Economía

Xi y Biden acuerdan "levantar el teléfono" si algo inquieta a sus países o su región

  • Ambos líderes se reunieron en San Francisco con el objetivo de rebajar tensiones
  • Concretaron acuerdos para frenar la producción de fentanilo y el cambio climático
  • También retomarán las comunicaciones entre sus Fuerzas Armadas
Joe Biden y Xi Jinping en su encuentro en San Francisco. // Foto: EP
Madrid icon-related

Xi Jinping y Joe Biden consiguieron bajar el tono en su cumbre bilateral de este miércoles en San Francisco, dentro del marco del Foro de Cooperación Económica Asia-Pacífico (APEC). Pero no hay nada garantizado, pues su última reunión en Bali hace un año concluyó con la misma sensación y luego se vio truncada por un globo de vigilancia chino que sobrevoló el espacio aéreo estadounidense. Los profundos desacuerdos entre ambas potencias ponen a prueba constantemente sus relaciones diplomáticas pero después de largas horas de reunión acordaron que si uno de los dos tenía alguna inquietud "deberíamos levantar el teléfono, llamarnos y atender la llamada", aseguró Biden en su cuenta de la red social X (antes Twitter).

Las relaciones entre Pekín y Washington no están en su punto más álgido pero tanto a Xi como a Biden les interesa bajar el tono. China está sumida en una profunda crisis, lastrada por un decadente sector inmobiliario que no termina de despegar y quiere frenar el éxodo de la inversión extranjera. Por otro lado, Biden se enfrenta el año que viene a unas elecciones, ya que se postula a la reelección, y está entre dos aguas ya que hay políticos republicanos que le acusan de "indulgente" con China.

Además de contestarse al teléfono, Biden y Xi acordaron reanudar la comunicación entre sus Fuerzas Armadas o frenar la producción de fentanilo, un opioide sintético que está generando una importante crisis sanitaria en Estados Unidos ya que puede resultar adictivo. Además se ha convertido en una de las principales causas de muerte en el país americano.

A esto se suman acuerdos de cooperación contra el cambio climático. Funcionarios de Estados Unidos y China estuvieron trabajando durante la cumbre en San Francisco para que la comunicación cara a cara entre ambos líderes fuese efectiva y se rebajaran las tensiones. Entre esos diálogos surge un objetivo global de energías renovables y trabajar juntos sobre la contaminación por metano y plástico. Un documento firmado por los enviados climáticos de ambos países John Kerry y Xie Zhenhua.

Llegado el día de autos, Biden aseguró en un tuit que "hicimos un progreso real". El presidente describió a la prensa, tras la reunión, que fue "una de las conversaciones más constructivas y productivas que hemos tenido".

Pero las relaciones siguen colgando de un hilo y que las presiones vuelvan a aumentar en los próximos meses ya que ambas naciones están en desacuerdo con respecto a Tawán y el acoso de la marina china a los barcos de Filipinas, un aliado de Estados Unidos. Al mismo tiempo, China y Estados Unidos tienen posturas diferentes con respecto a Israel y Hamás y la invasión de Rusia a Ucrania.

El relato por parte de China se dio a conocer a través de la agencia oficial Xinhua. El tono de Xi Jinping fue igualmente diplomático: "Dar la espalda mutuamente no es una opción". Aunque advirtió que si Washington toma cualquier medida que consideren perjudicial para los intereses de China van a contraatacar. "China no tiene planes de superar o reemplazar a Esatdos Unidos y Estados Unidos no debería tener ningún plan para reprimir y contener a China", aseguró Xi a la agencia Xinhua.

Hay muchos signos económicos de mejoría entre ambos países. China compró grandes cantidades de soja estadounidense hace pocas semanas y también se comenta un acuerdo de compra de aviones comerciales Boeing 737 Max. A esto se suma que el comercio entre China y Estados Unidos se incrementó casi 760.000 millones de dólares.

En su momento Biden dijo que quiere ayudar a la economía china "pero no a expensas de la propiedad intelectual estadounidense". El proteccionismo sigue siendo real pero "estamos tratando de mejorar la relación", dijo. Además recalcó que no va a seguir apoyando "posiciones en las que si queremos invertir en China tengamos que revelar todos nuestros secretos comerciales".

De hecho, Xi trasladó a Biden en la reunión su preocupación sobre el proteccionismo estadounidense hacia China y recalcó que "esperamos que la parte estadounidense pueda abordar seriamente las preocupaciones de China y tomar medidas para eliminar las sanciones unilaterales y proporcionar un entorno justo, equitativo y no discriminatorio para nuestras empresas".

Las guerras

Las fricciones no van a dejar de surgir a lo largo del tiempo. Washington y Pekín tienen posturas opuestas en la invasión de Rusia a Ucrania y en el conflicto de Israel con Hamás. Según recoge el Wall Street Journal, un alto funcionario de la administración de Biden aseguró que el presidente "dejó claras a Xi" las preocupaciones de Washington sobre Ucrania y solicitó ayuda a China para instar a Irán a no tomar medidas que pudiesen avivar el conflicto en Medio Oriente.

Por su parte, Xinhua comunicó que el dirigente del gigante asiático trasladó a su homólogo estadounidense que demostrase "claramente" que Estados Unidos no apoya la independencia de Taiwán y están a favor de una "reunificación pacífica" de China con la isla autónoma.

El alto funcionario que citan en el Wall Street Journal aseguró que ambso mantuvieron una conversación "sustancial" sobre Taiwán y que Biden dijo que la posición de Washington al respecto fue una "determinación de mantener la paz y la estabilidad" y que respeten el proceso electoral de Taiwán.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud