Economía

¿Peseta o euro? Beneficios y costes para España en un marco de crisis

  • Las devaluaciones de la peseta en el 92-93 ayudaron a reanimar la economía
  • La devaluación interna ha tardado demasiado tiempo en funcionar
Foto de Getty

Con la última crisis se han multiplicado las voces de expertos y no tan expertos que defienden la vuelta de la peseta a España, el escudo a Portugal o el dracma a Grecia. Aunque compartir una divisa tiene muchos efectos positivos sobre la economía (sobre todo comerciales), la soberanía monetaria también tiene otras ventajas que a día de hoy parecen estar ganando importancia. El debate está ganando fuerza mientras se prolonga la 'nueva normalidad' y el mercado laboral no recupera la robustez previa a la crisis. | España y Alemania o cómo el euro ha podido 'modificar' las exportaciones

Los expertos que abogan por devolver la soberanía monetaria a algunos países de la Eurozona explican que así se podría realiza un ajuste del tipo de cambio nominal para recuperar la competitividad de forma rápida, una vez aparecen los desequilibrios. Este es el caso de los economistas del banco de inversión Natixis, que aseguran en una nota publicada en septiembre que España estaría mucho mejor en la actualidad si hubiera podido devaluar la peseta o si la peseta se hubiera depreciado en el mercado de divisas.

El Banco de España (BdE) también explica en un documento ocasional, que analiza la reacción de la economía del Reino Unido y la libra durante la última crisis, que "una depreciación del tipo de cambio puede ser un mecanismo para elevar la competitividad de forma rápida. La flexibilidad cambiaria constituye uno de los mecanismos de ajuste cíclico de una economía. En efecto, la depreciación de la moneda nacional puede permitir a los exportadores reducir los precios de sus productos en moneda extranjera, recuperando cuota de mercado". Sin embargo, cuando se comparte una moneda con varios Estados, la única alternativa es la devaluación interna, es decir, reducción de los costes laborales y de los beneficios distribuidos. Un proceso doloroso y que tarda en dar frutos como se verá más adelante.

Crisis y devaluación nominal

Como destacan desde Natixis, durante la crisis vivida en 1992-93 se llevaron a cabo tres devaluaciones de la peseta, la producción cayó en un 5% y el desempleo subió en unos siete puntos porcentuales. Sin embargo, en la actual crisis se han intentado corregir los desequilibrios mediante la devaluación interna, lo que ha supuesto "una pérdida de cerca del 10% del PIB y un incremento de 11 puntos porcentuales de la tasa de paro".

Analizando estos datos, para un país 'débil' como España "la pérdida de PIB ha sido peor mediante la devaluación interna que con la devaluación nominal". Por otro lado, para un país 'fuerte' como Alemania, la caída del PIB es más drástica si los países de Europa (sus socios comerciales) implementan una devaluación de su divisa (se reduce alrededor de un 3% el PIB de Alemania), que si ponen en marcha una devaluación interna. En este último caso, el PIB de Alemania no sufre descensos.

Los expertos de Natixis concluyen que "un país débil (España) sufre más con una devaluación interna que con una devaluación nominal; el interés de un país fuerte (Alemania) es que el débil use una devaluación interna y no una devaluación real", sentencian desde el banco de inversión francés.

El tipo de cambio había sido durante años como una especie de filtro o amortiguador que suavizaba los desequilibrios comerciales. Los mayores déficits por cuenta corriente de España se han producido tras la creación del euro, justo coincidiendo con los mayores superávits de Alemania y Holanda. Con el euro en juego, la única forma de competir contra los países del norte ha sido vía costes, productividad y calidad de los bienes y servicios, una misión casi imposible para los países del sur.

Un ejemplo

Y es que los bienes y servicios producidos en Alemania eran y son de gran calidad, pero la fortaleza del marco alemán le restaban atractivo puesto que para comprarlos se necesitaba cambiar pesetas por marcos. Con el euro, ese primer filtro desapareció y los productos alemanes no sólo eran de los mejores sino que además ya no eran tan caros para el resto de los países de la Eurozona.

En España, el proceso fue el opuesto. Aunque la mayoría de los bienes y servicios Made in Spain no eran de tanto valor añadido como los alemanes, la debilidad de la peseta respecto a otras divisas permitía a las empresas españolas exportar con mayor facilidad, mientras que las importaciones resultaban relativamente caras. De modo que los productos españoles de cara al consumidor eran más atractivos tanto dentro como fuera del país. Con el euro, el efecto peseta desapareció y los productos importados comenzaron a ser mucho más atractivos y la balanza comercial empezó a presentar desequilibrios muy graves.

Devaluación interna

A pesar de que los costes durante una crisis parecen menores con una divisa propia y un banco central independiente, la devaluación interna también cuenta con defensores. El propio BdE reconoce en el mismo informe en el que muestra las ventajas de un ajuste vía tipo de cambio, que "las políticas de carácter estructural, encaminadas a subsanar las insuficiencias del capital físico y humano, y a flexibilizar los mecanismo de ajuste de precios y salarios, son la forma más sólida de mejorar la capacidad competitiva. No obstante, las reformas estructurales tardan tiempo en producir los efectos deseados", como se ha podido ver en España.

Desde el departamento de investigación de CaixaBank, se argumenta que los efectos a medio y largo plazo de una devaluación interna suelen ser más persistentes. Las devaluaciones nominales se caracterizan por la inmediatez de la respuesta del tipo de cambio real, pero gran parte del efecto es temporal, ya que tarde o temprano la devaluación nominal acaba generando un repunte de la inflación, lo que deshace las ganancias de competitividad iniciales.

"En cambio, los efectos de una devaluación interna puede que inicialmente tarden más en aparecer, pero en principio no hay ninguna fuerza que de manera automática deshaga las ganancias... Además, suele haber una mayor correspondencia entre el crecimiento de los salarios y el crecimiento de la productividad en las empresas que exportan", destacan los expertos de CaixaBank.

A modo de conclusión, se puede afirmar que con la peseta se habría producido un ajuste más rápido y menos doloroso, pero sin un pacto ambicioso de rentas (contención de salarios y beneficios distribuidos) se hubiera difuminado rápidamente por la fuerza de la inflación y las cláusulas salariales que suelen ir ligadas a los precios. Mientras que el proceso de devaluación interna es más doloroso, puesto que los salarios nominales se congelan o se reducen (con la devaluación interna cae el salario real pero no el nominal), lo que puede tener una mayor influencia sobre la demanda y el consumo. Sin embargo, su efecto a largo plazo suele ser más duradero.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum32

Pedro Rio
A Favor
En Contra

Hay que ser "tonto de cojo..." para pensar en decir en EEUU que los dos Estados con la renta per capita mas diferenciada estarían mejor con monedas distintas.

Puntuación 1
#25
que alegria
A Favor
En Contra

Seria un acierto y un logro de los ciudanos españoles.

Puntuación -2
#26
forrest gump
A Favor
En Contra

Venezuela tiene moneda propia, el problema es que no puede comprar tinta para imprimirla.

Con moneda propia o sin ella, en una economía abierta solo vale ser competitivo

Puntuación 5
#27
Yacansa
A Favor
En Contra

Llevan 7 años dejando caer este tema. Ya cansa.

Si no somos capaces ni de tener un gobierno, vamos a ser capaces de salir del Euro? en la vida, estamos condenados a ser lo que somos, por lo menos 20 años más.

Puntuación 1
#28
Usuario validado en elEconomista.es
Ivano
A Favor
En Contra

Lo q de verdad funciona es tener una doble moneda, vinculada entre si, pero restringida en su uso.

Esta moneda local podria ser gestionada directamente por el Tesoro de España, via electronica en exclusiva, a lo bitcoin, con un monedero electronico emitido por la fnmt, de libre acceso para hacienda. Si no me equivoco, el dinero electronico, al tener que estar depositado en entidad bancaria, ya no es tuyo, sino del banco, y cuando todo el dinero fisico sea reemplazado por el electronico, entonces legalmente ya no seremos poseedores del mismo, sino simples acreedores de entidades opacas... pero si es el tesoro quien tuviese el libro contable, los españoles seguiriamos siendo dueños de nuestras pesetas .. e imposible de defraudar al fisco al ser usado, desapareciendo la economia sumergida al instante. Solo es una opinion ocurrente, no me hagan mucho caso.

Puntuación 1
#29
Usuario validado en Facebook
Manu Martinez
A Favor
En Contra

Cuanto humo venden por aquí, lo que le falta sl euro es una federación sl estilo estaunidense. ...así ta nadie se plantea si detroid debe saliese del dólar o permanecer en el....porque¿? Pues muy simple porque por la moneda del dólar no responde la ciudad de detroíd responden los 300 millones de estaunidenses con sus 50 y pico estados.....ídem para la Europa federada,los Estados unidos de Europa

Puntuación 1
#30
paquito
A Favor
En Contra

Es mejor reducir la visa de turista a quince días . Así los turistas no trabajan sin cotizar . Y la frontera Sur blindada . Y no repartir las pagas no contributivas como si fuesen caramelos un día de reyes . Joder ¿Qué cuesta ser normal ?

Puntuación 0
#31
paquito
A Favor
En Contra

El problema de los accidentes de tráfico no es la autopista , el problema es el que va conduciendo el coche , que hace cosas para estrellarse .

Puntuación 0
#32