Economía

Carrera contrarreloj: España tiene dos años para agotar al máximo los fondos europeos

  • España ha logrado comprometer el 94% de los fondos, pero solo ha ejecutado el 46%
  • Estos "fondos paralizados" provienen de convocatorias y licitaciones públicas
Banderas de los fondos 'Next Gen' en el edificio de la Comisión Europea
Madridicon-related

Spring final para las inversiones previstas en los fondos europeos Next Generation. Dos años y medio es el tiempo que tiene el gobierno para aprovechar los fondos. El Ejecutivo debe realizar aún reformas adicionales y garantizar que las subvenciones y préstamos lleguen efectivamente a las empresas. Esto se traduce en una presión adicional sobre el gobierno para implementar medidas que impulsen la economía y maximicen el impacto de los fondos europeos. De hecho, la adjudicación de las ayudas, un 55% del presupuesto total, debe finalizar en agosto de 2026. A pesar de ello, las empresas no están contentas con la recepción de las ayudas y ya han manifestado sus quejas reiteradas. "Las ayudas no llegan a la economía real", denuncian.

El Plan Europeo de Recuperación, concebido en 2020 nació como respuesta a los impactos económicos de la pandemia. A lo largo de 6 años, el Fondo de Recuperación Next Generation EU tiene programado inyectar 750.000 millones de euros en la economía europea, combinando préstamos y subvenciones. Según el plan inicial, a España le corresponderían 140.000 millones de euros, distribuidos en 72.700 millones en ayudas directas y 67.300 millones en créditos con condiciones muy favorables.

Más de 6.500 millones sin adjudicar

A tres años del inicio del plan de recuperación financiado con los fondos europeos Next Generation, España ha logrado comprometer el 94% de los fondos, pero solo ha ejecutado el 46%. Más preocupante aún es la acumulación de 6.500 millones de euros sin adjudicar a nivel estatal, cifra que podría ascender a 14.321 millones si se incluyen las Comunidades Autónomas. Estos "fondos paralizados" provienen de convocatorias y licitaciones públicas donde no se han encontrado suficientes empresas interesadas. Entre las causas principales se encuentran la complejidad y lentitud de los procedimientos, la dificultad para justificar la ejecución de los proyectos y la escasa concurrencia en algunas convocatorias, como la del Perte del vehículo eléctrico, responsable de la no adjudicación de más de 2.100 millones de euros.

No obstante, el repaso de este tiempo se traduce en que España ha cumplido a medias las expectativas enviadas a Europa. Según el último informe de la consultora LLYC, "Observatorio NextGen", a fecha del 31 de diciembre de 2023, se observa una situación preocupante en cuanto a la ejecución de los fondos. Se ha generado un remanente de 6.557 millones de euros sin adjudicar. Esto representa un 21,46% del total de los fondos inicialmente asignados a España. De este remanente, 2.016 millones de euros (un 30,7%) provienen de contratos públicos que no han podido ser adjudicados.

Esta situación tiene un impacto negativo en la economía española, ya que se retrasa la inversión en proyectos estratégicos y se pierde la oportunidad de generar crecimiento y empleo. Los deberes de Sánchez serán tomar medidas para agilizar la ejecución de los fondos, simplificar los trámites administrativos y fomentar la participación de las empresas en las licitaciones.

Además, la falta de transparencia por parte de las Comunidades Autónomas en la ejecución de los fondos es un problema importante que dificulta la evaluación precisa del programa. No existe un portal único donde se pueda consultar de forma centralizada y actualizada la información sobre la ejecución de los fondos en cada región y la información publicada es a menudo incompleta, desagregada o difícil de encontrar. De hecho, no se puede confirmar, según LLYC, que los millones de euros sin adjudicar sean exactos debido a la falta de información detallada por parte de las autonomías sobre la dotación presupuestaria de las convocatorias y licitaciones resueltas.

Sumado a esto, el gobierno tiene que lidiar con la incertidumbre de cómo gestionará la oficina que gestionar estos recursos. Jorge Fabra Portela, máximo responsable del Plan y del Mecanismo de Recuperación y Resiliencia presentó la semana pasada su dimisión en el Ministerio de Hacienda, solicitando un cambio de destino en el mismo departamento encabezado por María Jesús Montero. El economista se marcha tras un año y medio en el cargo, después de haber tomado el relevo de Rocío Frutos, quien también dejó el puesto de forma abrupta en octubre de 2022. Rápidamente, el Consejo de Ministros ha designado a José Ángel Alonso Jiménez para el nuevo puesto que viene en un momento crítico para el Gobierno, marcado por las negociaciones con la Comisión Europea para asegurar el cuarto pago de los fondos europeos por valor de 10.000 millones de euros.

Los mayores receptores

De acuerdo con el listado publicado por el Gobierno, el 60% de la financiación de los fondos Next Generation se ha destinado al sector público. De este porcentaje, el 30% corresponde a entidades locales, el 23% a entidades públicas y el 3% a ministerios. La principal beneficiaria de estos fondos ha sido Adif, tanto en su división de alta velocidad como de infraestructuras, con una financiación total de 2.500 millones de euros. Cabe destacar que los 5.100 millones de euros que aglutinan conjuntamente el centenar de beneficiarios publicados por el Ministerio de Economía representan solo el 14% de la financiación total recibida del Plan de Recuperación. Asimismo, hay que señalar que la empresa privada supone el 39% de los grandes receptores de fondos Next Generation, mientras que las Cámaras de Comercio y Fundaciones representan el 3%.

En el ámbito de la movilidad, destaca la financiación percibida por empresas vinculadas al PERTE del vehículo eléctrico y conectado. España ha recibido un total de 37.000 millones de euros en fondos de Recuperación.

Avances en la recepción y ejecución

2021: Desembolsos y liderazgo europeo

España recibió en 2021 un primer desembolso de 9.039 millones de euros como prefinanciación, equivalente al 13% del total asignado. A esto se sumó un pago semestral de 10.000 millones de euros, convirtiendo a España en el primer país de la Unión Europea en recibir este segundo desembolso gracias al cumplimiento de los hitos y objetivos establecidos.

2022: Segundo pago y avance

A principios de 2022, España solicitó el pago de 12.000 millones de euros correspondientes al segundo semestre de 2021. En julio de ese mismo año, España recibió el segundo pago, consolidando su posición como líder en la gestión eficiente de los fondos europeos.

2023: Adjudicaciones definitivas y presupuesto total

A lo largo de 2023, se han realizado nuevas adjudicaciones definitivas por un importe total de 528,7 millones de euros en subvenciones, lo que representa más del 95% de los fondos europeos previstos en la convocatoria. A esta cantidad se suman 100 millones de euros en créditos, completando una asignación total significativa para el desarrollo de proyectos estratégicos.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud