Economía

La jubilación de los abogados y procuradores autónomos está por debajo del Ingreso Mínimo Vital

. iStock
Madridicon-related

UPTA ha vuelto a la carga tras el rechazo, por parte de la Mutualidad, de su propuesta para una pasarela "voluntaria" al Régimen Especial de la Seguridad Social de Trabajadores Autónomos (RETA) para los abogados y procuradores autónomos, "abonando la pertenencia a las mutualidades alternativas". La asociación presidida por Eduardo Abad, publica este martes un cuadro en el que destacan que las pensiones que perciben estos profesionales está "por debajo del Ingreso Mínimo Vital (IMV)".

En este cuadro, UPTA presenta las disparidades entre ambos sistemas y destaca diferencias de hasta 700 euros mensuales entre los mutualistas (300-500 euros) y los autónomos del RETA en la base mínima (959,74 euros al mes). De igual forma, destacan que mientras los autónomos del sistema tienen pensiones por incapacidad permanente, viudedad y orfandad, los mutualistas carecen de protección ante estas situaciones. En lo que respecta a la baja por incapacidad temporal, UPTA recoge que la mutualidad protege con 30 euros al día hasta un máximo de un año; mientras que el RETA aporta "entre el 60% y 75% de la base reguladora durante el tiempo que esté de baja, con un máximo de 24 mensualidades y sin límite a lo largo de la vida profesional".

La asociación considera que los abogados y procuradores "están atrapados en las mutualidades", tras toda una vida de ejercicio profesional, y tendrían una pensión media de jubilación "por debajo de prestaciones asistenciales como el IMV". Por su parte, las prestaciones sociales están "condicionadas" a un máximo de 365 días durante toda su carrera, "que en la mayoría de las ocasiones suele superar los 35 años de carrera", destacan.

La propuesta de pasarela a UPTA para el RETA ofrece la posibilidad voluntaria a los profesionales de migrar del Sistema Mutualista Alternativo al RETA, con la opción de capitalizar sus aportaciones a la Mutualidad. Este cambio permitiría que la gran mayoría de los profesionales accedieran a una pensión media mínima de 1.100 euros al mes, junto con una amplia cobertura social que incluye incapacidad temporal, accidentes laborales, pensiones de jubilación dignas, así como pensiones de orfandad y viudedad, entre otros. En esencia, se proporcionaría toda la protección social que el actual sistema mutualista no puede garantizar.

Además, estiman que alrededor de 60.000 autónomos podrían sumarse al RETA, algo que también confirmó el presidente de la Mutualidad, Enrique Sanz Fernández-Lomana. Esto resultaría en una capitalización de aproximadamente 3.600 millones de euros en contribuciones a la Seguridad Social provenientes de las mutualidades.

Con este cambio, prevén que la Seguridad Social recaude aproximadamente 300 millones de euros anuales mediante el actual sistema de cotización basado en ingresos reales.

Eduardo Abad considera que "la pasarela al RETA debe ser una prioridad para el Gobierno de España, no puede haber profesionales con estas condiciones de desprotección social, con jubilaciones inferiores al Ingreso Mínimo Vital. Es sencillamente insultante."

Rechazada por la Mutualidad

Por su parte, la Mutualidad rechazó la semana pasada la oferta aportada por la asociación al considerar que esta perjudica "de forma directa" a 150.00 mutualistas que "que confían en la gestión de Mutualidad".

En este sentido se escudan en que la propuesta supone que "la Seguridad Social liquide el patrimonio inmobiliario de las mutualidades alternativas, y el resultado económico de dicha liquidación se reparta proporcionalmente en función de las aportaciones realizadas por los mutualistas".

Desde la Mutualidad, expresan su conformidad con la reciente declaración del Gobierno de permitir a los mutualistas anteriores a 1996, que se encuentren en situación de vulnerabilidad, la opción de convertir el capital acumulado en la Mutualidad en períodos cotizados con la base mínima en el RETA. "Sin embargo, corresponde a la Seguridad Social establecer los criterios que considere más adecuados para facilitar esa transferencia y, por nuestra parte, contribuiremos desde el diálogo constructivo a que se encuentre una solución justa que garantice los intereses de los más de 210.000 mutualistas", explican.

De este modo, rechazan la propuesta de la asociación dirigida por Eduardo Abad por ser "inaceptable e incomprensible desde el punto de vista económico y legislativo". Además, señalan que consideran injusto para la mayoría de las personas que han estado contribuyendo de manera responsable a sus planes de previsión social, confiando en la rentabilidad que les ofrece pertenecer a la Mutualidad, la cual ha sido en promedio del 4,17% en los últimos 10 años.

Desde UPTA consideran que esta respuesta les da fuerza porque, con el volumen de ahorro que están gestionando, "es inconcebible que los mutualistas tengan pensiones que apenas llegan a los 500 euros mensuales". Del mismo modo, continuarán "trabajando con el Movimiento J2 y la Asociación ANAMA hasta conseguir que la pasarela al RETA sea una realidad".

"Parece que detrás de todo esto lo que hay es un auténtico negocio para los que gestionan los ahorros de los mutualistas y no interesa preservar los intereses de aquellos que hacen aportaciones a la mutualidad para poder tener una pensión de jubilación justa. Con estas declaraciones la Mutualidad se retracta, nos da la razón, y carga de contenido todavía más la propuesta de UPTA", explicó Eduardo Abad a elEconomista.es.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud