Economía

Crece el número de empleados en la pyme y cae su productividad

. Dreamstime
Madridicon-related

Las pymes españolas se enfrentan a un problema de competitividad por la baja productividad de las compañías. Según apunta la patronal Cepyme en su último Indicador sobre la situación de la pyme para el último trimestre de 2023, el incremento en el número de asalariados de las pymes apenas experimentó una ligera disminución en comparación con los trimestres anteriores. En el cuarto trimestre, se observó un aumento del 2,3% interanual, manteniéndose por tercer trimestre consecutivo por encima de los 9 millones de personas.

Este aumento del empleo asalariado fue más sólido en las empresas medianas (2,7%, alcanzando los 2,68 millones de asalariados) que en las pequeñas (2,1%, con 6,32 millones de empleados). Sin embargo, es importante señalar que, a lo largo de 2023, la variación interanual del número de asalariados en las empresas pequeñas se mantuvo prácticamente constante, mientras que en las medianas tendió a debilitarse, siendo el incremento del 2,7% en el cuarto trimestre el menor desde marzo de 2021.

Cepyme apunta que si evaluamos los cambios en la cantidad de empleados a lo largo de los últimos cuatro años, desde el último trimestre de 2019 hasta el mismo período de 2023, notamos una disparidad significativa. El incremento en las empresas medianas supera notablemente al de las pequeñas, con un aumento del 7,6% frente al 4,1%, respectivamente. En conjunto, el incremento para todas las pymes fue del 5,1%.

"Los datos señalados hasta aquí presentan una diferencia significativa entre ambos tamaños de empresa: desde el cuarto trimestre de 2019 hasta aquí, el empleo asalariado en las empresas medianas creció un 7,6%, que es prácticamente lo mismo que aumentaron sus volúmenes vendidos (7,5%). Sin embargo, en las firmas pequeñas, el aumento del número de empleados más que duplicó el de las ventas en términos reales (4,1% y 1,6%, respectivamente). Esto implica un problema de productividad en las empresas pequeñas", apunta la patronal.

La disminución de la productividad es una preocupación evidente. Por consiguiente, aunque se observa un incremento en el tamaño promedio de las pymes españolas y una leve mejoría en la rentabilidad, es crucial adoptar una postura cautelosa. Si la tendencia de declive en la productividad persiste, tanto el crecimiento del tamaño empresarial como la recuperación de la rentabilidad podrían volverse insostenibles.

"La productividad, considerada en este indicador como el volumen medio de ventas por empleado, encadena tres trimestres seguidos con caídas interanuales. En el cuarto trimestre era un 0,7% inferior a la de un año antes y un 1% menor que la de 2019. Y, peor aún, la productividad resulta ahora ligeramente menor a la de 2015 e, incluso, un 4,9% más baja que la del cuarto trimestre de 2011", apuntan desde Cepyme.

Se enquista la productividad

La evolución de la productividad es negativa tanto en las pequeñas como en las medianas empresas, si bien es más acusada en estas últimas. En el caso de las pequeñas empresas, la caída interanual en el trimestre analizado fue del 0,6%, mientras que en las medianas se registró una disminución del 0,9%.
Además, desde una perspectiva de largo plazo, la productividad en las medianas empresas muestra un saldo más desfavorable; ya que, mientras que en las pequeñas empresas la productividad es un 1,5% mayor que en 2015, en las medianas empresas es un 5,5% más baja que en dicho año.

Cepyme apunta a que la media móvil de los últimos cuatro trimestres de la Rentabilidad Neta sobre el Activo (ROA) llegó al 3,5% al final de 2023, cuatro décimas más que un año antes. "Sin embargo, eso no hace más que devolver esta variable a donde se encontraba a finales de 2021. Además, el citado 3,5% es un ROA hasta dos décimas inferior al que se registró en cualquier momento del trienio 2018-2020", puntualizan desde la organización presidida por Gerardo Cuerva.

La falta de rentabilidad en las pymes españolas es un problema que afecta a toda la sociedad. Esto se refleja en su menor tamaño relativo y conlleva problemas adicionales como alta desocupación, subutilización de economías de escala, limitada innovación y exportación, y mayor vulnerabilidad. En comparación con otros países europeos, las pymes españolas muestran una rentabilidad significativamente menor, lo que destaca la necesidad de abordar esta cuestión para mejorar su competitividad y contribuir al desarrollo económico general.

Tomando los datos de 2021, que son los últimos disponibles, Cepyme apunta que puede verse que la rentabilidad sobre el patrimonio neto (ROE) de las pymes españolas fue del 5,7%, menos de la mitad que la rentabilidad de las pymes belgas (14,5%), austríacas (12,6%), polacas (13,7%) y húngaras (15,7%), por poner algunos ejemplos.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud