidad, el quinto poder, está cambiendo la forma de ver el mundo. Las empresas invierten en publicidad para que los consumidores puedan enterarse de lo que nos ofrecen. La publicidad cambia con los años. Panfletos, radio, pancartas, luminosos, vallas, prensa y televisión han convertido en deseo esos productos que nos ofrecí­an

Ahora le ha llegado el turno a internet. Esta publicidad insertada en internet, ha masificado el concepto que tení­amos de publicidad en algo imprescindible. Con el boom de los teléfonos Android y la tecnologí­a de Apple junto a todo tipo de portátiles y tablets, han hecho aue la publicidad sea el medio más rápido de información de lo que ofrecen las empresas en todo el mundo. Compramos en China y en USA, como se hací­a antiguamente por catalogo a Barcelona.

¿Quién no dispone de internet actualmente? Desde hace diez años se ha multiplicado su uso hasta cifras insospechadas. Cada vez que queremos utilizar estos aparatos electrónicos aparecen de la nada la publicidad insertada. Y es así­ como se financia todo, con publicidad.

La publicidad cambia la tecnologí­a. Desde radios hasta revistas obsoletas, han pasado por una serie de reformas hasta quedar antiguas por culpa de la publicidad. La publicidad se inserta a la nueva tecnologí­a de comunicación, como el cangrejo ermitaño cuando crece y se le queda pequeña la concha donde vivia, muda a otra más grande. Ahora llegará el nuevo cambio de concha, el internet de las cosas. Los aparatos eléctricos nos mostrarán qué necesitamos. Su limpieza, su mantenimiento, el nuevo modelo que ha salido...

Google es una empresa americana, va a costar hacerles pagar un impuesto en Europa. Internet se ha hecho fuerte gracias a estas empresas que lo íºnico que ofrecen es información. Y de esta forma la publicidad, se ha insertado en las páginas de busuqeda. El problema es que casi siempre buscamos información de nuestro entorno, de lo que nos atañe. Y es ahí­ donde las empresas aprovechan ese desconocimiento para incluir en al sección de bíºsqueda la publicidad que nos interese. Por lo que se hace más selectiva y directa a lo que el consumidor necesita. Qué ocurre, que el pago de esa publicidad no se realiza en España si no fuera. Y claro, hacienda se mosquea.

Chicos, renovarse o morir...

Puntuación 7
#1
Si pero qué hacemos, imposiciones? No, eso es nacionalismo.
A Favor
En Contra

Visto así­ tiene su lógica. Tenemos que crear un buscador europeo y que los impuestos generados se queden aquí­. Pero claro, ¿ quién tiene tanta tecnologí­a y " libertad económica" para tan gran hazaña??? Aquí­ desde luego nadie.

Yo creo que seguiremos dando de comer a los americanos por los siglos de los siglos.

Puntuación 7
#2
Espantajo
A Favor
En Contra

Y en el caso que pudiéramos cobrarles un 5 o un 10%, nos subirí­an un 12% sin enterarnos. Ahora mismo son dioses en la tierra por mucho que hacienda rabie. Esto no tiene fin. Al final es lo de siempre, el que paga es el consumidor. Pasa como la aduana de Europa para con España. Vienen productos de Alibaba, llegan a Europa con su pequeño impuesto, se remarca en aduana y nos la pasa a España sin pagar nada más. El que gana es el consumidor, el que pierde Hacienda Española. Pescadilla come ola señores.

Puntuación 11
#3
Disculpen..
A Favor
En Contra

Pescadilla come cola

Puntuación 2
#4
Carnaza
A Favor
En Contra

Las nuevas tecnologí­as están ya aquí­ pero no las vemos. Ayer echaron un reportaje de un supermercado inglés en la que hací­a la venta online de sus productos para llevar a casa, con la inesperada presencia de robots dentro de una nave industrial en los que rellenaban en segundos la cesta de la compra con una velocidad vertiginosa. Sin un obrero de por medio pidiendo la baja médica. ¿A que os parece futurista verdad? Pues no, son la nueva raza obrera que las "hemos creado" las empresas para ganar tiempo, competitividad y sobre todo dinero.

I+D esa es la clave del éxito empresarial por mucho que nos cueste reconocer a los españolitos de a pie. Desarrollo, sostenibilidad y apremio. Bases fundamentales de la estabilidad económica de proyectos desarrolladores de nuevas tecnologí­as y de como las iremos utilizando para el bien comíºn.

Por supuesto que las clases medianas se tendrán que poner las pilas y tendremos próximamente una revolución en educación como ha pasado cada cambio de ciclo tecnológico.

Idioma y tecnologí­a son las dos materias que no la tenemos en cuenta en España. Damos mucha literatura , ideologí­as y religión. Yo las cambiarí­a por software, hardware y nanotecnologí­a.

Puntuación 6
#5
Yugoslavo
A Favor
En Contra

Hombre algo de razón teneis. Yo tení­a dos abuelos, uno era pasieguito y tambien recogí­a papas en otra finca. Murió a los 65 como una pasa.

El otro abuelo era pasante y regentaba con la ayuda de mi abuela una mercerí­a. Murió a los 97 el año pasado y hasta un dí­a antes dicen que se pajeaba. Algo tiene que dar la ciudad que alarga la vida.

Puntuación -3
#6
Matris
A Favor
En Contra

El otro dí­a tuve un sueño. Era un sueño muy real. Entraba en el cuarto de baño y el lavabo me daba los buenos dí­as. La ducha me decí­a que comprara champíº, y la báscula me largaba que dejara de comer batidos dietéticos porque me subí­a la tensión segíºn le habí­a comentado el microondas. Estoy asustado desde entonces, tengo miedo. Llevo tres dí­as sin ir a cagar, ustedes qué opinas al respecto?

Puntuación 3
#7
Pal 7
A Favor
En Contra

Auto medí­quese urgentemente creature

Puntuación 1
#8
Nitips
A Favor
En Contra

información íºtil

Puntuación -1
#9
europa geriátrica
A Favor
En Contra

Los polí­ticos continuan enrrocados en seguir expoliando dinero píºblico y para ello meterán mano al bolsillo de quien haga falta. El cáncer de europa se llama polí­ticos.

Puntuación 1
#10
castellano
A Favor
En Contra

360 asesores de Rajoy que son más, cobrando un sueldo medio de 50000, que seguro que es más, son 18000000 en un año

Y si lo multiplicamos por 5 añitos, creo que son 90000000

Lo que nos cuestan los paniaguados asesores de Maliano son 18000 pensiones de 1000 euros cada año (HDLGP)

Lástima de hombres de negro...

Puntuación 2
#11